Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 9 de enero de 2004 - 16:57 GMT
Fiasco de fin de año

Rafael Estefanía
BBC Mundo, Londres

Por fin me decidí. Después de nueve años viviendo en Londres pensé que ya era hora de celebrar la entrada de año, al menos por una vez, al pie del Big Ben. Al fin y al cabo miles y miles de turistas de todo el mundo viajan hasta aquí durante las Navidades atraídos por la magia de las luces, las compras en Oxford Street, y la perspectiva de recibir el año en una de las capitales más vibrantes del planeta.

¿Se imaginan? ¡Llegar tarde a la primera cita del año con el año! ¡Con la mala suerte que eso trae incluso para los que no somos supersticiosos!

¡Cómo me arrepiento ahora! Siempre recordaré la entrada del año 2004, pero justamente por las razones equivocadas, por aquellas que nos hacen sentir de vez en cuando a los "afortunados" que vivimos aquí que "no es oro todo lo que reluce", que cantidad no es igual que calidad y que las mejores esencias vienen en frasco pequeño.

Con botella de champaña en mano, doce uvas por persona -siguiendo la tradición española- y serpentinas, me fui con mis amigos a celebrar el nuevo año al ritmo de las campanadas del mítico Big Ben.

Pero casi no llegamos. Pese a los consejos que se dieron por televisión recomendando a la gente no salir a celebrar en la calle por motivos de seguridad, más de 100.000 almas se dieron cita en los alrededores de la Plaza de Trafalgar y del Big Ben.

Cientos de policías se esforzaban por dirigir la marea humana... mientras calles cortadas y restricciones de acceso se confabularon para que casi nos perdiéramos las campanadas. ¿Se imaginan? ¡Llegar tarde a la primera cita del año con el año! ¡Con la mala suerte que eso trae incluso para los que no somos supersticiosos!

¡Carajo pana, que sí, que ya se han pasado las doce!

A cien metros del Big Ben apenas alcanzando a ver las manillas del reloj, empezamos a ponernos nerviosos:

- "Manuel, ¿qué hora tienes?".

- "Las doce y tres minutos, pero no te fíes que me compré el reloj en Camdem barato y creo que adelanta".

Yolanda grita: - "¡Carajo pana, que sí, que ya se han pasado las doce!".

¡A comer las uvas corriendo, a descorchar el champán a la carrera y a compartir el desconcierto con los otros miles de desgraciados que como nosotros no escucharon las campanadas!

Y empiezan los fuegos artificiales. Llámenme optimista pero en una ciudad como ésta, en un día como éste, uno espera un derroche de imaginación pirotécnica al estilo de Sydney, Australia; una cascada de estrellas, un orgasmo de luz y color. Pues bien, más que orgasmo, fue... digamos... una eyaculación precoz; tres minutos de fuegos y se acabó lo que se daba.

Árbol de Navidad en la plaza de Trafalgar.
Los londinenses se concentran en la Plaza de Trafalgar para recibir el año.

Después, cuando los latinos nos habíamos lanzado a celebrar la fiesta, con canciones, gritos y alegría desbordada, los ingleses empezaron a desfilar ordenadamente hacia la estación de metro más cercana. Bueno, debo decir que el tiempo no ayudó y el cielo se ocupó de recordarnos dónde vivimos, regalándonos, una lluvia persistente en el preciso instante que el 2004 se asomaba por la puerta.

Atascos, empujones, malas caras, y horas para tomar el metro: en ese momento pensé que en esta ciudad masificada lo simple se convierte en difícil, la espontaneidad se domestica, y la ciudad que tanto nos da normalmente, también nos quita.

Al día siguiente, salí a pasear y con las calles semidesiertas, de nuevo me reconcilié con este Londres, con sus parques, sus mercados y sus restaurantes, y pensé que al fin y al cabo no es culpa suya; Londres es víctima de su propio éxito. Metí una mano en el bolsillo de mi abrigo y allí, todavía enroscadas y en su bolsa, estaban las serpentinas del día anterior.


Escríbale al autor:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen