Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 10 de abril de 2005 - 15:24 GMT
Los árbitros y las bofetadas
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Un árbitro recibe un golpe con una botella de agua
Insultados, amenazados, atacados.

Todo vale con los árbitros de fútbol. Los escrúpulos que se tienen con políticos, rateros, homicidas y rufianes de todo pelaje se desvanecen cuando le toca el turno a un árbitro.

Lo calificaremos en público de ladrón, como Joaquín hizo con Pino Zamorano, tras el último Barcelona-Betis, y a nadie se le moverá un pelo.

Le abriremos la cabeza con un proyectil, como le ocurrió al sueco Anders Frisk en el estadio olímpico de Roma, y nos sentiremos estafados si por eso suspende el partido.

Le enviaremos 100.000 mensajes electrónicos con amenazas de muerte, como le pasó al suizo Urs Meier tras la Eurocopa 2004, porque anuló (correctamente) un gol de nuestro equipo, y nos alegraremos si eso precipita su retiro de la actividad profesional.

Lo acusaremos falsamente (como hizo José Mourinho con Frisk) de colusión con el técnico rival, y después pondremos el grito en el cielo porque la UEFA nos suspende y nos multa.

Y cuando Frisk, sometido al mismo tratamiento que Meier, se retira de la actividad, desalentado y temiendo por su familia, lo acusaremos de mediocre, de ser una criatura elevada por sus amigos en la UEFA, en otras palabras, un farsante.

También escupir

Anders Frisk, tras ser impactado por un proyectil
Le abriremos la cabeza con un proyectil, como le ocurrió al sueco Anders Frisk en el estadio olímpico de Roma, y nos sentiremos estafados si por eso suspende el partido.

Lo insultaremos y le escupiremos en la cara, como hizo el portero francés Fabien Barthez con el marroquí Abdellah El Achiri, pero amenazaremos con retirarnos de la actividad si nuestra federación nos castiga.

Muchos aficionados (y no pocos periodistas) equiparan el árbitro del partido que acaban de ver con Robert Hoyzer, el alemán que vendía los resultados a unos mafiosos croatas.

Lo llamativo de esta lluvia de invectivas, insultos y agravios es que ya no llega exclusivamente de la tribuna, de la afición o del periodismo con bandera partidista, sino también de jugadores, técnicos y hasta dirigentes.

La agresividad de los jugadores con los árbitros está en rápido aumento.

Vocabulario limitado

Patrick Vieira
Styles explicó a Damian Whitworth, del Times, que en los ojos de Vieira no leyó una intención injuriante, aunque su lengua haya sido más explícita.

Durante el reciente partido Arsenal-Crystal Palace (5-1), Patrick Vieira, el capitán del Arsenal, encaró al referee Rob Styles y le espetó "you are a fucking cunt", uno de los insultos más soeces en la lengua inglesa.

Styles se limitó a mostrarle la tarjeta amarilla. Su explicación de por qué no lo expulsó directamente es de lo más interesante.

"Suena terrible, pero bien mirado refleja la frustración de un jugador que tiene un vocabulario limitado en inglés, porque su lengua materna es francés, y además lo dijo espontáneamente. No lo premeditó".

Styles explicó a Damian Whitworth, del Times, que en los ojos de Vieira no leyó una intención injuriante, aunque su lengua haya sido más explícita.

Lo soez como norma

Se trata de una escalada de los malos modos, que tal vez refleje una veta de racismo, como sugirió Jose Pierre-Fanfan, el capitán del Paris St-Germain, al preguntarse si el portero hubiera hecho lo mismo a un "árbitro blanco".

Y agregó que muchos jugadores no conocen otro lenguaje que el soez: lo usan hasta para cortejar a las mujeres.

Pero ni el jugador más vulgar del mundo cortejaría con expectoraciones a una mujer, como Barthez hizo con el árbitro marroquí. ¿Se imaginan a Barthez escupiendo a la supermodelo Linda Evangelista, que fue su novia durante mucho tiempo?

Se trata de una escalada de los malos modos, que tal vez refleje una veta de racismo, como sugirió Jose Pierre-Fanfan, el capitán del Paris St-Germain, al preguntarse si el portero hubiera hecho lo mismo a un "árbitro blanco".

La UEFA se puso firme durante la Eurocopa 2004, cuando suspendió por tres partidos al italiano Francesco Totti y al suizo Alexander Frei por escupir a otros jugadores.

¿Cuál sería la pena adecuada por escupir al referee?

Antecedentes

Fabien Barthez
¿Se imaginan a Barthez escupiendo a la supermodelo Linda Evangelista, que fue su novia durante mucho tiempo?

Existe un antecedente que viene al caso: en 1991, el internacional yugoslavo Mehmed Bazdarevic fue suspendido por un año en todas las competiciones.

El partido fue un amistoso entre el Olympique Marseille y el Wydad Casablanca. La federación marroquí envió un informe a la francesa, que ha prometido un "castigo ejemplar".

A Mourinho lo suspendieron por dos partidos y le aplicaron una multa de 20.000 francos suizos, para él insignificante, por una grave acusación falsa contra uno de los árbitros más capaces (o mejor relacionados, si ustedes quieren) de Europa.

A Paolo Di Canio la Asociación Inglesa de Fútbol lo suspendió por once partidos y lo multó con 10.000 esterlinas por haber empujado y derribado al árbitro Paul Alcock, después de que éste le mostrara la tarjeta roja por otros pecadillos.

Di Canio explicó luego que el árbitro había exagerado el empujón y que se había dejado caer al suelo deliberadamente. O sea que, encima de empujarlo, lo calificó de tramposo y mentiroso.

¿Qué harán con Barthez por insultar y escupir a un desconocido árbitro marroquí?

Mourinho y Galileo

José Mourinho
Así, muchos ya creen que la UEFA habría sido tan injusta con Mourinho como la Iglesia lo fue con Galileo Galilei (1564-1642), a quien forzó a abjurar de la idea herética de que la Tierra giraba alrededor del Sol. 'E pur si muove', dice ahora Mourinho, tras el fallo de la UEFA.

Conviene tener en cuenta que la maquinaria de relaciones públicas del Chelsea y la habilidad retórica de Mourinho han transformado el fallo condenatorio de la UEFA, a ojos de muchos, en una forma de injusticia.

En esta atmósfera de intolerancia con los árbitros, sus derechos no valen nada.

Al parecer, una mentira no es objetable si su víctima es un árbitro de fútbol.

Así, muchos ya creen que la UEFA habría sido tan injusta con Mourinho como la Iglesia lo fue con Galileo Galilei (1564-1642), a quien forzó a abjurar de la idea herética de que la Tierra giraba alrededor del Sol.

"E pur si muove", dice ahora Mourinho, tras el fallo de la UEFA.

La culpa de esta "injusticia" recae sobre Frisk, Meier, Styles, Alcock y Zamorano.Y también ese marroquí, El Achiri.

Después de todo, los árbitros están allí para recibir las bofetadas.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




La Vida es Juego


ARCHIVO 2004

ARCHIVO 2003

ARCHIVO 2002

ARCHIVO 2001


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen