Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 18 de diciembre de 2004 - 17:36 GMT
Jugando con pompas de jabón
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

El fuera de juego saca de quicio a los aficionados al fútbol. Y también a los científicos.

El doctor Francisco Belda Maruenda acaba de publicar un estudio (ver los sitios de internet diariomédico.com y bmj.bmjjournals.com) en el que afirma que para un juez de línea (y con mayor razón para el árbitro principal) es imposible apreciar adecuadamente un fuera de juego.

La geometría del fútbol, los vericuetos del ojo.

Las conclusiones del médico español (del Centro de Salud de Alquerías, en Murcia), respaldadas por 127 firmas de respetables científicos, han sido elevadas a la Federación Española de Fútbol, la UEFA y la FIFA, con el propósito de que sean tenidas en cuenta para la modificación o anulación de la norma del fuera de juego.

Este informe científico ha causado cierta gracia entre los profesionales del fútbol, cuya reacción podría resumirse en una frase: "Es como la comprobación de que las pompas de jabón son inútiles porque revientan".

Más útil que perfecta

En esto, el dato científico consiste en que las pompas de jabón revienten, y no en que sean inútiles: en realidad, son muy útiles para la diversión. De la misma forma, la regla del fuera de juego es más útil que perfecta.

Pompa de jabón
¿Juguemos con jabón?

En BBC Deportes hablamos con Belda y también con el árbitro Daniel Quereques, de la comisión directiva de la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol.

Belda dijo a Catalina Esparza, de la BBC, que el árbitro asistente "debe mirar al mismo tiempo al jugador con el balón para comprobar cuándo hará el pase, a su compañero más adelantado y al último defensa (aparte del portero), en un proceso que requiere por lo menos dos movimientos sacádicos" (los que realiza el ojo para registrar cada uno de los objetos en su campo de observación).

"Esta acción de dos movimientos requiere por lo menos 4,2 décimas de segundo. Si tenemos en cuenta que un jugador promedio recorre 100 metros en 14 segundos, y hacemos algunos cálculos, llegaremos a la conclusión de que entre un atacante que avanza y un defensa que trata de dejarlo en fuera de juego la distancia se reduce en un metro y cuarenta centímetros cada décima de segundo.

La misión de un árbitro

El juez de línea nunca estará en una posición de apreciar cabalmente el fuera de juego
Dr. Francisco Belda Maruenda

"Esto demuestra -concluye el doctor Belda- que el juez de línea nunca estará en una posición de apreciar cabalmente el fuera de juego".

Por nuestra parte, sugerimos humildemente que los jueces de línea no son científicos. Su especialidad no es la certidumbre, sino la duda. No precisan medir la hipotenusa de una jugada de gol, porque su verdadera misión consiste en evitar que los jugadores y los espectadores se arranquen los ojos.

Valeria Perasso, de BBC Deportes, habló con Quereques, un árbitro de gran experiencia.

Visión periférica

"Nosotros basamos nuestra experiencia en la visión periférica, que teóricamente llega a 180 grados. O sea que no miramos directamente al jugador que hará el pase, sino que registramos la posición del penúltimo defensa respecto del delantero en el momento en que se hace el pase. No movemos el ojo, sino que registramos el pase en la visión periférica", dijo Quereques.

Fútbol
Percepción presente...recuerdo de una percepción.

Sería injusto reprochar ignorancia de la visión periférica a un profesional como Belda, experto en fisiología ocular. Al parecer, la visión periférica también depende del movimiento del ojo: nadie puede mantener durante mucho tiempo la percepción de un objeto que esté fuera de la visión ocular directa.

Esa percepción periférica se debe "refrescar", como la memoria o el amor. En décimas de segundo, lo que creemos una "percepción presente" puede ser "el recuerdo de una percepción". Son trucos de la química del organismo.

Pero a Quereques le importa más la geometría del fútbol que los vericuetos del ojo.

El árbitro sabe que sin la norma del fuera de juego, tal como está redactada ahora, el fútbol sería caótico. Intuye que las leyes humanas no necesitan ser científicas, que les basta con ser sensatas.

Dos propuestas

Belda propone la modificación o la abrogación de la Regla XI del Reglamento. Esto equivale a una transformación radical del juego del fútbol, con consecuencias impredecibles.

Quereques quiere conservar la norma y mejorar la capacitación de los árbitros. O sea mantener el status quo.

Ya es hora de apoyar a los árbitros de fútbol, la profesión más denigrada de todas.

Árbitro
Su especialidad no es la certidumbre, sino la duda.

En esto tienen razón ellos, no los científicos.

La UEFA, utilizando su propia visión periférica, vio venir el problema y el jueves por la noche anunció que estudiará los "mecanismos de ayuda" al árbitro en situaciones dudosas.

Esto no debería escandalizar a los tradicionalistas. En el rugby, por ejemplo, nadie discute ahora la utilidad de las grabaciones de televisión para dictaminar si una jugada concluyó o no en try (o ensayo). En este caso, la ciencia aporta una solución.

Belda, en cambio, nos está diciendo que las pompas de jabón revientan, y que entonces no juguemos más con jabón.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.
Es posible que sus comentarios sean publicados en la BBC.




La Vida es Juego


ARCHIVO 2003

ARCHIVO 2002

ARCHIVO 2001


EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen