Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 23 de octubre de 2004 - 20:45 GMT
Tribus y maldiciones del béisbol
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Los Red Sox de Boston y los Cardenales de Saint Louis se enfrentarán a partir de hoy en las Series Mundiales, y todos rogamos que el choque ofrezca al menos una pizca de las emociones que estremecieron al mundo del béisbol cuando los Sox vencieron a los Yankees de Nueva York en la final de la Liga Americana.

Los Red Sox celebran su victoria contra los Yankees.
Los Red Sox de Boston vencieron a los Yankees de Nueva York en la final de la Liga Americana.

La nación del béisbol tiene muchas tribus, como todos los deportes de masa, pero la de los supersticiosos o exorcistas es una de las más numerosas e influyentes.

Esta tribu tuvo el otro día su fiesta, en la que por fin exorcizó la llamada "maldición del bambino", que supuestamente habría mantenido a los Red Sox sometidos a la paternidad humillante ejercida por los Yankees desde aquel día fatídico de 1920, cuando los Sox vendieron la ficha de Babe Ruth al tradicional enemigo.

Suertes diversas

Babe Ruth
En el mundial de 1928, ya con los Yankees, Ruth bateó tres jonrones contra los Cardenales de Saint Louis en un juego.

Harry Frazee, el dueño de los Red Sox, utilizó los dólares de la venta para financiar una obra en Broadway, titulada "No, no, Nanette", pero su club nunca ganó nuevamente el mayor galardón del béisbol.

Los Yankees, en cambio, utilizaron al Babe para cimentar su grandeza deportiva: han ganado desde entonces 26 veces las Series Mundiales.

La paternidad del club de Nueva York sobre el de Boston ha sido tan humillante que cabría hablar de "derecho de pernada".

Cambio de fortuna

Este año cambió la historia. En la serie para decidir el campeonato de la Liga Americana, los Yankees superaban a los Sox por 3 a 0 y ya habían encargado los festejos del triunfo, pero los de Boston ganaron cuatro partidos seguidos y se alzaron con una victoria fenomenal, acaso la más ansiada del deporte internacional.

John Kerry en el estadio de los Dayton Dragons, en Ohio.
Kerry es hincha de los Sox, pero también hace campaña en otros estadios. Aquí está en el de los Dayton Dragons, en Ohio.

Dado que este año las Series Mundiales coinciden con las elecciones presidenciales, la tribu de los supersticiosos creyó que los próximos rivales de los Sox serían los Astros de Houston, por la sencilla razón de que John Kerry es hincha de los Sox y Houston es la ciudad de George Bush.

Pero esta réplica deportiva a la contienda política se esfumó cuando los Cardenales de Saint Louis se quedaron con el campeonato de la Liga Nacional.

La final de las series

El exorcismo a la "maldición del bambino" agotó tanto la imaginación de los aficionados y los comentaristas, que la final entre Cardenales y Astros apenas llamó la atención.

¿Quién dice que el exorcismo de la primera maldición ha lavado también la segunda?

Muchos de los comentaristas creen que los Sox ganarán con relativa facilidad las Series Mundiales.

Parecen olvidar que la "maldición del bambino" tiene dos partes: la primera dice que "siempre te irá mal con los Yankees", mientras que la segunda dispone que "no ganarás nunca las Series Mundiales".

¿Quién dice que el exorcismo de la primera maldición ha lavado también la segunda?

A fin de cuentas, los Sox han perdido las dos finales que jugaron ante los Cardenales en los últimos 86 años.

Y algunos expertos en estas cuestiones de maldiciones y conjuros advierten que la caída de los Yankees, tan inesperada, se debería a otra fuerza misteriosa: la "maldición de los cachorros".

Los cachorros

Ocurre que los Red Sox no son las únicas víctimas de una maldición que los condena a penar por todo la eternidad sin ganar las Series Mundiales.

Los Cardenales de Saint Louis.
Los Cardenales de Saint Louis le han ganado dos veces a los Sox en mundiales.

Allí están los Chicago Cubs (o Cachorros), que ganaron las Series Mundiales en 1908 y desde entonces solamente llegaron a ella una vez, en 1945. Y perdieron, claro.

En numerosas ocasiones los Cachorros tuvieron una buena temporada hasta que se hizo evidente que para coronarla debían llegar a las Series Mundiales. Entonces se desmoronaban como terrones de azúcar en té caliente.

Este año se las arreglaron para perder cinco partidos seguidos, y ocho de los últimos nueve, dejando así el camino expedito para los Cardenales y los Astros.

Efectos en otros clubes

Pues bien, la maldición que maniata a los Cachorros es tan ponzoñosa, dicen estos expertos en nigromancia, que hasta sus ex jugadores la llevan puesta cuando se marchan del club.

George W Bush lanza una pelota antes de un juego de los Yankees de Nueva York y los Diamondbacks de Arizona en octubre de 2001.
Al parecer George Bush estaría condenado a perder las elecciones presidenciales...

Así, los Yankees perdieron porque en sus filas militaban seis ex Cachorros, mientras que los Sox sólo tenían dos.

Esta interpretación se debilita si tratamos de aplicarla a la otra liga, la Nacional, porque los Astros tienen un Cachorro y los Cardenales tres.

Cuando mencioné este detalle, en una conversación con un "exorcista", recibí una respuesta de lo más extraña: en primer lugar, Houston tiene una maldición propia, ya que nunca en sus 43 años de vida ha alcanzado las Series Mundiales; en segundo lugar, el factor político ha sido mal entendido, porque al parecer George Bush estaría condenado a perder las elecciones presidenciales.

Le pregunté que cómo lo sabía. "Pues porque Houston (la ciudad de Bush) perdió en el estadio de Busch (el de los Cardenales)", me contestó.

Cuestión de psicología

Allí perdí la paciencia con los exorcistas y pasé a consultar a un portavoz de la tribu de los "psicologistas", quien me dijo que los Red Sox seguramente perderán las Series Mundiales, porque "han descargado toda la tensión ganadora en su victoria ante los Yankees, y se han quedado sin motivación para la final con los Cardenales".

El experto no me supo decir si en este caso Sísifo podrá estabilizar la roca en la cima de la montaña

Esto ya se parece más al sentido común, pero me faltaba la opinión de un "clasicista", de esos que todo lo relacionan con algún personaje o leyenda de la historia clásica.

Para esta tribu, las penurias de los Red Sox desde 1920 equivalen al mito de Sísifo, en particular a la condena que le impusieron los dioses por haber vendido a Babe Ruth: empujar una roca hasta la cima de una montaña, una y otra vez, por toda la eternidad.

El experto no me supo decir si en este caso Sísifo podrá estabilizar la roca en la cima de la montaña, o si rodará una vez más al llano, arrollándolo de paso.

Y ahora las estadísticas

Y para finalizar, consulté la opinión de un representante de otra de las tribus del béisbol, la de los "estadísticos", también llamados "matemáticos".

Jugador de béisbol
H+TB+1.5x (BB + HBP)+SB+SH+SF / AB+BB+HBP+SH+CF+SB/3

El aficionado al béisbol tiene una dieta muy rica en estadísticas y hasta fórmulas algebraicas, si damos crédito a lo que nos cuenta el periodista Bill Bryson en el Times de hoy.

Bryson asegura que el mundo del béisbol toma en serio la siguiente fórmula para calcular el Raw Equivalent Average de los jugadores: H+TB+1.5x (BB + HBP)+SB+SH+SF / AB+BB+HBP+SH+CF+SB/3.

Lamentablemente, Bryson no nos dice cómo aplicar esta fórmula para predecir el resultado de los partidos entre los Red Sox y los Cardenales de Saint Louis.

Tendremos que esperar el desenlace. Qué contrariedad.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



La Vida es Juego


ARCHIVO 2003

ARCHIVO 2002

ARCHIVO 2001


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen