Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 17 de julio de 2004 - 19:02 GMT
Hombres y superhombres
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Michael Phelps
Phelps es la gran esperanza estadounidense para las pruebas de natación en Atenas.

Nada cuesta imaginar a uno de esos expertos en comunicación, que siempre se acercan a las billeteras bien forradas, hablando el otro día con Michael Phelps.

"Te presentaremos como un hombre que quiere ser superhombre, el atleta más formidable de la historia. Ya verás qué fácil. Todos sabrán que eres como Mark Spitz, mejor que él".

"¿Y qué dirán si gana menos medallas que Spitz?" preguntó el entrenador Bob Bowman.

El experto lo miró con desprecio: "Debemos crear un paradigma, un desafío, un proyecto; de lo contrario, nadie hablará de Michael, ni ahora ni después. Tenemos que sacarle el jugo a la imagen de Spitz, porque es gratis."

(El experto no creyó necesario mencionar que ya estaba negociando con Spitz para lanzar una campaña después de las Olimpiadas, explotando el fracaso de Phelps.)

La televisión, prima hermana de la historieta, da tratamiento de superhombres a ciertos campeones deportivos, pero en la Grecia antigua los campeones eran mortales: hasta Aquiles tenía el talón tierno.

Fischer y Phelps

Dentro de unos días, hombres y superhombres, con y sin talones, se darán cita en Grecia. De nuevo Héctor, Aquiles y Paris.

Por eso resulta tan llamativa la reciente coincidencia de un superhombre, cuesta abajo en su rodada, y de un campeón que prepara su ascenso a la cima de la gloria deportiva.

Bobby Fischer
Fischer se convirtió en "Gran Maestro" del ajedrez a los 15 años.

Bobby Fischer, de 61 años, el mejor ajedrecista estadounidense de la historia, agobiado por la paranoia, que es su kriptonita personal, fue detenido ayer en Japón y posiblemente sea deportado a Estados Unidos, donde lo quieren juzgar por violar en 1992 las sanciones económicas contra la ex Yugoslavia.

Casi al mismo tiempo, en el preolímpico de natación de Estados Unidos, el formidable Michael Phelps, de 19 años, completaba una agotadora semana en la que nadó 17 pruebas en seis especialidades diferentes.

Su objetivo es ganar por lo menos siete medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas.

Hijo de Thetis

Para comprender los alcances de esta ambición acaso debamos dar crédito a lo que cuentan de él: dicen que es hijo de Peleas, un argonauta, y de Thetis, una de las cincuenta nereidas. Thetis quiso hacer inmortal a su hijo y poco después de nacer lo sumergió en una piscina.

En una ocasión, Phelps corrió tres finales y una semifinal en el lapso de una hora, convirtiéndose en el primer nadador en la historia que se clasifica en seis especialidades olímpicas

En una ocasión, Phelps corrió tres finales y una semifinal en el lapso de una hora, convirtiéndose en el primer nadador en la historia que se clasifica en seis especialidades olímpicas, aunque finalmente sólo participará en cinco pruebas individuales y dos o tres por equipos.

Fischer, campeón estadounidense de ajedrez a los 14 años, gran maestro a los 15, fue campeón mundial de ajedrez en 1972, cuando derrotó al ruso Boris Spassky.

Ese mismo año, vean qué coincidencia, otro superhombre, también estadounidense, el inolvidable Mark Spitz, ganaba siete medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Munich. Con ese gigante se quiere medir Phelps: el mortal quiere ser inmortal.

Teoría y realidad

En teoría, Phelps puede ganar hasta ocho oros: cinco en individuales, 200 y 400 metros medley (o cuatro estilos), 200 libre, 100 y 200 mariposa; y tres por equipos, los relevos de 800 y 400 libre y 400 medley.

Mark Spitz y Michael Phelps
Phelps quiere alcanzar las siete medallas de Spitz en los Juegos Olímpicos de Atenas.

Pero su oro en la prueba individual de 200 libre es casi una quimera, porque el formidable australiano Ian Thorpe parece imbatible en su especialidad preferida.

En cuanto a los relevos, Phelps sólo tiene asegurado un lugar en los 800 metros libres, mientras que en los 400 libres y 400 medley necesitará una invitación de Eddie Reese, el jefe de la delegación, y los jefes de equipos.

Esto es un problema, porque algunos nadadores se consideran con más méritos que Phelps para integrar esos equipos. La solución podría consistir en que Phelps nade pruebas preliminares, como suplente, dejando las finales para el equipo titular. En las Olimpiadas, los suplentes que participan también reciben oro si sus equipos ganan.

Otra dificultad, acaso más difícil de superar, es que en la época de Spitz los relevos de Estados Unidos eran virtualmente imbatibles, mientras que ahora ni siquiera están entre los favoritos en dos especialidades.

¿Hazaña imposible?

Michael Phelps
A los 19 años, Phelps nadó en sólo una semana 17 pruebas en seis especialidades diferentes.

El esfuerzo requerido de Phelps también será más agotador que el de Spitz.

En Atenas, Phelps deberá nadar pruebas preliminares, semifinales y finales en las pruebas de mariposa, 200 individuales medley y 200 libre. En los 400 individuales medley tendrá semifinales y finales. Todo esto equivale a 14 carreras, sin contar las de relevos por equipos.

La tarea de igualar o superar los siete oros de Spitz parece una locura, una fantasía inventada por aquel experto, servidor de dos patrones, un viejo conocido de La Vida es Juego.

Así funcionan ahora las comunicaciones. Nos piden que en Atenas estemos pendientes de una hazaña imposible.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



La Vida es Juego


ARCHIVO 2003

ARCHIVO 2002

ARCHIVO 2001


EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen