Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 3 de julio de 2004 - 17:27 GMT
María devora a mantis religiosa
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Mantis religiosa.
"Serena Williams suele dar la impresión de una mantis religiosa devorando a su presa".

María Sharapova, mejor que Serena Williams, mejor que Boris Becker, mejor que Anna Kournikova.

María venció a Serena en la final de Wimbledon a los 17 años de edad (tan joven como Boris pero ante un rival más formidable) y es más bella, más joven y más ganadora que Anna.

La comparación con Boris Becker se diluye porque su rival en la final masculina de 1985, Kevin Curren, fue una figura tan oscura que si usted ingresa su nombre en el buscador de internet, la mayoría de las citas serán desprendimientos de páginas dedicadas a Becker.

(Pobre Curren, su nota en la historia es como la de un general mediocre que tuvo la suerte de enfrentar a Bolívar: de haberlo evitado, no lo recordaría ni su familia.)

La rival de María, en cambio, ha sido (sigue siendo) la hembra alfa del Serengueti, una devoradora de tenistas tan temblorosas y débiles como venados.

Diferentes insectos

María es otra cosa. Es otra leona.

En la oficina, ayer, algunos colegas nos preguntaron sobre las posibilidades de María ante Serena. "Las de una mosca en la tela de una araña", contestamos.

María Sharapova celebra su título de Wimbledon.
María Sharapova resultó una leona.

Serena Williams suele dar la impresión de una mantis religiosa devorando a su presa: primero engulle la cabeza, después chupa los jugos y finalmente se traga el resto, como si nada, mientras reza sus oraciones al espíritu del bosque.

La atleta más formidable y poderosa que hayamos visto en acción en una cancha de tenis se encontró de repente ante una adversaria que no se dejó arrancar la cabeza.

María se le atragantó a Serena.

No importa que los entendidos nos digan que el triunfo de la rusa se debiera, en parte, al desconcierto de Serena, que no pudo sobreponerse a la sorpresa de encontrarse ante una rival en vez de una víctima.

Serena a media máquina

No importa la comprobación de que Serena apenas dé importancia ahora a su tenis, que prefiera su incipiente carrera de actriz y "personalidad pública", sin darse cuenta de que en esos planos la requieren tan sólo por sus éxitos en la cancha de tenis.

Serena es ahora una tenista a media máquina, una leona en hibernación, que sólo entra en calor ante desafíos muy particulares.

Como el de Jennifer Capriati, por ejemplo. (Ojalá le ocurra lo mismo con María Sharapova.)

Serena Williams durante la final de Wimbledon.
"Serena es ahora una tenista a media máquina, una leona en hibernación".

Capriati le ganó dos veces en 2004, la última, más humillante, en cuartos de final de Roland Garros.

Serena esperó a Jennifer en cuartos de Wimbledon y la borró de la cancha, la trituró en forma humillante. Allí respiró y se puso a descansar: las chicas que le quedaban en línea eran como perdices para el desayuno, se dijo.

Después, en vísperas de la final, respiró más aliviada todavía, porque esa chica Sharapova era tierna como una paloma. Bastaría con rugir y mostrar las uñas y la pobrecita se marcharía llorando a los vestuarios.

Otro tipo de persona

Pero ocurre que la pobrecita es siberiana y está acostumbrada a las empresas difíciles y a los desafíos imposibles.

(Ahora lo sabemos; ayer lo ignorábamos.)

María es muy diferente a Anna Kournikova, a pesar de parecerse tanto a ella físicamente.

Ambas nacieron pobres, rusas, hermosas, empuñaron una raqueta a los 5 años y se formaron en la escuela de tenis de Nick Bollettieri, en Florida.

Allí concluyen las semejanzas y comienzan las diferencias.

Anna tiene amantes famosos, mientras que María no identifica a su paramour (le mandó un mensaje en Wimbledon, pero no sabemos su nombre; ni siquiera si es hombre, mujer o periodista).

Corpiños y padres

Anna Kournikova.
"María gana partidos de tenis, mientras que Anna sólo gana contratos de corpiños".

María gana partidos de tenis (era 13 en el ranking antes de ganar Wimbledon), mientras que Anna sólo gana contratos de corpiños.

Anna detesta a sus padres, mientras que María adora a los suyos.

Es curioso que las historias familiares de estas dos rusas sean tan semejantes y tan diferentes al mismo tiempo.

Sergei y Alla Kournikova se pelaron el traste para llevar adelante la carrera de Anna. Sergei se quedó en Moscú ganando un salario de galeote mientras su esposa se instalaba en Florida con Anna, de 9 años.

Y no hablemos de los trastes de Yuri y Yelena Sharapova, que están más pelados que un huevo. De Chernobyl, los Sharapova huyeron a Siberia (no tenían dinero para un refugio más cálido) y después al Mar Negro.

Cuando se hizo evidente que María tenía mucho talento para el tenis, los Sharapova ahorraron para lanzar su aventura en Florida.

Contrastes en Miami

Yelena se quedó en Rusia, mientras Yuri sostenía a María en Florida. María no vio a su madre durante dos años, entre los siete y los nueve años de edad.

María Sharapova se abraza con su padre luego de triunfar en Wimbledon.
"Anna detesta a sus padres, mientras que María adora a los suyos".

María reconoce el sacrificio de sus padres y habla de ellos cada vez que puede.

Anna, en cambio, repudia a sus padres y disputa con ellos en los tribunales por una casa en Miami de 5 millones de dólares.

Los cínicos dirán que esto se debe a que el tenis sólo ha dado a María apenas 500.000 dólares en premios, mientras que los corpiños han gratificado a Anna con más de 20 millones.

Pero a veces el cinismo no cubre todo.

En la cancha central de Wimbledon, hoy sábado 3 de julio de 2004, ha rugido una nueva leona del Serengueti.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



La Vida es Juego


ARCHIVO 2003

ARCHIVO 2002

ARCHIVO 2001


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen