Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 16 de octubre de 2004 - 16:45 GMT
Temas de una semana agitada
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Valentino Rossi
"Rossi es grande porque simboliza el triunfo del individuo frente al poder".

La audacia y el talento de Valentino Rossi, que mañana domingo podría ser campeón mundial de MotoGP con una máquina inferior, y la ambición de Malcolm Glazer, que uno de estos días podría convertirse en el propietario del Manchester United, son los asuntos más importantes sobre mi mesa de trabajo este fin de semana.

Y no hay que suponer que los otros temas sean insignificantes, porque ésta ha sido una semana muy agitada.

En una lista que no pretende ser exhaustiva, podemos mencionar, como ejemplos:

  • La llamativa mezcla de arrogancia y estupidez de David Beckham, que lo llevó a jactarse de agredir a un adversario, especulando con el reglamento, porque la suspensión correspondiente coincidiría con su reposo por una lesión.

  • El caso del seleccionado venezolano de fútbol, el único sudamericano que obtuvo un resultado positivo (3-1 ante Ecuador) en la última ronda de la clasificación para el mundial. Los otros cuatro partidos terminaron en empates, tres de ellos 0-0, el otro 1-1.

    Esquizofrenia y otros asuntos

  • El síndrome de doble personalidad del seleccionado portugués de fútbol, que un día empata sin goles con Liechtenstein (151 en el escalafón de la FIFA) e inmediatamente después aplasta 7-1 a Rusia (33).

  • El eterno movimiento pendular de los dos grandes del fútbol español, como gemelos de signos inversos. Ahora le toca la buena al Barcelona y la mala al Real Madrid. El espectáculo continúa.

  • La revolución en el fútbol italiano: el Messina (de la ciudad de ese nombre, ubicada en el preciso lugar donde impactaría la punta de la bota italiana si ésta golpeara un día la pelota siciliana) visita hoy a Juventus y de ganar quedaría primero en la tabla de posiciones.

  • El escándalo interminable en el fútbol italiano: la fiscalía de Turín acusó ayer (¡de nuevo!) a la Juve de aplicar un programa fraudulento para suministrar estimulantes (entre ellos EPO) a su plantel.

    Romerito y Cabrera

  • La eterna juventud de Romerito (44) y Roberto Cabañas (43), las grandes estrellas del Sol de América, un equipo de paraguayos que participa en la Golden Age League de la ciudad de Nueva York, integrada exclusivamente por jugadores latinoamericanos.

    Malcolm Glazer
    Glazer..."el tiunfo del dinero, del poder".

    (El New York Times de hoy trae un artículo destacado sobre el Sol de América y sus jugadores, entre ellos Pedro Garay, Francisco Jiménez y Pedro López.)

  • El susto que el golfista argentino Angel Cabrera le dio a Ernie Els en los cuartos de final del mundial Match Play que se disputa en Wentworth, Inglaterra. El sudafricano, número dos del mundo, venció en el último hoyo, el 36, habiendo quedado detrás en varias ocasiones.

    (El Times de Londres comenta hoy que "estos dos grandotes golpearon la pelota con fuerza descomunal, dando la impresión de que algunos de los hoyos más difíciles fueran la mitad de largos".)

  • También está el extraño caso de la profanación de la tumba de la madre de Michael Schumacher, indicando hasta qué punto de brutalidad puede llevar el odio deportivo, y en forma paralela, que un campeón del calibre de Schumacher genera versiones extremas de admiración y repudio.

    Y podríamos seguir con la enumeración, pero ya es hora de volver a los dos temas principales.

    El genio de Valentino

    Valentino Rossi es el deportista del momento, un héroe cuyas hazañas ya parecen insuperables. Muchos expertos lo señalan como el piloto más formidable en la historia del motociclismo, mejor aún que un monstruo como Mike Hailwood.

    Hasta el año pasado algunos comentaristas y otros pilotos lo creían un agrandado, un vanidoso que exageraba sus méritos, amparado en el poderío de Honda, fabricante de las mejores motos de su categoría.

    Valentino Rossi es el deportista del momento, un héroe cuyas hazañas ya parecen insuperables. Muchos expertos lo señalan como el piloto más formidable en la historia del motociclismo, mejor aún que un monstruo como Mike Hailwood

    Este año, Rossi está a punto de ganar el título mundial (lo conseguirá si mañana es por lo menos segundo en el Gran Premio de Australia) con la marca Yamaha, que hasta el año pasado estuvo considerando su retiro de la categoría, debido a los repetidos fracasos.

    La Yamaha ha mejorado, claro, pero el principal factor de su rendimiento de este año es el genio de Rossi. (Baste señalar que Carlos Checa, su compañero de equipo, está séptimo en el campeonato mundial, con la misma máquina. Recordemos que Rubens Barrichello escolta a Schumacher en F1.)

    Rossi es grande porque simboliza el triunfo del individuo frente al poder, a la prepotencia de las fábricas. Y un triunfo instantáneo, fulminante.

    Imaginen a Schumacher dando un portazo en Ferrari y firmando para Toyota. Nadie esperaría un desarrollo de la marca japonesa tan rápido como el de Yamaha este año.

    La ambición de Glazer

    El desembarco de Malcolm Glazer en el Manchester United significaría exactamente lo contrario: el triunfo del dinero, del poder, sobre los últimos restos de la relación afectiva entre un club de fútbol y el pueblo que lo nutre.

    El Manchester United cotiza sus acciones en la bolsa y la mayoría de sus propietarios son inversores cuyo pulso apenas se acelera cuando los diablos rojos aparecen sobre el césped de Old Trafford.

    Pero con un estetoscopio se puede percibir el rumor del corazón, entre los gruñidos de la digestión. Organizaciones de hinchas, por ejemplo, tienen 18% de las acciones.

    Glazer, el propietario de los Bucaneros de Tampa Bay (fútbol americano), acaba de aumentar su paquete de acciones en el Manchester United, llevándolo a 25,46%. Para la semana que viene se espera una nueva embestida del millonario estadounidense para quedarse con uno de los clubes de fútbol más ricos del mundo.

    La begonia de Barnum

    Glazer no lo sabe, pero él también es una reencarnación de P.T. Barnum.

    Las aventuras del corazón no le interesan, sólo le preocupan los avatares del bolsillo. Un día, cuando las autoridades municipales de Tampa Bay se pusieron exigentes, las amenazó con llevarse el club a otro Estado.

    O sea arrancarlo de su público y transplantarlo en otra maceta, como si fuera una begonia. Por esto es tan importante lo que ocurra con Glazer.


    Escríbale a Raúl Fain Binda:

    Nombre
    Correo electrónico
    Ciudad
    País
    Teléfono (opcional)
    Mensaje (máx. 50 palabras)

    La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



  • La Vida es Juego


    ARCHIVO 2003

    ARCHIVO 2002

    ARCHIVO 2001


    EN ESTA SECCIÓN

     

    BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


    Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
    Programación | En FM, AM, OC |
    banner watch listen