Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 25 de septiembre de 2004 - 19:03 GMT
Shangai, apoteosis de Barnum
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Afiche del circo de Barnum and Bailey
La visión de P.T. Barnum: el espectáculo más grande del mundo.

El Gran Premio de Fórmula 1 de Shangai es la apoteosis del show-business, la empresa más formidable del genial, del inolvidable, del fantástico P.T. Barnum.

(Suenan las trompetas)

Caramba, me pregunto por qué no aplauden. ¡Ah, ya sé! El público cree que Barnum murió hace 113 años, que el hombre fuerte de la F1 no es él sino Bernie Ecclestone.

Se equivocan, claro. Shangai es el fruto tardío de la visión de Barnum, que en el siglo XIX compró un circo y lo convirtió en el Espectáculo más Grande del Mundo.

Ecclestone no conoce su verdadera identidad: se cree británico, de 1,63m de estatura, nacido en 1930, cuando en realidad es estadounidense, de 1,90 y llegó a este mundo en 1810.

Lo mismo les ocurre a Florentino Pérez, del Real Madrid, y a George Steinbrenner, de los Yankees de Nueva York: no son ellos mismos, son reencarnaciones de Barnum.

Crecimiento desmesurado

Bernie Ecclestone
Como promotor, Barnum (llámenlo Ecclestone, si quieren) gestiona, controla y distribuye los contratos con los circuitos y los ingresos de televisión. A él se debe el desarrollo de la categoría en los últimos 25 años.

El problema con Barnum es que su lógica de crecimiento desmesurado le hace perder de vista el origen de las instituciones que desarrolla.

Así, el foco, que al principio se concentraba en la actividad misma, se vuelca primero al espectáculo y luego, en la etapa final, decadente, exclusivamente sobre el negocio.

Esto ya se ve claro en la Fórmula 1. Como promotor, Barnum (llámenlo Ecclestone, si quieren) gestiona, controla y distribuye los contratos con los circuitos y los ingresos de televisión. A él se debe el desarrollo de la categoría en los últimos 25 años.

Nadie conoce como él las necesidades y oportunidades del mercado televisivo, así como su aprovechamiento para el desarrollo del negocio.

El mercado chino

Instalaciones de la F1 en Shangai
El mercado chino: 1.300 millones de habitantes.

Dado que la televisión de los países occidentales se está cerrando a la publicidad directa o indirecta de marcas de cigarrillos, que son los principales anunciantes de los equipos de Fórmula 1, Barnum trabajó durante diez años para abrir el mercado chino, de 1.300 millones de habitantes, 300 de los cuales fuman como murciélagos.

Y en círculos de la industria tabacalera se dice que en diez años los fumadores chinos pueden ser 500 millones.

Las instalaciones del circuito de Shangai son tan modernas, tan lujosas, que Barnum dice con desprecio que los circuitos tradicionales de las capitales europeas son "del tercer mundo".

Los organizadores occidentales replican que ellos no reciben dinero del Estado y que deben financiar las mejoras con recursos propios.

Pero la publicidad de tabaco no es la principal preocupación de los equipos de Fórmula 1. Las grandes fábricas de automotores también quieren proyectar una imagen ganadora en el gran mercado emergente.

Fábricas de autos

Juan Pablo Montoya en un evento de promoción en la compañía Hewlett Packard en China
Pero la publicidad de tabaco no es la principal preocupación de los equipos de Fórmula 1. Las grandes fábricas de automotores también quieren proyectar una imagen ganadora en el gran mercado emergente.

Mercedes (DaimlerChrysler), Renault, Ferrari (o sea Fiat), BMW, Honda y Toyota llegan a Shangai con el cuchillo entre los dientes, dispuestos a todo para afianzarse en un mercado cuya demanda de automotores será de varios millones de unidades por año en el futuro cercano.

Norbert Haug, director deportivo de Mercedes, ha dicho que este gran premio chino es la carrera más importante en toda la historia de la Fórmula 1.

Hasta Ford lo cree así, aunque hace unos días anunció su intención de abandonar la categoría.

La empresa ya produce más de 150.000 autos al año en sus fábricas chinas, pero el bajo rendimiento de su marca Jaguar era negativo desde el punto de vista publicitario.

De deporte no les hablen. Ni siquiera de espectáculo. Esto es puro negocio.

Deporte y negocio

Hinchada china durante la gira del Real Madrid por Asia
Florentino Pérez, el Barnum español, le quebró el espinazo a su equipo de galácticos el año pasado, cuando lo llevó de pretemporada al Lejano Oriente, también para abrir el mercado.

El deporte y el espectáculo pueden convivir, claro, pero llega un momento en que las exigencias comerciales rompen el equilibrio. El negocio puede ser nocivo para el deporte, como una droga.

Florentino Pérez, el Barnum español, le quebró el espinazo a su equipo de galácticos el año pasado, cuando lo llevó de pretemporada al Lejano Oriente, también para abrir el mercado.

Todos le dijeron que estaba comprometiendo el cierre de la campaña, pero él no hizo caso, porque los Barnum de este mundo piensan en grande.

Por falta de preparación adecuada, un equipo con jugadores deslumbrantes pero cojo tácticamente, envejecido y aburguesado, se agotó en la recta final de todas las competiciones que encaró.

De modo que el negocio, además de matar el deporte, también puede liquidar el espectáculo.

¡Vean el circo de tres pistas, el espectáculo más grande del mundo!

Influencia moderadora

Circuito de F1 en Shangai, China
Las modernas instalaciones del circuito de la F1 en Shangai.

Los empresarios ambiciosos necesitan la influencia moderadora de gente como James A. Bailey, el eficiente socio del Barnum original, que puso riendas a sus proyectos más locos.

Cuentan que poco antes de morir, Barnum pidió al director de uno de los diarios de Nueva York que publicara por anticipado su artículo necrológico, para disfrutar de él en vida.

Le dio tanto placer, creemos, que allí mismo decidió quedarse en este mundo, reencarnándose en empresarios ambiciosos y visionarios.

El problema, claro está, es que Bailey se murió cuando le llegó la hora, y ya no está más en esta tierra para poner un poco de sensatez en los proyectos de Barnum.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



La Vida es Juego


ARCHIVO 2003

ARCHIVO 2002

ARCHIVO 2001


EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen