Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 11 de septiembre de 2004 - 18:23 GMT
La desaparición de los zurdos
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Todos hablan de la aparición de las tenistas rusas, pero a mí lo que realmente me preocupa es la desaparición de los tenistas zurdos.

John McEnroe
John McEnroe, el último gran zurdo del tenis.

Hace unos días Sports Illustrated recordó que en 1975 cinco de los primeros diez tenistas varones eran zurdos, mientras que en la actualidad el zurdo mejor ubicado es el español Feliciano López, número 32 en el escalafón.

Entre las mujeres, donde alguna vez reinó la incomparable Navratilova, la última ganadora zurda de un torneo de Grand Slam fue Mónica Seles, en 1995.

La revista agregó que desde 1984, cuando el gran John McEnroe ganó el abierto de Estados Unidos (coronando una sucesión de once victorias consecutivas de tenistas zurdos en ese torneo), sólo cuatro de los 79 ganadores de torneos de Grand Slam han sostenido la raqueta con la mano izquierda.

Osos y otros zurdos

En la sociedad más o menos secreta de los zurdos, a la que pertenezco, son muy populares las listas de nuestros cofrades en la historia.

(No, no es cierto que conspiremos para derribar la Iglesia, ni para asesinar a los diestros y violar a sus mujeres, como muchos creían en los viejos tiempos.)

Todos los osos polares son zurdos, decimos sin haber ido nunca a Alaska para comprobarlo. Más documentados estamos en los asuntos de otros zurdos. Nos enorgullecemos de algunos, como los grandes campeones históricos del tenis, y nos avergonzamos de otros, como los grandes criminales de la historia.

Alrededor de 10 por ciento de la humanidad es zurda. Fueron y son zurdos Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Jack el Destripador, Albert Einstein, Maradona, Charlie Chaplin, Ronald Reagan, John McEnroe, Bill Clinton, Martina Navratilova, George Bush padre y Rod Laver.

Y otros más

Y también Marilyn Monroe, John Dillinger, Jimmie Hendrix, Robert Redford, Alejandro Magno, Julio César, Napoleón y Bart Simpson (el héroe de la tira cómica).

Osos polares.
¿Zurdos nosotros?

Una buena mezcla, como pueden comprobar. (A veces sospecho que alguna de estas celebridades fue diestra y la presentamos como zurda por razones de prestigio mal entendido; tal vez Jack el Destripador y Dillinger, por ejemplo.)

La condición de zurdo es o era particularmente ventajosa si uno aspira a ser presidente de Estados Unidos (también lo fueron Harry Truman y Gerald Ford) y campeón de tenis, ya que también lo fueron Jimmy Connors, Guillermo Vilas y muchísimos otros.

Bueno, basta, borremos eso de campeón de tenis.

¿Qué ha pasado, por Dios? ¿No habrá una conspiración para eliminar a los tenistas zurdos?

Psicólogo prolífico

Los estudios de la zurdera no son muy abundantes. Si usted hace una búsqueda en Internet, encontrará que la mayoría de las referencias, al menos en inglés, corresponden a Stanley Coren, autor de The Left-Hander Syndrome (El Síndrome del Zurdo).

Este psicólogo y neurólogo, profesor en la Universidad de Columbia, es tan prolífico que a veces cuesta seguirle el tren. Fue él quien dijo, hace unos años, que los zurdos vivían en promedio diez años menos que los diestros.

Ahora admite que la diferencia es mucho menor, tal vez inferior a dos años. A este paso, tal vez admita dentro de unos años que los zurdos viven más que los diestros.

Teoría de clase media

Leonardo da Vinci.
Leonardo da Vinci, un genio zurdo.

Coren cree que el tenis tenía en el pasado una elevadísima proporción de zurdos porque éstos veían limitado su acceso a otros deportes por la escasez de equipos especiales. Para jugar al golf, por ejemplo, se necesita un juego diferente de palos.

Ahora, dice el experto, el golf y otros deportes con requerimientos especiales ofrecen una amplia disponibilidad de equipos para zurdos, que habrían dejado de preferir el tenis.

En realidad, Coren está hablando de la clase media, y de la clase media de Estados Unidos, ámbito en el que por mucho tiempo las opciones fueron entre el golf y el tenis.

La condición de zurdo no orienta de ningún modo la vocación en el baloncesto, el fútbol en cualquiera de sus variedades, el rugby, el béisbol y otros deportes de masas.

Todo es relativo

A Coren no se le ocurre que la verdadera razón del éxito de los zurdos en el tenis no fue su elevada proporción relativa, sino el desconcierto de los diestros ante el peculiar desafío de los zurdos en el campo de juego.

Volveremos
John McEnroe

Dirán algunos que los diestros plantean problemas similares a los zurdos, pero no es así, porque éstos están habituados a leer y neutralizar el juego de los diestros.

En tenis, como en boxeo, los diestros enfrentan a muchos más diestros que zurdos. Los zurdos, en cambio, están habituados a rivales que juegan con la otra mano.

Es tan simple como eso.

Efectos diferentes

En el tenis, el desafío de "la otra mano" es formidable, porque los efectos de cada golpe son totalmente diferentes: la bola gira al revés, se eleva y cae en forma diferente, el zurdo se perfila en el saque para aprovechar la debilidad relativa del diestro en sus devoluciones de revés, la lista es interminable.

Ocurre algo parecido en el boxeo. También en este deporte existe una ventaja relativa de los zurdos.

(Un deporte, el polo, prohíbe empuñar el taco con la mano izquierda, pero no hay discriminación: se hace así para no desconcertar a los caballos.)

Pero volvemos a lo mismo. Si los tenistas zurdos tenían una ventaja comparativa, ¿por qué han dejado de tenerla?

¿Algo definitivo?

John Dillinger.
John Dillinger, en la lista de los malandrines zurdos.

Jon Wertheim, el autor del artículo en Sports Illustrated, dice que las nuevas raquetas, el atleticismo y el poder de los tenistas profesionales de la actualidad son tan grandes que neutralizan la ventaja comparativa de los zurdos.

De esta forma, las posibilidades de éxito de un tenista zurdo se reducen a la proporción relativa de los zurdos en la sociedad, o sea 1 en 10.

John McEnroe, el zurdo más sublime, cree que la tendencia reciente no es definitiva, que no marca la historia sino una de sus desviaciones momentáneas.

"Volveremos", dijo.

Los zurdos seguiremos creyendo en una conexión directa entre la zurdera y un talento "diferente", sobrenatural, mientras que los diestros seguirán creyendo que nos comemos los niños crudos.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



La Vida es Juego


ARCHIVO 2003

ARCHIVO 2002

ARCHIVO 2001


EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen