Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 29 de noviembre de 2003 - 19:42 GMT
El nuevo Bernabéu
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Esta vez dejemos que Florentino Pérez hable con su propia voz.

Santiago Bernabéu (imagen cortesía de la página del Real Madrid)
Santiago Bernabéu fue el gran dirigente histórico del Real Madrid.

Con ella confirma lo que siempre sospechamos. El hombre se cree Santiago Bernabéu.

Ya lo dijimos hace más de dos años en La Vida es Juego: "Florentino Pérez se cree Santiago Bernabéu y piensa que Zidane es su Di Stefano." (La muerte del poeta, 21/7/01)

Esta impresión es compartida por Santiago Segurola, el jefe de la página deportiva de El País: "Florentino Pérez vive un eterno retorno a su infancia, al equipo de Di Stefano" (17/11/03) y "En su cabeza, pesa aquel Madrid de manera muy freudiana, incluidos ciertos tics a lo Bernabéu, por diferentes que parezcan." (24/11/03)

Recordemos que Santiago Bernabéu fue el gran dirigente histórico del Real Madrid, de la misma forma en que Di Stefano es el gran jugador histórico. Es imposible pensar en la grandeza de uno sin reconocer la del otro.

Durante mucho tiempo Florentino (utilicemos su formidable nombre de pila, porque el Pérez lo reduce a la categoría de hombre normal) permitió que su director deportivo Jorge Valdano fuera la voz pública del Real Madrid.

Ahora es mi turno

Ahora, con su proyecto empresarial y deportivo definitivamente impuesto, el presidente del Real Madrid ya no necesita portavoces, por elocuentes que sean.

El hombre quiere que todos reconozcan la grandeza de este Real Madrid como obra enteramente suya. No se vayan a confundir, como le pasó recientemente a un periodista del Times de Londres, que al entrevistar a Valdano se refirió varias veces a "su equipo", o "el equipo que usted armó", o "el equipo de Valdano".

(Valdano ha detectado esta realidad y ya se lo escucha menos, aunque en esto también tuvo que ver el hecho de que pasara unos días en el hospital, por una intoxicación).

El jueves 27, ante un grupo de periodistas de economía, Florentino Pérez hizo una magistral exposición de su causa. Realmente fue como para sacarse el sombrero.

El hombre parece al borde de un ataque de megalomanía.

En el plano empresarial su orgullo está perfectamente justificado, aunque es posible que su política de "Zidanes y Pavones" resulte desastrosa desde el punto de vista deportivo.

Pero prometimos dejar hablar a Florentino Pérez.

Una lógica diferente

No se vayan a confundir, como le pasó recientemente a un periodista del Times de Londres, que al entrevistar a Valdano se refirió varias veces a "su equipo", o "el equipo que usted armó", o "el equipo de Valdano".

Primero, dijo que en diciembre no piensa contratar a ningún defensor, porque "esto sería un síntoma de debilidad", pero luego prometió comprar "el mejor jugador del mundo" al finalizar la temporada, "como todos los años".

"No hay que traer a Zidane, me decían, porque vale 12 mil millones de pesetas. Lo mejor es traer a tres jugadores de cuatro mil o a cuatro de tres mil. Yo quería hacerles ver que desde el punto de vista económico cuatro de tres mil era lo mismo que uno de 12 mil, que la inversión era la misma, pero que el gasto era mayor, porque eran cuatro salarios en vez de uno".

Agregó que "encima esos cuatro eran una mediocridad, algo que no genera ilusión ni atractivo, mientras que ese de 12 mil, el mejor jugador del mundo, va a producir un efecto multiplicador en los ingresos".

Y la diferencia es abismal.

Ingresos y egresos

A esta altura Florentino ya había dejado de ser Pérez. Su jactancia parecía algo natural: "Hemos invertido 100 millones de euros en mejorar las instalaciones del estadio. Vamos, que 100 millones es lo que Portugal gasta en un estadio nuevo para la Eurocopa."

"Antes había ingresos ordinarios recurrentes de 20 mil millones y gastos de cerca de 30 mil. Esta diferencia se cubría vendiendo jugadores y opciones de compra sobre las transmisiones futuras de partidos. Y así es que estamos hipotecados en nuestros derechos de televisión hasta más allá del 2010.

"Ahora, nuestros ingresos van a ser de 40 mil millones y los gastos de 35 mil. Lo mismo pasa con los ingresos de taquilla, que de 5 mil millones han pasado a 11 mil. Las sponsorizaciones han trepado más aun: la del pecho, por ejemplo, era de 400 millones, ahora es de 2.000 y estamos negociando otro aumento."

A esta altura Florentino ya había dejado de ser Pérez. Su jactancia parecía algo natural: "Hemos invertido 100 millones de euros en mejorar las instalaciones del estadio. Vamos, que 100 millones es lo que Portugal gasta en un estadio nuevo para la Eurocopa."

Desde el punto de vista empresarial, el proyecto es perfecto. Desde el deportivo, vaya uno a saber.

Por delante y por detrás

Muchos creen que el Real Madrid actual es un coche con el motor y el tren delantero de una Ferrari y el eje trasero de un rickshaw. Por delante es Florentino y por detrás Pérez.

Muchos creen que el Real Madrid actual es un coche con el motor y el tren delantero de una Ferrari y el eje trasero de un rickshaw. Por delante es Florentino y por detrás Pérez.

Esto se debe a que el presidente considera a los delanteros una inversión y a los defensores un gasto.

Como dice Segurola: "Para él, una estrella es un delantero o un centrocampista de ataque. De ahí no le baja nadie. Del resto que se ocupe el entrenador."

En La Vida es Juego ya hemos presentado a Florentino como un coleccionista de pianos de cola (29/3/03), "una bestia de pecho ancho y barriga profunda" (1/9/02), "el depredador más formidable, insaciable y cruel, un león albino en la selva del fútbol" (30/8/03).

El prestidigitador

Esta vez tendremos que pintarlo como un empresario audaz, con un proyecto que parecía loco en los papeles y dio resultado en la práctica.

Se dirá que lo suyo es un acto de prestidigitador, como cuando saneó las finanzas vendiendo la ciudad deportiva gracias a sus contactos políticos. Que en cualquier momento el fracaso deportivo alterará el equilibrio y las naranjas y las botellas terminarán en el suelo.

Apostamos lo que quieran a que cuando las botellas se estrellen don Florentino Pérez ya estará haciendo otra cosa. Los vidrios lastimarán al próximo presidente, pobre hombre.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen