Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 23 de noviembre de 2003 - 09:37 GMT
Dos pueblos, dos enfoques del deporte
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Anoten la fecha: 22 de noviembre de 2003, porque es la tercera más importante en la historia del deporte inglés.

Martin Johnson, capitán del equipo inglés, eleva la copa en Sydney
Los ingleses ganaron su primer campeonato mundial de Rugby.

El seleccionado inglés ganó ese día el campeonato mundial de rugby, al vencer 20 a 17 al equipo australiano, en Sydney.

La fecha más importante es el 30 de julio de 1966, cuando Inglaterra ganó en Wembley el mundial de fútbol, al vencer a Alemania 4 a 2.

De la segunda fecha más importante hablaremos más adelante. Antes, lo del sábado.

El partido fue digno de una final de mundial. Inglaterra fue superior, pero dejó escapar una ventaja de 14-5 y en los instantes finales del tiempo reglamentario Australia igualó el marcador, 14 a 14.

En tiempo suplementario, 26 segundos antes del silbato, con el marcador 17 a 17, Jonny Wilkinson embocó entre los palos el drop gol de la victoria.

La fuerza de Australia

Antes del partido, nosotros apostamos por Australia, por ser local, por ser campeón del mundo y por ser Australia.

Los australianos son muy buenos en los deportes que les gustan. Además de jugar bien, tienen una actitud mental ganadora, acaso la más fuerte del mundo.

Un australiano es un peleador nato, un ganador que jamás se da por vencido, mientras que la imagen convencional del deportista inglés es la de un diletante, un buen perdedor.

Estos ingleses no son diletantes. El profesionalismo ha transformado el rugby en este país, dándole una punta y un filo

Pero estos ingleses no son diletantes. El profesionalismo ha transformado el rugby en este país, dándole una punta y un filo inexistentes en la final del mundial de 1991, por ejemplo, cuando Australia derrotó a Inglaterra en Londres.

La quijada de cristal de los ingleses también se resquebrajó en el mundial de 1995, en Sudáfrica, y en 1999, cuando el mundial se jugó de nuevo en el hemisferio norte.

El partido de hoy en Sydney revela un nuevo equilibrio en el mundo del rugby, que en los últimos años se había inclinado marcadamente hacia el sur.

También sugiere una transformación en la imagen del deportista inglés.

Machismo y sinceridad

El machismo estridente de los australianos esconde o puede esconder una fractura íntima del alma, la misma que a los ingleses no les importa descubrir.

En los días previos al partido, los periodistas australianos e ingleses se batieron con mucha más ferocidad que los jugadores en el campo de batalla.

Lote Tuquiri, jugador de Australia
Los australianos tienen una actitud mental ganadora, acaso la más fuerte del mundo.

Los escribas australianos solían llevar las de ganar en estos combates, un poco porque su equipo ganaba y otro poco porque la metrópoli tenía complejo de culpa y admitía las acusaciones de arrogancia.

Esta vez ha sido diferente.

Los ingleses, confiados en la fortaleza de su equipo, denunciaron la hipocresía de los australianos, que se presentaban como defensores del buen juego y la generosidad deportiva.

También señalaron, en forma convincente, los peores excesos de la propaganda australiana, que se concentró en la figura del mejor jugador inglés, el apertura Jonny Wilkinson.

Wilkinson es un pateador sublime, el equivalente en el rugby de su compatriota Beckham en el fútbol. Si un equipo tiene a Wilkinson en sus filas, su juego debe reconocer este factor.

El mismo truco

Los australianos repitieron esta vez el truco del mundial de 1991, cuando forzaron a Inglaterra a un juego abierto y agresivo que le resultó fatal. Trataron de neutralizar mentalmente a Wilkinson, que había perdido la serenidad y la puntería en ocasiones anteriores durante este mundial.

Wilkinson no jugó un partido excepcional, pero de cualquier modo marcó 15 de los 20 puntos ingleses, tres de ellos cuando el árbitro se llevaba el silbato a los labios.

Esta fue una victoria aplastante de los periodistas ingleses sobre los australianos.

¿Y cual es la segunda fecha más memorable en la historia del deporte inglés?

Aquellos húngaros

Pues la del 25 de noviembre de 1953, cuando el seleccionado húngaro de fútbol venció al inglés 6 a 3 en el estadio de Wembley.

Dentro de dos días se cumple el cincuentenario del partido que para muchos es el más importante en la historia del fútbol internacional.

La reina Isabel II le entrega la copa mundial de fútbol al capitán del seleccionado inglés, Bobby Moore
El Mundial de Fútbol de 1966: otro hito en el deporte inglés.

Ningún equipo, ni siquiera Brasil 1970, se puede comparar con Hungría 1953. En 1970, Brasil impuso una superioridad que ya todos reconocían. Lo suyo fue formidable, pero no revolucionario.

Hungría llegó en 1953 a Wembley y tomó por asalto el bastión más formidable en la historia del fútbol.

Con tácticas novedosas y una técnica digna de Pelé y Maradona, los húngaros superaron a los maestros en forma tan magistral que desde entonces los ingleses sienten orgullo en vez de humillación cuando recuerdan aquel partido en Wembley.

Valga un dato estadístico: Hungría disparó 35 veces a portería, ¡35! Inglaterra sólo cinco veces.

Después, el 23 de mayo de 1954, en Budapest, Hungría ganó a Inglaterra 7 a 1.

A los ingleses ya no les duelen estas derrotas. El recuerdo le hace admirar más a aquellos húngaros.

Los australianos, de haber sido ellos los derrotados, ya habrían olvidado a Puskas, Kocsis y Hidegkuti.

Diferentes pueblos, diferentes enfoques.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen