Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 26 de octubre de 2003 - 11:30 GMT
Gargantúas del repudio moral
Raúl Fain Binda.
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Todavía hoy, varios días después de recibirla, estamos saboreando la noticia de que un número considerable de atletas de primera fila, no pocos campeones entre ellos, se han estado dopando con una droga indetectable.

Jeringa
El placer que nos da el deporte ahora proviene del talento del boticario.

Ocurre que tenemos el paladar acostumbrado y para apreciar el sabor ya no nos basta un dopado hoy y otro mañana: ahora necesitamos muchos casos juntos, todos los ciclistas del Tour de Francia, como hace unos años, o todos los atletas de Estados Unidos, o por lo menos todos los de California.

A esta altura nos hemos convertido en los Gargantúas del repudio moral: necesitamos un atracón para experimentar un leve estremecimiento de indignación.

Todos hemos festejado la detección de la droga supuestamente indetectable, que nos permitirá identificar, despreciar y condenar a los dopados que hasta ayer eran tratados como héroes.

Esto nos dejará la conciencia tranquila para dar vuelta la hoja y admirar en el futuro a una nueva generación de deportistas, que acaso utilizará una nueva droga indetectable.

Como en botica

El placer que nos da el deporte ya no proviene de la excelencia del deportista, sino del talento del boticario.

El mejor atleta del año ya no es el campeón mundial de velocidad o de resistencia, sino Don Catlin, el farmacéutico que dirige el laboratorio de la Universidad de California, donde se identificó el esteroide anabólico THG, o tetrahidrogestrinona.

Dwain Chambers, atleta británico
Dwain Chambers es uno de los cuatro deportistas que dio positivo.

La policía investiga ahora a un tal Victor Conte, presidente de BALCO, un laboratorio que produce suplementos nutritivos para deportistas, por sospechas de que abastecía de THG a sus clientes (una lista cuya lectura provoca espanto, aunque por supuesto no todos los atletas que figuran en ella se han dopado, o eso queremos creer).

Lo cierto es que por esta vez, al menos, Catlin con su probeta ha sido más rápido que su rival de la jeringa. Lástima que esto no tenga cabida en los libros de marcas deportivas.

Relatividad moral

Muchos deportistas tienen ante las drogas la misma actitud que los hipócritas ante el millón de dólares encontrados por la calle: si están seguros de no ser descubiertos, tragan la píldora y se guardan el fajo.

"Mira, esta droga es inventada, su estructura química no tiene nada que ver con las sustancias anabolizantes, de modo que es indetectable, estarás a salvo", les decían a los atletas, que sólo debían abrir la boca, levantar la lengua y recibir allí dos gotas de THG.

Dos gotas de THG hacen mucho menos bulto que un millón de dólares. Y son indetectables.

Eran, mejor dicho, porque los pícaros mentían en un punto muy importante: en realidad, la estructura química de estas sustancias "inventadas" es derivada de sustancias ya conocidas.

Experto en BBC Deportes

El doctor Jordi Segura, presidente de la comisión antidopaje del Comité Olímpico Internacional, dijo a nuestros compañeros José Miguel Pinochet y Luis Fernando Restrepo, de BBC Deportes, que "la THG es una variante de la gestrinona, un medicamento utilizado en casos de endometriosis, el crecimiento anormal de mucosa uterina."

En realidad no veíamos la THG porque no sabíamos que estaba allí, pero ahora tenemos una referencia química, que nos permite enfocarla
Jordi Segura, presidente de la comisión antidopaje del COI

Agregó que el calificativo de "indetectable" es erróneo y equívoco, porque se basa en un malentendido: "En realidad no veíamos la THG porque no sabíamos que estaba allí, pero ahora tenemos una referencia química, que nos permite enfocarla".

Jordi Segura también dijo a BBC Deportes que "seguramente no faltarán deportistas que ya estén utilizando algún otro anabolizante diseñado en laboratorio, como ha sido el caso de la THG".

Lo alarmante, para el científico español, es que la THG sólo fue identificada por Catlin gracias a que un entrenador (cuyo nombre no ha sido revelado) hizo llegar a las autoridades una jeringa conteniendo la droga.

"Pero el caso de la THG no es tan excepcional. De hecho cada cinco o seis meses nos llegan compuestos químicos nuevos que alguien se ha encargado de sintetizar", dijo en otra entrevista, al diario español El País.

Cuatro casos

Hasta ahora sólo se ha informado de la identidad de cuatro atletas que dieron positivo por THG: los estadounidenses Kevin Toth, Regina Jacobs y John McEwen, y el británico Dwain Chambers.

Don Catlin, farmacéutico
Don Catlin, identificó en el laboratorio de la Universidad de California el esteroide anabólico THG.

Ahora se analizarán en forma retroactiva las muestras recogidas durante el campeonato mundial de atletismo de París, y las organizaciones de varios torneos, entre ellos el Campeonato Mundial de Rugby, han anunciado que incorporarán el análisis.

Mucha gente bien intencionada se frota las manos, porque la conservación de las muestras, congeladas, permitiría identificar a los tramposos varios años después, cuando se conozca la estructura química de las sustancias dopantes que estén utilizando ahora.

Esto parece un exceso de optimismo.

Denis Oswald, presidente del comité coordinador de los juegos olímpicos en el COI, dijo ayer viernes que "la conservación de muestras requiere condiciones muy estrictas, porque de lo contrario los abogados de los atletas aprovecharán cualquier cambio en las condiciones para invalidar los resultados."

"Y olviden eso de mantener las muestras durante varios años, porque después de transcurrido cierto tiempo dejan de ser válidas", concluyó.

Otro punto flaco

Los abogados ya han identificado otro punto flaco de la campaña antidopaje: afirman (con malicia, una sustancia que suele ser indetectable en los tribunales) que las drogas "de diseño", como la THG y similares, no son ni siquiera "semejantes" a drogas anabolizantes conocidas, incluidas en la lista de sustancias prohibidas.

Arnold Schwarzenegger
Arnold Schwarzenegger también utilizó dosis respetables de anabolizantes para criar músculo.

Las autoridades se aferran a la frase "y sustancias semejantes" para equiparar estas drogas, pero la capacidad de objeción de los abogados es legendaria, y después de todo sus clientes son famosos.

La fama, ya sabemos, maquilla y abrillanta los defectos morales.

Lo sabe muy bien un físico culturista que utilizó dosis respetables de anabolizantes para criar músculo, y cuyo hostigamiento sexual de las mujeres bordearía la criminalidad en circunstancias normales.

Hablamos, claro, del nuevo gobernador de California.

¿O ya han olvidado que Arnold Schwarzenegger también fue deportista?


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



EN OTROS SITIOS BBC

EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen