Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 4 de octubre de 2003 - 18:54 GMT
Rugby, fútbol, sexo
Raúl Fain Binda.
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Primero, el rugby.

El próximo viernes, 10 de octubre, Australia y Argentina inaugurarán en Sydney el Campeonato Mundial de Rugby.

Al día siguiente, Nueva Zelanda dispondrá de Italia, Francia atenderá a Fiji y Sudáfrica dará cuenta de Uruguay. El domingo se presentará el otro favorito, Inglaterra, con Georgia como merienda.

Entrenamiento de rugby.
El Campeonato Mundial de Rugby comienza el 10 de octubre.

Sea como fuere, los ingleses harán historia en este mundial. En el plano deportivo, tienen grandes posibilidades de ganar el torneo. En el plano del sentido común, introducen un elemento revolucionario: por primera vez en la historia del deporte, una delegación invita a las esposas y novias a compartir en todo momento las habitaciones de los jugadores.

Ahora, el fútbol.

Scotland Yard está interrogando a centenares de testigos para determinar los alcances de un episodio registrado el fin de semana pasado en un hotel de lujo de Londres.

Escándalo histórico

Según la denuncia de una joven de 17 años, un grupo de siete futbolistas de uno o dos equipos de la Premier League irrumpieron en la habitación donde ella hacía el amor con un octavo jugador, la violaron repetidamente y la sometieron a otros vejámenes sexuales.

Si esto resulta cierto, el escándalo se convertirá en el más grave de la historia del deporte.

Por razones legales no podemos dar más detalles de este episodio, ni los nombres de los jugadores acusados, ni siquiera del club involucrado.

Existen diversas versiones del episodio, con numerosos protagonistas, muchos de los cuales seguramente son inocentes, ya que en el peor de los casos sólo ocho serían culpables.

Y existe la posibilidad, cómo no, de que se trate de una denuncia falsa.

Sea como fuere, la policía interroga a centenares (sí, centenares) de empleados y pasajeros del hotel en cuestión, y los periodistas ocupan virtualmente una ciudad del interior del país, cuya población está consternada, como ante una desgracia.

Los diarios publican reportajes surrealistas, desde una ciudad y sobre un club y unos personajes que todos conocen o creen conocer, pero que no pueden identificar.

De hacerlo, les caería encima una nube de juicios por difamación. Y aunque no prosperen las causas iniciadas por los futbolistas culpables, seguramente lo harán las de sus compañeros inocentes, que se sentirán agraviados por asociación.

Sexo y soledad

Estamos ante dos formas diferentes de encarar el problema del sexo y la soledad lejos de casa.

Milene Domingues, esposa del futbolista brasilero Ronaldo.
Las esposas de futbolistas no siempre pueden acompañarlos en las giras.

En el caso del fútbol (este caso, por lo menos), el entrenador habría dicho luego del partido: "Muy bien, los felicito, hicieron un buen trabajo. Ahora es tarde para volver a casa. Pasen la noche en Londres pero no se vayan a acostar muy tarde".

Los trató como adultos y algunos de ellos se comportaron como delincuentes juveniles.

En el caso del rugby, el entrenador, Clive Woodward, habría dicho a sus muchachos: "Todos nos dan como favoritos, somos gente grande y responsable, de modo que en vez de angustiarnos con la idea del sexo en Perth, llevemos a nuestra mujeres."

Woodward se ha sacado la careta.

Los viajes del rugby suelen ser muy diferentes de los viajes del fútbol.

Cuando deben viajar, los futbolistas modernos van de la casa al aeropuerto, del aeropuerto al hotel, del hotel a la cancha, de la cancha al hotel, del hotel al aeropuerto y de vuelta a casa.

Esto en teoría, porque muchos se las arreglan para escapar de sus habitaciones y visitar lugares nocturnos.

Y aunque se queden en el hotel, allí hay bares, frecuentados por chicas complacientes.

Los viajes del rugby

Los viajes del rugby suelen ser giras: una, dos o tres semanas en Sudáfrica, Argentina o Nueva Zelanda.

A esta altura de la vida nadie espera castidad durante tanto tiempo, de modo que los técnicos y dirigentes cerraban los ojos ante las aventuras amorosas de los jugadores en tierras extrañas.

La reacción de las mujeres forzó una modernización: las esposas y novias pudieron acompañar a la delegación, pero debían alojarse en otro hotel, y las visitas (si esta es la palabra) eran supervisadas (si esta es la palabra) para evitar excesos (si esta es la palabra).

Las mujeres pusieron el grito en el cielo, porque detectaron una grosera manipulación burocrática: los jugadores eran multados si sus esposas se excedían en las visitas, pero no pasaba nada cuando los jugadores recibían a prostitutas o amigas ocasionales.

En otras palabras: el sexo con la esposa era negativo para el rendimiento deportivo, pero el sexo con una chica cualquiera era positivo o al menos tolerable.

Equilibrio moderno

De modo que aquí estamos, en 2003 y en Perth, una de las ciudades más remotas del mundo, remota incluso para los australianos.

Partido de futbol.
Las esposas de los deportistas exigen una modernización.

Los ingleses se alojarán con sus mujeres, las amarán con una frecuencia y ardor razonables (cabe esperar) y podrán volcar toda la energía que les quede en la gloriosa empresa de dar a su país el primer título del mundo.

Muchos se asombraron, en su día, cuando los holandeses aceptaron que las mujeres viajasen con la selección de fútbol, aunque debieran alojarse por separado.

Ahora el rugby inglés derriba la última barrera.

Como todos los innovadores, Woodward es un genio o un imprudente, tal vez ambas cosas a la vez.

Cree que la presencia de las esposas y las novias en la misma habitación, lejos de agotar a los jugadores, les dará tranquilidad y además un aliciente adicional para rendir en la cancha.

Ya verán ustedes: si Inglaterra no gana el mundial de rugby, muchos culparán a las mujeres.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



EN OTROS SITIOS BBC

EN ESTA SECCIÓN

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen