Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 18 de noviembre de 2006 - 16:15 GMT
Filosofía
Miguel Molina
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Mi maestro de Filosofía se llamaba Librado Basilio.

"El pensador", de Rodin
El eterno oficio de pensar...
Era un hombre mesurado, de hablar sosiego, que logró despertar varios entusiasmos de bachillerato por las premisas y los predicados.

Uno aprendía la mnemotecnia que a su vez mostraba las veredas del raciocinio con palabras como barbara, darii, celarent, feria.

Uno leía a Herman Hesse y descubría las fascinaciones de la individualidad y pensaba que había algo noble en seguir las inclinaciones propias y algo heroico en despreciar las convenciones.

Y uno buscaba sin encontrar muchas respuestas en los clásicos, textos cuyas sombras sólo ocultaban abismos entre lo que uno piensa cuando va en el tren y lo que piensa uno que se sienta y sigue el hilo de la razón hasta lo más delgado.

Todo era filosofía si uno lograba encontrar un sentido a las cosas, a las palabras, a los actos, porque toda reflexión es búsqueda y el clásico, otro clásico, dice que quien busca encuentra aunque no sea siempre la verdad.

Lo que une y a la vez separa

Era viernes en Marruecos y en otras partes cuando los filósofos se sentaron a conversar lo mismo sobre el francés Emmanuel Levinas que sobre el encuentro de Asia y el mundo árabe con el Occidente laico.

La razón de Levinas lo llevó a concluír que uno es infinitamente responsable por el prójimo, y su pensamiento explora los fenómenos de la fraternidad entre los pueblos y del respeto a los demás.

Rabat,  Marruecos
Pensamiento sin murallas. En Rabat los pensadores piensan.
No por azar en otra parte de Rabat se hablaba sobre las cosas que separan a los pueblos del Islam de otras naciones, y sobre las cosas que las unen, que no son pocas.

Hay otros temas y otras intenciones en estas jornadas que promueve la UNESCO en estos días, porque se trata de encuentros que alientan a pensar más allá de lo personal o de lo colectivo.

Pensar nunca ha hecho daño

Y mientras hay países en que se desalienta el estudio de la filosofía y otras artes, hay gobiernos que en Bélgica, en Noruega, en Australia y en Brasil piensan promover la enseñanza del pensamiento crítico en la escuela primaria.

Pero en Marruecos se discute para qué sirve la filosofía en el mundo moderno, qué tiene que ver la diversidad cultural con la comunicación, la condición de la mujer moderna, lo que puede hacer la filosofía en el mundo mediterráneo, y qué futuro tiene el oficio de pensar.

Uno, que trata de pensar en las cosas que todos piensan, no se da cuenta cabal de lo que les pasa a todos aunque no le suceda a uno, o viceversa.

Pero lo único que nos queda a unos y a otros es esperar a ver qué pasó en el encuentro y a qué conclusiones llegó el numeroso grupo de pensadores, y esperar que nadie haya cambiado las cosas que nos permiten sentirnos bien, aunque sea en sentido abstracto.

Y nos queda también el gusto de saber que todavía hay quienes se preocupan por cavilar en la condición dura y frágil del ser humano, que a veces parece ser sólo un silogismo del siglo de antes o del de ahora.

Visite el nuevo blog de Miguel Molina




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen