Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 19 de abril de 2006 - 22:01 GMT
El voto y los adjetivos
<M
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Peruana votando en las elecciones generales
"El voto en contra es tan efectivo como el voto a favor".

A finales de 1989, los representantes de la Unión Nacional Opositora en Los Ángeles se me quedaban viendo con desconfianza y me aseguraban que las cosas cambiarían en Nicaragua cuando Violeta Chamorro llegara a la presidencia.

Y Violeta Chamorro llegó a la presidencia.

Pese a la desilusión de perder en las urnas lo que habían ganado con las armas, los sandinistas casi lograron evitar la tentación de seguir en el poder, pero tuvieron que admitir que no eran populares y dejaron un país dividido por la política, herido por la guerra y empobrecido por el bloqueo.

Lo que me preocupa es que hay una tendencia a la adjetivación política de la que no se escapa la BBC
Pero poco cambió con Violeta Chamorro en la presidencia. Las relaciones con Estados Unidos no mejoraron al ritmo que se esperaba, entre otras cosas porque había elecciones legislativas en 1990.

Muchos candidatos prefirieron esperar a que se aclarara el escándalo Irán-contras, aunque muchos usaron la oportunidad para exhibir al gobierno de Ronald Reagan, convicto por la Corte Internacional de Justicia de violar el derecho internacional cuando minó las bahías nicaragüenses.

Ex presidente de Nicaragua, Daniel Ortega
Ortega por por enésima vez.
Pasan quince años y la historia se repite, aunque de otro modo.

Daniel Ortega, el líder del movimiento sandinista que echó del poder y del país y de la historia a los Somoza, es candidato a la presidencia por enésima vez.

Washington, que hace veinte años le vendió armas a Irán para financiar a los contras, promueve ahora una campaña anti iraní que va dejando de ser diplomática.

Y el embajador de Estados Unidos en Managua, Paul Trivelli, se reunió con líderes de los principales partidos nicaragüenses de derecha para buscar la posibilidad de formar una alianza que se oponga al dirigente sandinista.

Votar a derecha e izquierda

Lo que me preocupa es que hay una tendencia a la adjetivación política de la que no se escapa la BBC. Los medios, los analistas, los expertos, los que saben, los que dicen que saben, hablan de que América Latina está virando a la izquierda.

Tal vez la gente vota por la izquierda porque ya se cansó de elegir a una derecha corrupta, inútil y avorazada, y votará por la derecha cuando la izquierda se convierta en corrupta, inútil y avorazada.

Dicen que ahí están los ejemplos recientes de Chávez y Lula y Tabaré, y de Evo Morales y Michelle Bachelet y Néstor Kirchner, y el de Lucio Gutiérrez y quizá de Andrés Manuel López Obrador y de Ollanta Humala, y otros ejemplos que todavía no sabemos.

Pero quién sabe. Los presidentes y los candidatos fuertes de la izquierda que parecen preocupar dentro y fuera de sus países no son iguales ni en la forma ni en el fondo porque hay muchas izquierdas.

Presidentes latinoamericanos
"Hay muchas izquierdas".
Tal vez no se necesitan adjetivos. Tal vez la gente vota por la izquierda porque ya se cansó de elegir a una derecha corrupta, inútil y avorazada, y votará por la derecha cuando la izquierda se convierta en corrupta, inútil y avorazada.

En todo caso, uno podría pensar que la mayor parte de la gente elige a gobiernos que ofrecen esperanzas ambiciosas y propuestas osadas no por lo que ofrecen sino porque se trata de otra cosa, y porque lo que ha habido hasta la fecha no funciona.

El escepticismo hace pensar que la gente milita con el corazón y vota con el bolsillo y que la ideología ha desaparecido de la política o es cosa de intelectuales y la economía de los economistas.

El escepticismo hace pensar que la gente milita con el corazón y vota con el bolsillo y que la ideología ha desaparecido de la política

Dice el escéptico que basta el interés, basta el descontento, bastan la querella vieja o el agravio reciente, para que la gente vaya y vote contra lo que sea con tal de que las cosas cambien. El voto en contra es tan efectivo como el voto a favor.

Y el escéptico advierte que habría que ver quiénes pierden el poder, qué representan sus grupos, qué hicieron o dejaron de hacer sus gobiernos, para entender qué rechaza un país en vez de suponer que elige una opción política.

Antes de irse, el escéptico se detiene y parafrasea al pensador español José Antonio Marina: nuestras cabezas se mundializan, pero nuestros votos se localizan.

Visite el nuevo blog de Miguel Molina




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen