Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 9 de marzo de 2006 - 23:02 GMT
Sobre el aborto
M
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Una manifestante en contra del aborto
En el peor de los casos, la única clínica que practicaba abortos ocho días al mes en el estado tendrá que cerrar
Un jueves de febrero nos enteramos de que el gobernador de Dakota del Sur, Michael Rounds, firmó una ley que prohíbe el aborto en su estado, y que los grupos que la promovieron esperan una batalla legal sin precedentes desde 1973.

En enero de ese año, la Corte Suprema de Estados Unidos explicó que comprendía "la naturaleza sensible y emocional de la controversia sobre el aborto, de los puntos de vista fuertemente opuestos aún entre médicos, y las profundas y al parecer absolutas que el tema inspira".

Siete de los nueve magistrados advirtieron que la filosofía y la experiencia personales, la familiaridad con los extremos más crudos de la existencia humana o el desconocimiento de ellos, la formación religiosa, las actitudes propias hacia la vida y la familia, y los estándares morales que uno establece y procura observar influyen en las opiniones sobre el tema.

Acto seguido, la Corte Suprema, cuyo trabajo estriba en establecer la legalidad según la constitución, determinó que los estados tienen la obligación constitucional de ofrecer atención médica a quien haya decidido abortar.

Y los magistrados dictaminaron que la Corte no necesitaba responder la difícil pregunta de cuándo comienza la vida, y no estaba en posición de especular sobre la respuesta porque en ese momento del conocimiento humano ni los médicos ni los filósofos ni los teólogos habían podido llegar a un consenso.

Avances considerables

Desde entonces ha habido varios intentos de cambiar la postura del tribunal, como la Enmienda Hyde que aprobó el Congreso en 1976 y prohibía usar fondos federales para financiar clínicas donde se practicaran abortos, o como la oposición vigorosa de magistrados de la Corte Suprema en foros legales y civiles.

Protestas a favor y en contra del aborto
Se espera una batalla legal sin precedentes sobre el tema.
En 2004, National Public Radio, la radio pública de Estados Unidos, llegó a la conclusión de que, con un presidente republicano y con un Congreso controlado por el partido Republicano, lo más probable era que quienes se oponen al aborto lograran avances considerables en los próximos dos años.

El año pasado, por ejemplo, Norma McCorvey, la Jane Roe original, se convirtió al cristianismo y se unió a la lucha por declarar ilegal el aborto mediante el recurso de pedir que se reabriera el caso en vista del daño emocional y físico que sufren algunas mujeres durante la operación.

La Corte rechazó la solicitud de McCorvey porque había pasado ya mucho tiempo, más de lo razonable, pero su decisión no desalentó a los grupos religiosos y conservadores, como muestra el caso de Dakota del Sur.

Los magistrados hicieron notar que las leyes restrictivas del aborto en la mayoría de los estados eran relativamente recientes y no antiguas ni consuetudinarias, porque se derivaban de cambios en la segunda mitad del siglo XIX.

Y después vinieron Mississippi y Missouri

Las restricciones en Estados Unidos tendrían consecuencias en América Latina y en otras partes del mundo donde hay programas financiados por Washington y sus instituciones y presionados por enmiendas del Congreso.

El gobernador Rounds anuncia que Dakota del Sur se compromete a ayudar a más mujeres embarazadas a que conserven sus bebés, porque el estado tiene opciones de atención médica, asistencia económica antes y después del parto, servicios de adopción y personas que quieren ayudar.

Manifestantes a favor y en contra del aborto
Restricciones en EE.UU. tendrían consecuencias en América Latina.
Pero el estado, aunque sea Dakota del Sur, tiene límites. Nadie sabe hasta dónde puede llegar la intención paternal de su ley, aunque habrá quien note pronto sus limitaciones económicas y sus contradicciones políticas. Nadie dijo que el capitalismo era fácil.

En el peor de los casos, la única clínica que practicaba abortos ocho días al mes en el estado tendrá que cerrar.

Tal vez pase lo mismo con la de Mississippi, donde el Comité de Salud Pública de la Cámara Baja aprobó a finales de febrero una ley parecida a la de Dakota del Sur sin que nos diéramos cuenta, y Missouri le siguió.

Y mientras eso pasa habrá quienes quieran que los dejen tomar en paz sus decisiones, y habrá quienes quieran que otros decidan lo que ellos piensan, y habrá quienes quieran nadie se meta en la vida de los demás, y habrá quien diga basta porque uno puede hacer de su vida un papalote.

Visite el nuevo blog de Miguel Molina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen