Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 12 de mayo de 2006 - 21:51 GMT
Cartas sobre Bolivia
Miguel
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

La semana que pasó me fue sorprendiendo poco a poco con un par de cientos de cartas de lectores que expresaban sus opiniones sobre el derecho de Bolivia a reclamar para sí sus recursos naturales.

Reservorios de gas en Cochabamba.
Hubo algunos que me llamaban la atención gramatical porque dije que un gobierno elegido democráticamente tiene derecho a hacer lo que se le pegue la gana
Hubo algunos que me llamaban la atención gramatical porque dije que un gobierno elegido democráticamente tiene derecho a hacer lo que se le pegue la gana.

Un lector señalaba que la expresión correcta es hacer lo que se le dé la gana, por un momento consideré la posibilidad de corregir lo que había escrito, pero si uno lo piensa bien ambas formas de decir significan lo mismo, porque además no importa la forma sino el fondo.

Otros lectores me hicieron notar que el gobierno de Adolfo Hitler tenía la legitimidad que da la mayoría de votos, y recordaba que el Führer causó destrucción y muerte en Europa y más allá de Europa.

Pero Hitler habría hecho lo que hizo con votos o sin ellos, porque sus actos se basaron en la fuerza de las armas y no en promesas de campaña ni compromisos asumidos como candidato, ni en el mandato popular de quienes, ay, votaron por él.

Y además, Evo Morales no es Hitler.

Las multinacionales no pierden

Presidente Evo Morales entre dos autoridades aymaras en Copacabana, Bolivia.
Otros apuntan que Bolivia no tiene capacidad técnica ni humana para explotar sus magníficas reservas de gas, como si esa fuera razón suficiente para justificar que otros se beneficien mientras los verdaderos dueños carecen de casi todo
Sin embargo, lo que me parece interesante es que haya habido quienes cuestionan el derecho de Bolivia a nacionalizar su industria energética.

Unos señalan que se violaron acuerdos internacionales y contratos, pero olvidan que los contratos fueron negociados y firmados por gobiernos que terminaron en medio de violentas manifestaciones de repudio y descontento, o en el mejor de los casos pasarán al olvido con razón o sin ella.

Nadie parece caer en la cuenta de que las empresas que explotaban el gas boliviano disfrutaban de ganancias generosas y condiciones de privilegio por el simple hecho de que no hay empresas multinacionales que pierdan dinero.

Otros apuntan que Bolivia no tiene capacidad técnica ni humana para explotar sus magníficas reservas de gas, como si esa fuera razón suficiente para justificar que otros se beneficien mientras los verdaderos dueños carecen de casi todo.

Y unos cuantos, en fin, advierten que Evo Morales se ha acercado a Fidel Castro y a Hugo Chávez, y que esa cercanía lo convierte de manera automática en un villano enemigo de Washington, algo que pocos dirían de Luiz Inacio Lula da Silva o de Néstor Kirchner.

Lo que estos lectores dicen es que Castro y Chávez encabezan un movimiento que trata de volver comunista a nuestra América, aunque no explican cómo hacen los presidentes de Cuba y de Venezuela para que los latinoamericanos voten por los candidatos de la izquierda.

En todo caso, el volumen de la correspondencia que provocó mi comentario es un buen indicador del interés que despierta la acción de Bolivia.

Ni censura ni línea política

Cilindros de gas doméstico en La Paz.
En la BBC no hay censura ni línea política. Lo que todos tratamos de hacer es un periodismo que busque expresar y explorar la realidad sin calificativos
Media docena de esas cartas expresaba el deseo de que conservara mi trabajo pese a las cosas que dije, y que algunos encontraron valientes, o ciertas, o arriesgadas, o extremas.

Para esos lectores, el hecho de escribir desde la BBC una columna diciendo que no habría que sorprenderse ante la nacionalización boliviana resultaba inusitado, y más inusitado todavía era que no hubiera sufrido censura.

Pero en la BBC no hay censura ni línea política. Lo que todos tratamos de hacer es un periodismo que busque expresar y explorar la realidad sin calificativos, de la manera más clara y precisa, con respeto para todas las partes de una historia.

Esos son los límites de nuestro trabajo.

Visite el nuevo blog de Miguel Molina




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen