Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 2 de febrero de 2006 - 16:17 GMT
Meditaciones sobre Medio Oriente
M
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Ehud Olmert, primer ministro encargado de Israel. En el fondo, Ariel Sharon.
La enfermedad de Sharon ha ocasionado un giro inesperado en la política del Medio Oriente.
Las cosas han tomado un giro inesperado. Sobre todo, Ariel Sharon sigue en estado de coma y Yaser Arafat murió hace más de un año.

Pese a que Mahmoud Abbas es el presidente nominal de la Autoridad Palestina, son los dirigentes de Hamas Ismail Haniya y Mahmud Zahhar quienes tienen que encontrar maneras de contacto y de encuentro con el gobierno de Ehud Olmert.

Hamas ganó las elecciones hace una semana y el Partido Kadima de Sharon y de Olmert irá a las urnas por primera vez dentro de un par de meses, pero los dos son producto de un conflicto común y me atrevería a pensar que experimentan la misma incertidumbre.

Uno no amanece un día y se sienta a hablar de paz con el enemigo, aunque el enemigo es el único con quien se puede hacer la paz, como explicó Yitzhak Rabin su relación con Arafat. Después de todo la política es el arte de hacer posible lo necesario cuando se pueda, aunque por ahora parece que nadie tiene mucha prisa.

Derecho a la libertad

No es mi intención juzgar a Hamas ni a los gobiernos israelíes. Uno no escribe para juzgar, sino para reflexionar sobre el momento político en que están, y porque la paz es algo que pasa en el futuro, y llega y se va sin que uno se dé cuenta.

M
En lo que habría que pensar es en la gente que votó por Hamas, sentarse un minuto a meditar en las razones de los palestinos que no han disparado una bala, ni preparado una bomba, ni odian, para elegir como gobierno a una organización que medio mundo califica de terrorista
Hay que ver cómo se resuelve la contradicción que muchos encuentran en el hecho de que Occidente ha ido a la guerra para que la democracia florezca en Medio Oriente, y que Occidente se inconforme con el resultado de las elecciones palestinas.

Lo que no tiene remedio es que haya quien piense que los palestinos eligieron a Hamas porque quieren más violencia. Pero la gente no vota por la bala que va a matar a unos y a otros, sino por la esperanza de que las cosas puedan cambiar o por la frustración que hayan sido iguales durante tanto tiempo.

De todos modos se dijeron cosas. Hubo y hay discursos que parecen decir con otras palabras que la democracia consiste en que ganen mis candidatos y no los que quiere la mayoría. Hubo declaraciones condenatorias, advertencias perentorias, palabras ásperas.

A mí me sorprendió un párrafo del mensaje del presidente George Bush a Estados Unidos y al mundo. No acierto a entender qué quiso decir cuando dijo que las democracias en Medio Oriente no se parecerán a la nuestra porque reflejarán las tradiciones de sus propios ciudadanos.

Mi amigo W sostiene que se trata de un reconocimiento cifrado de la legitimidad de gobiernos como el de Hamas, aunque lo dudo porque el presidente Bush agregó que la libertad es el futuro de cada nación de Medio Oriente, porque la libertad es el derecho y la esperanza de la humanidad.

O tal vez por eso.

Trate de explicar

Ismail Haniya, líder de Hamas.
Haniya tiene que encontrar la manera de establecer contacto con Olmert.
En lo que habría que pensar es en la gente que votó por Hamas, sentarse un minuto a meditar en las razones de los palestinos que no han disparado una bala, ni preparado una bomba, ni odian, para elegir como gobierno a una organización que medio mundo califica de terrorista.

Cabe la posibilidad de que los palestinos se hayan equivocado porque lo pueblos se equivocan, como se ha podido ver desde tiempos inmemoriales. Pero hay que esperar a ver si es cierto. Uno no sabe nunca nada.

Habría que pensar también en lo que sintieron los palestinos cuando supieron que Hamas había ganado las elecciones, y en lo que sienten ahora cuando se acuerdan.

Y póngase en el lugar de un palestino cualquiera, que tiene familia como usted y tiene miedo como usted lo tendría y tiene que ir a trabajar como usted.

Imagine que alguien, amigo o enemigo, o un extranjero a quien usted no conoce, le reclama que haya ganado las elecciones el partido por el que usted votó. Y trate de explicarle.

Visite el nuevo blog de Miguel Molina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen