Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 17 de noviembre de 2004 - 22:30 GMT
Divagación quinquenal

Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Estos ejercicios cumplen cinco años en BBC Mundo. Se siente bonito, porque casi sin falta, cada semana desde el noviembre cálido de Miami en que escribí sobre los mitos de Londres hasta el noviembre gélido de Londres en que escribí sobre los mitos de Medio Oriente, lectores propios y ajenos y aun colegas han compartido conmigo, con mis palabras, con nosotros este espacio.

Elián Gonzalez
Desde Elián González hasta los virus cibernéticos han sido temas tocados en la columna.

Hablamos sobre Miami, su gente, sus soles, sus sonidos, sus estrellas. Hablamos sobre las piedras de Glastonbury, que eran viejas antes del naufragio que lanzó a la fama mundial a Elián González, y hablamos sobre un fin del mundo que no llegó, y hablamos sobre el dios y el diablo del teniente coronel Hugo Chávez.

Opinamos sobre la nostalgia, sobre el siglo XXI, sobre lo mucho que no sabemos de Ecuador, sobre la soledad y el silencio, y otra vez sobre Elián González antes de que la historia le cambiara el destino y lo absorbiera.

Nos ocupamos de los peluqueros, de los sombreros, de la paz en Colombia, de las razones para no fumar, de virus cibernéticos o de otros, de gente que nunca tuvo ningún perro.

Recorrimos jardines edénicos como el Eden Project en Cornualles, o cercanos y entrañables como el de la casa a fuerza de palabras, fuimos a islas como Creta, viajamos en el autobús 68 el día en que alguien llamado Gordon debía darse por muerto, y nos acosaron los teléfonos celulares en el tren, en la góndola, en el baño. Agosto nos sorprendió preguntando qué veía y qué pensaba Alberto Fujimori.

Vinieron y pasaron unas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Fue otro año. Los idus de marzo se abatieron sobre Paraguay mientras Inglaterra sufría una garúa sin reses; en mayo floreció una planta que huele a carne podrida y albañal; en agosto clonamos una columna. La historia cambió en septiembre.

Hubo guerra en Afganistán. En diciembre de ese año se murió Juan José Arreola y Argentina se vino abajo. Seis meses después siguió Uruguay. Paco Peña vino a Londres.

Hay gente que escribe cosas muy insultantes y hay quienes se complacen con la broma

Un sábado de agosto me casé con E-mary. En octubre descubrimos que el hambre mata a once niños por minuto. Después hubo guerra en Irak y hubo diferendo en Venezuela.

Hubo veces en que por capricho o por pereza, que en el fondo son la misma cosa, hice columnas (sobre todo de viajes, de jardines, de comida) usando solamente palabras que no necesitaran acentos, porque es verdad que a veces uno escribe para ser feliz y para hacer felices a los amigos. De vez en cuando, ya que el espacio no permite hacerlo siempre, publicaba cartas de algunos lectores.

Los lectores, y más los que escriben cartas, son puntos importantes de referencia y sirven para saber por dónde anda uno. Hay gente que escribe cosas muy insultantes y hay quienes se complacen en la broma, como la española que me envió un correo electrónico con la palabra caca repetida mil veces.

Hay quienes, por suerte, explican en qué se equivocó uno o reclaman porque uno sonó parcial

Hay quienes envían textos religiosos o sociológicos para explicar lo que pasa en el mundo. Hay quienes mandan un correo electrónico en el que no hay palabras. Hay quienes coinciden con uno. Discutimos, porque todos -ellos que son ustedes y yo- somos fervientes.

He recibido invitaciones para volar en globo sobre la Sierra Morena y para encuentros furtivos en La Cibeles, que no es poca cosa. Me han retado a vivir en Israel, en México -que es mi país-, en Venezuela, en Bolivia, en Cuba, en Argentina, para que vea lo que se siente.

Muchos exigen simplemente que diga la verdad, aunque sabemos que nada es verdad ni es mentira, porque el periodismo no es una ciencia exacta y porque lo más que puede hacer uno es hablar sobre los hechos y dejar que los hechos cuenten lo que pasó. Pero divago.

Lo que buscaba decir, pero no encontraba cómo, es que estos ejercicios no quieren ser profundos ni importantes, sino que sólo esperan la visita de algún lector despistado que quiera encontrar, si bien le va, las preguntas que uno tiene para las respuestas de otros. Y lo celebro.


Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.
Es posible que sus comentarios sean publicados en la BBC.




VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen