Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 26 de mayo de 2004 - 23:18 GMT
Cosas que también son tristes
Miguel Molina
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Se llama Ali y no es feliz. No puede andar en la calle como otros muchachos de su edad y tiene que conformarse con jugar fútbol de vez en cuando y, si hay energía eléctrica, estudiar física en las largas noches de sus dieciséis años. Ha visto morir a varias personas y piensa que la vida no vale nada. Tal vez tenga razón. Ali vive en Bagdad.

Niña en Bagdad
Como Ali, miles de niños, decenas de miles de niños, centenares de miles de niños, millones de niños de Bagdad y del mundo han conocido una felicidad apenas elemental rodeada de miedo y muerte.

Como Ali, miles de niños, decenas de miles de niños, centenares de miles de niños, millones de niños de Bagdad y del mundo han conocido una felicidad apenas elemental rodeada de miedo y muerte. La vida se les ha vuelto cosa de un día para otro a una edad en que se descubren el amor, los sueños posibles e imposibles, la posibilidad del futuro.

Pobre Ali. Pero también pobres los niños que dejó y deja sin la posibilidad del futuro la violencia de cualquier color en América Latina, política o económica o de la que sea. Son la generación sacrificada en Afganistán por el fundamentalismo religioso y en Argentina por los fundamentalismos financieros.

Han crecido marcados por la miseria y la tristeza que provoca la miseria en países cuyos gobiernos presumen de su producto interno bruto. Han vivido cien vidas agobiados por preguntas para las que ya nadie tiene respuestas. Y así en nuestra América como en el resto de la Tierra.

A ver quién le explica a una niña que vive en Flor Amarillo o en Cravo Norte, caseríos del municipio de Tame, departamento del Arauca, en una esquina oculta de Colombia, por qué un día llegaron cien hombres armados, por qué secuestraron a once campesinos que más tarde aparecieron muertos, y por qué sus cuerpos tenían señales de tortura.

Niño en Argentina
Pero también pobres los niños que dejó y deja sin la posibilidad del futuro la violencia de cualquier color en América Latina, política o económica o de la que sea. Son la generación sacrificada en Afganistán por el fundamentalismo religioso y en Argentina por los fundamentalismos financieros.

A ver cómo le dicen a un niño israelí que suba sin miedo al autobús, a la niña palestina que duerma sin temor en su casa, al niño sudanés que no se preocupe, al niño venezolano que no pasa nada, al niño cubano que el mundo es así, a la niña mexicana de Ciudad Juárez que ya puede andar tranquila, al niño estadounidense que no es verdad que quienes no son como él o no piensan como él son malos.

Bienaventurados los niños que son felices, porque todos los niños merecen serlo. Ahora vamos a preocuparnos por los que no son felices. Mientras siga habiendo niños como Ali en Bagdad o en Los Ángeles quién tendrá ganas de celebrar qué cosa, aunque habrá quienes expliquen que la alegría sea diferente de la felicidad en que la alegría es un júbilo irregular revestido de cierta irresponsabilidad o ligereza, y la felicidad es un estado del ánimo de contento constante y satisfecho. Pero la realidad no tiene que ver con las palabras.

Por hoy la realidad es triste para quien piensa en estas cosas que les pasan a los niños, y es una tortura para los niños que las viven. Lo peor es que todos somos responsables aunque no seamos culpables de lo que pasa, y todavía peor es el hecho definitivo de que no se puede hacer nada. Con eso queda tranquila la conciencia.

Ser adulto consiste en admitir que la vida es así. Y sabemos bien que los adultos no piensan más que en sí mismos. Las historias de Ali y de otros niños conmoverán a muchos que antes del viernes habrán olvidado quién es Ali y qué le pasó y quiénes son los otros niños a quienes les hemos robado la felicidad. Y eso también es muy triste, carajo.

Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen