Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 21 de mayo de 2004 - 00:27 GMT
Melissa, Marcia, Tanya y el Anillo de Plata
Miguel Molina
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Anillo de plata
Un anillo de plata, una promesa de abstinencia.

Fueron noticia en todos los medios, aunque en unos más que en otros. Melissa Smith, Marcia Kadish, Tanya McCloskey, y la Cosa del Anillo de Plata. En poco tiempo la historia las absorberá y todos podrán vivir otra vez en paz.

Melissa tiene 14 años. En las fotografías es tan alta como su mamá, y mira al mundo con una expresión de asombro y de pregunta, como lo miran las muchachas de su edad. Quiere ir a la escuela de Artes Escénicas y ser actriz. Un día de abril descubrió que estaba embarazada.

Con el susto y todo le dijo a una trabajadora social que necesitaba consejo y ayuda. Dos días después tomó unas pastillas que la hicieron abortar, pero más temprano que tarde se enteraron la prensa y su mamá, aunque no sé si en ese orden. Se armó un escándalo.

A Marcia Kadish, que ahora tiene 52 años, y a Tanya McCloskey, que ahora tiene 56, les pasó lo que a muchos. Se conocieron, se cayeron bien, salieron, se enamoraron, vivieron juntas y se casaron 18 años después. Se armó un escándalo.

A Marcia Kadish, que ahora tiene 52 años, y a Tanya McCloskey, que ahora tiene 56, les pasó lo que a muchos. Se conocieron, se cayeron bien, salieron, se enamoraron, vivieron juntas y se casaron 18 años después. Se armó un escándalo.

La Cosa del Anillo de Plata viene de Estados Unidos. Es un programa que hicieron en 1995 Denny Pattyn y una organización de Arizona que se llama Youth Forum Southwest, con la idea de promover la abstinencia como protección a los efectos destructivos de la obsesión que tiene la cultura estadounidense con el sexo.

En pocas palabras, se trata de un espectáculo de luz y sonido y alta tecnología que acompañan un mensaje de abstinencia durante dos horas, al cabo de las cuales los asistentes firman un registro en el que se comprometen a conservarse vírgenes o castos hasta el día que se casen. Y compran un anillo de plata para que no se les olvide la promesa. No hubo escándalo, y eso es precisamente lo escandaloso.

Además del subsidio que reciben del gobierno de Estados Unidos, los señores del anillo tienen otras ganancias. La entrada a estos programas cuesta cinco dólares y cada anillo quince, pero los organizadores recomiendan llevar más dinero para comprar productos de la Cosa del Anillo de Plata.

En pocas palabras, se trata de un espectáculo de luz y sonido y alta tecnología que acompañan un mensaje de abstinencia durante dos horas, al cabo de las cuales los asistentes firman un registro en el que se comprometen a conservarse vírgenes o castos hasta el día que se casen.

Su meta para este año es llegar a 40.000 miembros, que en caso de tentación comprarán material de estudios adicionales, o pagarán por participar en actividades de grupo o asesoría individualizada o un censor, y servicios de internet.

En el caso de Melissa hay un elemento tristísimo. Nadie se ocupó de preguntarle qué había pensado o qué había sentido durante los largos días que estuvo embarazada. La prensa, pero sobre todo la prensa tabloide, prefirió ver la vida de la muchacha de 14 años como una cosa de su mamá, y la mamá también.

Pero la vida de Melissa es cosa de Melissa, quien ya tomó la primera decisión madura de su vida, para bien o para mal, y sabe que la idea de que los jóvenes sometan sus pasiones y las controlen hasta el día de su boda no es mala ni buena, sino posible o imposible según el muchacho o la muchacha y el lugar en que estén.

En el caso de la Cosa del Anillo de Plata la tentación del comercio parece más fuerte que la resolución de la virtud, un estado de gracia que deja de serlo cuando necesita contadores. Como la prensa tabloide y la mamá de Melissa, se trata de alguien que se considera con derecho a intervenir en las vidas de otros.

Por eso me da gusto el caso de Marcia y Tanya. El matrimonio -como el amor y otros secretos- es asunto exclusivo de dos personas. Y tal vez por eso me confunde que nosotros les estemos preguntando a los demás qué piensan de ellas y otras y otros como ellas.

Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.
Es posible que sus comentarios sean publicados en la BBC.




VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen