Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 13 de mayo de 2004 - 00:02 GMT
La realidad tiene la cara de Nick Berg
Miguel Molina
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Algunos lectores escribieron para decir que no debo burlarme de la guerra porque en la entrega anterior conté algunas historias que parecían increíbles por donde se les viera. Pero no era burla. En todo caso era un lamento.

Un pájaro vuela sobre un tanque del ejército de EE.UU. en Irak que pasa por la cárcel de Abu Ghraib.
Uno ya no tiene que inventar cosas porque la realidad es la nueva fantasía

Pedí que los lectores establecieran -no que votaran, porque lo que allí se cuenta no necesita votos- cuál de las tres historias era falsa. La verdad es que todas son ciertas y que uno ya no tiene que inventar cosas porque la realidad es la nueva fantasía.

El gobierno que compró los helicópteros inservibles es el británico, el presidente que quiere comer costillas es George W. Bush y las fotos las ha visto medio mundo.

Pero en el caso de los helicópteros se trata sólo de dinero, y en el caso de Bush de alguien que tenía hambre después de haber pronunciado un discurso. En cambio, lo que muestran las fotografías es intenso y aterrador, una esquina oscura del ser humano.

No sé si da más rabia que tristeza. Uno ve al Presidente, al Primer Ministro, y a los demás ministros y a los secretarios y a gente cuyo cargo se escribe con mayúsculas, y los oye hablar sobre lo que nunca debió haber pasado. Para ninguno de ellos es sumamente grave que uno o diez o cien o todos los soldados torturen a los iraquíes que tienen presos.

La culpa es siempre de otro, que en este caso ya no puede ser Saddam Hussein, en cuyas cárceles también se torturaba.

Por lo pronto, es de los comandantes locales y de los soldados, que fueron entrenados para cometer actos de violencia extrema, como matar o destruir, y no para pensar en seres, ya no humanos, a quienes consideran enemigos.

Lynndie R. England, una de las que enfrentará la ley por los abusos, con un compañero.
Varios soldados, carne de cañón en más de un sentido, serán procesados y castigados

Pero también, aunque no se haya dicho en las audiencias del Senado, es de quien recomienda y aprueba la tortura.

El periódico Miami Herald registra que el departamento de Defensa aprobó en 2003 unas veinte técnicas de interrogatorio que entre otras cosas aconsejan desnudar a los prisioneros antes de interrogarlos, alterar su rutina de sueño y someterlos a situaciones sensoriales extremas de calor y de frío, de luz y sonido, castigos suaves comparados con lo que hemos visto en las fotografías, pero igualmente ilegales.

Según el diario miamense, las técnicas fueron aprobadas a los más altos niveles del Pentágono entre los que podría estar el secretario de Defensa Donald Rumsfeld, aunque en todos los casos hay que demostrar la necesidad militar de recurrir a la tortura y siempre tiene que haber un médico presente.

En el mejor de los casos, alguien puede decir que el sistema no funcionó y que los abusos eran inevitables. Pero nadie dijo nada, pese a que una investigación militar y un informe de la Cruz Roja denunciaron lo que pasaba en la cárcel de Abu Ghraib. Y así pasaron las semanas y los meses.

Uno puede creer lo que dicen. Que les interesa que Irak sea soberano y los iraquíes sean libres, y por eso tienen un ojo pendiente en lo que pasa al sur del paralelo treinta y tres, donde ya han gastado una fortuna en bombas y balas, y otra, aunque menor, en rehacer lo destruido.

Artistas iraquíes plasmaron sus impresiones de la invasión en una galería de Bagdad.
Van a pasar algunas cosas para que nada cambie

Pero uno se da cuenta de que no leen, y de que nadie lee por ellos.

Si hemos de creer lo que dicen, yo supe casi al mismo tiempo que Tony Blair que los soldados británicos son a lo mejor sospechosos y a lo peor culpables de torturar a los iraquíes que han detenido, como los estadounidenses. Pero yo me enteré en la prensa.

Lo peor, que no sé si da tristeza o rabia como ya dije, es que van a pasar algunas cosas para que nada cambie. Caerá algún secretario, algún ministro, algunos generales. Los senadores estadounidenses verán en secreto imágenes terribles. Varios soldados, carne de cañón en más de un sentido, serán procesados y castigados -bueno, es un decir- por lo que hicieron.

Pero el espíritu de propiedad que tiene el conquistador sobre el conquistado no es cosa que pueda morir por órdenes superiores. Lo que pasó seguirá pasando para horror de todos, y uno podrá confirmar, una vez más, que todas las historias, buenas y malas, son ciertas, y que la realidad tiene ahora la cara de Nick Berg. Y eso no cambia con un voto ni con muchos.

Posdata:

Eso me pasa por confiar en lo que dice la prensa. Este viernes, el director del tabloide Daily Mirror renunció cuando los propietarios del diario decidieron cambiar su posición en la historia de las fotografías de que hablaba en la columna anterior. Ahora debo corregirme y aceptar que hay veces en que uno cree que algo es cierto y termina por equivocarse, como en el caso de las armas de destrucción masiva. Pido a los lectores mil disculpas por la confusión, pero la tortura es cierta.

Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen