Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 24 de septiembre de 2004 - 14:20 GMT
Hombres que hablaban sobre el cigarrillo

Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Uno se imagina la escena. Uno por uno, entrando a intervalos meticulosamente calculados para no llamar la atención, los hombres llegaron un martes al hotel Plaza -en una esquina de Central Park- y se fueron reuniendo en un salón privado. Era 15 de diciembre de 1953.

Paquetes de cigarrillos
Tampoco entiendo por qué no se preguntaron qué hacía que los fumadores fumaran.

En esa época se puede ver una de las mejores lluvias anuales de estrellas, las Gemínidas y las Monocerótidas, que este año se verán más claramente porque habrá luna nueva por esas noches. Hace medio siglo, mientras las luces surcaban el cielo, los hombres hablaban sobre el cigarrillo.

El gobierno federal de Estados Unidos asegura que se estaban poniendo de acuerdo sobre cómo ocultar que los fumadores se vuelven adictos y que la nicotina y las cosas que uno inhala cuando fuma causa daños a la salud. Y uno piensa en un cuarto lleno de humo y ejecutivos.

Los ejecutivos de ahora, que trabajan para Philip Morris USA, R.J. Reynolds, Liggett, Lorillard Tobacco y Brown and Williamson, explican que los ejecutivos de entonces creían en verdad que su producto era inofensivo. Puede ser, porque durante mucho tiempo eso fue lo que todos pensaron.

Cualquiera podía comprar cigarrillos. Yo comencé a fumar cuando tenía doce años porque todo nos empujaba hacia el tabaco: el cine, las revistas, nuestros padres, las vecinas, los demás compañeros.

Fumar era cosa de adulto, un placer elegante, asunto de persona con carácter, algo que dije antes con las mismas palabras.

Poco ha cambiado desde entonces. En este país de cincuenta y tantos millones de habitantes, sólo 2% de los niños y las niñas entre once y doce años son fumadores digamos activos, y un año después 16 niñas y 8 niños de cada cien ya tienen el hábito.

En un año más los porcentajes suben a 31 y 16 niños empedernidos.

En otro año...

La gente fuma por las mismas razones, o por falta de ellas, no sé.

Como ex fumador me he vuelto intolerante y suspicaz. No logro explicarme por qué ninguno de los asistentes a la reunión del Plaza -consumados financieros y capitanes de empresa- sintió la curiosidad de saber qué efectos tenía su producto en quienes lo consumían, ni antes ni ahora.

Pero tampoco entiendo por qué no se preguntaron qué hacía que los fumadores fumaran. Me confunde la idea de que nunca se les haya ocurrido agregar algo a los cigarrillos para que más gente fumara más.

Me aterra la posibilidad de que nadie haya pensado en lo que estaba vendiendo.

Cigarrillo
Está prohibido vender tabaco a menores de edad pero no está prohibido que los adultos fumen en el carro o en la casa cuando hay niños dentro

Nadie relacionó los males de los fumadores -no los resfriados de nunca acabar, ni la pérdida del sabor ni el entumecimiento del olfato, sino la lenta coagulación de los pulmones, la tráquea carcomida, la necrosis bucal, padecimientos con nombre incómodo y efecto letal- con lo que fumaban.

Por cada estudio que investigaba los efectos dañinos del tabaco aparecía otro que ponía en duda el hecho de que fumar fuera perjudicial para la salud y de que produjera cánceres violentos.

Todavía hay quien asegura que aspirar el humo del cigarrillo de otro no afecta a quien no fuma.

Los jefes de Philip Morris USA, R.J. Reynolds, Liggett, Lorillard Tobacco y Brown and Williamson que se reunieron en Nueva York en 1953 pensaron que estaban vendiendo un producto inofensivo y perfectamente legal, con permiso de las autoridades -como se dice- correspondientes.

Pero esa defensa significa admitir que se trataba de tontos que administraban un negocio multimillonario.

Carlos Monsiváis diría que tanto peca el que mata la vaca como la vaca. Hasta la fecha, las autoridades (éstas y otras) siguen permitiendo la producción y la venta de algo que mata o cuando menos puede llegar a causar daños permanentes.

La aplicación de la ley no es consistente. Por ejemplo, está prohibido vender tabaco a menores de edad pero no está prohibido que los adultos fumen en el carro o en la casa cuando hay niños dentro, aunque esa no es la única contradicción.

Las empresas tabacaleras son poderosas y tienen a su servicio lo mejor que el dinero puede comprar. Sin embargo, esta vez no es como las anteriores, porque el gobierno de Estados Unidos las acusa de conspirar para cometer un delito que ha durado más de medio siglo, y para eso recurrió a una ley originalmente diseñada para hacer frente a la mafia.

El juicio a las tabacaleras es un paso inusitado, y la suma que el gobierno espera obtener de ellas es tan elevada que las llevaría a una quiebra automática, al menos en teoría, porque US$ 280 mil millones.

En seis meses, más o menos, sabremos quién ganó.


Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen