Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 25 de agosto de 2004 - 22:39 GMT
Sudán tiene petróleo, pero no tanto
Miguel Molina
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Sudán se llamaba Nubia en 632, cuando murió el profeta Mahoma. Pero ya tenía una larga historia de al menos sesenta mil años, y sus habitantes se volvieron sedentarios ocho mil años antes de nuestra era gracias al Nilo, que al mismo tiempo que su fuente de vida era su vía de comunicación, sobre todo con Egipto.

Jack Straw, canciller británico
El canciller británico viajó a Sudán para pedir al gobierno que haga más por quienes viven en Darfur.

Hay quienes sugieren que durante los siguientes cinco mil años fue cuna de una mezcla de razas y culturas negroides y mediterráneas, aunque experimentó la influencia cristiana en el siglo VI y durante el siglo VII sufrió invasiones de árabes musulmanes en 642 y en 652.

Y hubo paz pero se plantaron las semillas de lo que ahora vemos. A cambio de la paz, los invasores recibieron privilegios, como el de la compra de tierras, el establecimiento de mercados de granos y de esclavos, la supervisión de las minas de oro y de esmeraldas que operaban los esclavos, y la exención de impuestos en las regiones bajo control musulmán.

Aunque el Islam se ocupaba sólo de los musulmanes y no había noticia de muchas conversiones forzadas, los estímulos fiscales y la libre mezcla de razas y culturas terminaron por convencer a muchos, hasta que llegó el día en que la élite nubia se mezcló con los jeques árabes. Y pasaron los siglos -con un virreinato británico que duró más de cinco décadas pero no cambió las relaciones del poder- hasta no hace mucho.

Uno se entera de que el ministro británico de Relaciones Exteriores fue a Sudán y le pidió al gobierno que haga más para que quienes viven en Darfur -en el occidente del país, en la frontera con Chad- se sientan seguros y puedan volver a las casas que dejaron por miedo.

Pero en Darfur ya casi no vive nadie, y por eso el canciller fue a uno de los campos donde cerca de un millón de personas espera la vida o la muerte. Hasta donde se sabe, la historia puede resumirse diciendo que los milicianos árabes que ya conocemos como Janjaweed, hombres armados de a caballo, matan, violan y saquean villas, pueblos y caseríos para exterminar a la población negra de la zona, y lo hacen con apoyo o protección o complicidad del gobierno.

Refugiados sudaneses
Se estima que el conflicto en Darfur ha cobrado la vida de más 50.000 personas.

Se cree, o se teme, que han muerto cincuenta mil. Se calcula que un millón ha tenido que irse al monte en busca de refugio para no correr la misma suerte de los otros. El gobierno dice que los rebeldes que combaten al gobierno son corresponsables de la desgracia porque el rebelde Ejército de Liberación de Sudán y el proscrito Movimiento Justicia e Igualdad reclutan a sus combatientes en la provincia de Darfur.

Después de la visita al campo de refugiados, a donde aparentemente lo llevaron funcionarios del gobierno de Sudán, el diplomático declaró que informará a las Naciones Unidas para que la organización decida qué hacer en este caso, porque dentro de poco vence uno de los plazos que la ONU le dio al gobierno sudanés para que detuviera la violencia, como si la violencia tuviera calendarios.

Pero ya nadie tiene prisa

Uno recuerda la prisa que el mismo canciller y otros tuvieron cuando se debatía la invasión de Irak, y recuerda que el gobierno británico terminó justificando la guerra con el argumento de que era verdad que no había armas de destrucción masiva pero después de todo el país vive ahora mejor que bajo Saddam Hussein. Uno apunta en la libreta negra que antes no importaba mucho lo que pensara la ONU.

Son cada vez más los que piensan -yo entre ellos- que el gobierno británico y los otros gobiernos que no dudaron en ir a la guerra iban en pos de cosas que no existían, salvo el petróleo

Pero hablamos de África y el canciller británico -que cuando era estudiante pasó una tarde conversando con Salvador Allende- explica que no hay razones para que intervenga la comunidad internacional y que en todo caso podría ir a Sudán una fuerza africana de paz. África es cosa de los africanos, aunque Arabia no fue cosa sólo de los árabes.

En lo personal, me da risa y me da tristeza, aunque me dé más tristeza que risa. La sátira murió en el momento en que Henry Kissinger recibió el premio Nobel de la paz -como apuntó puntualmente Tom Lehrer- y ya no se puede decir mucho más. Y uno se ríe ahora aunque sea sólo por disciplina.

Pero me da tristeza porque cosas como las que pasan en Sudán sólo pueden causar tristeza. Son cada vez más los que piensan -yo entre ellos- que el gobierno británico y los otros gobiernos que no dudaron en ir a la guerra iban en pos de cosas que no existían, salvo el petróleo.

Tampoco parece importar mucho que los musulmanes que gobiernan al país estén haciendo lo que hasta hace no tanto tiempo y en otra región del mundo se llamaba limpieza étnica, como han denunciado los hechos a la vista. Tal vez habrá que esperar a que haya otro millón de muertos, como en Ruanda hace diez años.

Omar Hassan Ahmad al-Bashir, presidente de Sudán
Al-Bashir, presidente de Sudán, fue electo por mayoría popular en 1996.

El presidente de Sudán es el teniente general Omar Hassan Ahmad al-Bashir, y llegó al poder en octubre de 1993, aunque lo ejercía desde 1989, y fue electo por mayoría popular -por primera vez- en marzo de 1996. En diciembre de 2000 lo eligieron con ochenta y seis y medio por ciento de los votos.

Y eso también da tristeza. Porque si uno acepta lo que dice la CIA, se trata de un régimen autoritario que no permitirá intervenciones ni observará plazos ni admitirá que algo anda mal si ya han muerto cincuenta mil personas. Y porque Sudán tiene petróleo, pero no tanto.


Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen