Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 25 de marzo de 2004 - 10:26 GMT
Lo que le pasa al que se va
Miguel Molina
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Lo primero que aprendí es que quien se va termina por convertirse en otra persona que ya no está en ninguna parte, porque vive en un país extraño donde está prácticamente solo aunque no lo esté, y porque cuando vuelve descubre que la vida siguió sin uno y que uno se acostumbró a otras cosas.

Estación de tren en California.
"Aquí es difícil sentirse extranjero porque todos somos extranjeros".

Después aprendí que el que se va no piensa en regresar, aunque no lo diga.

Hay excepciones, gente que se va y estar lejos se le vuelve una molestia, una nostalgia, algo que lo hace pensar fuertemente en lo que ha dejado y le duele.

En casos así sólo se puede volver, pero el regreso tiene que ser rápido para que el viaje no deje huella. Lo sé porque lo he visto.

A mí me fue bien. No me entró nostalgia porque estaba ocupado descubriendo cómo son las cosas en otro lado, qué me gustaba y qué no, qué partes de esa nueva forma de vivir podía adoptar y qué partes de la mía podía adaptar a un lugar en que todo era nuevo porque todo era diferente.

A fin de cuentas, uno se va porque quiere, porque puede o porque tiene que irse. Yo me fui por las tres cosas.

Uno se queda fuera

Frontera de El Paso, entre México y EE.UU.
"Vivir en Estados Unidos es fácil y agradable para quienes tienen espíritu urbano, duro y molesto para quienes viven del sudor de sus frentes."

Vivir en Estados Unidos es fácil y agradable para quienes tienen espíritu urbano, duro y molesto para quienes viven del sudor de sus frentes. Como muchos, vendí aspiradoras de puerta en puerta y de puerta en puerta vendí pinos y papas del Valle de san Luis, fui mesero un rato y otro rato profesor, hasta que encontré trabajo en una estación de radio y tuve otra vez la excepcional ventaja de que me pagaran por hablar.

El tiempo pasó de un lado a otro, entre ciudades al pie de las montañas, de oeste a este, pero siempre en el lado aquel. Entonces uno descubre que, pese a todo, quien logra asimilarse a esa forma de vida ni buena ni mala sino sólo distinta vive bien.

El problema es asimilarse. El mundo del extranjero es ancho y ajeno, tiene el inconveniente de que ningún lugar guarda ningún recuerdo, la ventaja de que quien está lejos añora cosas que no había notado, y el hecho probado de que la gente de otro país puede ser muy extraña.

Cuando volví a México después de haber pasado esos trabajos, mis amigos me preguntaron si estaba loco. Tal vez. Cruzaba las calles pensando que los carros se detendrían. Esperaba que el mundo fuera amable aunque no lo fuera, y que los servicios fueran eficientes y rápidos. Me di cuenta de que me había quedado afuera.

El pasado se va y el futuro no llega

Londres.
"El caso es que me fui a Estados Unidos porque quise y me vine a Gran Bretaña porque pude".

El caso es que me fui a Estados Unidos porque quise y me vine a Gran Bretaña porque pude. La diferencia es que la primera vez me movía la curiosidad de salir a darle la vuelta al mundo y ahora me trajeron las ganas de vivir en algunas partes de él, como Londres.

Aquí es difícil sentirse extranjero porque todos somos extranjeros, aunque eso no signifique que todos los extranjeros son felices aquí, porque la soledad, como muchas otras cosas que no ofrece el mercado, es universal, o porque ser pobre en un país rico es ser más pobre, o porque en general a uno le va bien y mal hasta que se acaba.

Fui afortunado. Desde niño conozco gente que tuvo que irse, dejar su familia, su casa, sus cosas, sus recuerdos y su historia para seguir viviendo. Mil voces me han contado sus viajes, plagados de engaños y sobresaltos, para llegar a un lugar en que corren el riesgo de olvidar el pasado y de que el futuro no llegue nunca.

Cuando pienso en migrantes pienso en ellos, y me viene cierta preocupación que no puedo explicar solamente con palabras. Y vuelvo a leer sus historias. Me doy cuenta de que uno es, a lo mejor, viajero.


Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.







 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen