Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 29 de diciembre de 2003 - 09:50 GMT
Miles de ancianos muertos de frío
Miguel Molina
Miguel Molina
Columnista, BBC Mundo

Londres en invierno
A la primera señal de que no brillará el sol, los autobuses, los trenes del metro y de los otros, las tiendas, los bancos, las oficinas, ponen la calefacción al máximo.

Lo primero que hacen los británicos -sobre todo los ingleses, y más que nadie los londinenses- cuando hace frío es poner la calefacción al máximo. Aunque en todo el mundo es claro que hay una época en que hace calor y una época en que hace frío, y que hay de calores a calores y de fríos a fríos, aquí no se han dado cuenta.

A la primera señal de que no brillará el sol, los autobuses, los trenes del metro y de los otros, las tiendas, los bancos, las oficinas, ponen la calefacción al máximo, y la cosa se convierte entonces en un constante quitarse y ponerse de chaquetas y abrigos y bufandas y gorros y guantes. Uno se asa adentro y enfría afuera.

Pero eso es lo de menos. Todavía no hemos comido la comida recalentada de Navidad, y me sorprende y me apabulla la noticia de que en esta semana han muerto a causa del frío 2.500 ancianos en el país, tal vez más, y unos 50.000 morirán este invierno por la misma razón.

La residencia de George y Gertrude Bates
El ejemplo más claro y más triste es el de George y Gertrude Bates. George tenía 89 años y llevaba 63 de ellos viviendo en su casa de Tooting, en el sur de Londres, cuando la policía lo encontró muerto de frío, sentado en su sillón favorito.

El ejemplo más claro y más triste es el de George y Gertrude Bates. George tenía 89 años y llevaba 63 de ellos viviendo en su casa de Tooting, en el sur de Londres, cuando la policía lo encontró muerto de frío, sentado en su sillón favorito. Junto a él, en el suelo, donde cayó cuando le vino el ataque cardíaco que la mató, estaba su esposa Gertrude, de 86 años. Les habían desconectado el gas unas semanas antes por falta de pago, aunque la pareja tenía dinero suficiente para saldar sus deudas. Los Bates eran dos ancianos confundidos por la edad, nada más.

El caso es que el Reino Unido sufre más que otros países cuando se trata del frío, y así lo reconocen las estadísticas de salud pública, aunque aquí no se registran temperaturas tan bajas como en Finlandia o en Rusia. Pero aquí no pasa nada. Como los viejitos que murieron de calor en Francia este verano, los viejitos que mueren de frío en Gran Bretaña terminan siendo sólo cifras.

Si el gobierno hubiera dedicado la mitad de tiempo que dedicó a promover la guerra a crear conciencia sobre el bienestar de los ancianos durante el invierno, quizá las cosas habrían sido diferentes. Pero ni el gobierno ni la sociedad tienen tiempo para quienes han dejado de ser consumidores de lo que sea. 50.000 muertes son demasiadas muertes.

Bombardeos sobre Bagdad, 2003
Si el gobierno hubiera dedicado la mitad de tiempo que dedicó a promover la guerra a crear conciencia sobre el bienestar de los ancianos durante el invierno, quizá las cosas habrían sido diferentes. Pero ni el gobierno ni la sociedad tienen tiempo para quienes han dejado de ser consumidores de lo que sea.

Póngase a pensar. Usted trabaja toda su vida productiva en una nación y para una sociedad que al final del camino, cuando usted necesita más apoyo, cuando usted es más frágil y más vulnerable, cuando usted ya no se puede mover ni pensar con agilidad, lo abandonan a su suerte. La imagen estremece. A esto hemos llegado.

Los familiares no son necesariamente mejores que el Estado. Cada vez hay más residencias de retiro, como ahora les dicen a los asilos de ancianos, y cada vez hay más viejitos que terminan ahí sus días, olvidados de todo y de todos, convertidos en parientes incómodos a los que hay que visitar cuando haya un rato libre.

Y cuando hemos llegado a un punto en el que pensamos que ya casi nada podría escandalizarnos, encontramos la declaración de Stephen Ladyman, un funcionario menor que asombrosamente tiene a su cargo un área del Ministerio de Salud del gobierno británico: el invierno siempre nos toma por sorpresa.


Escríbale a Miguel:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen