OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 7 de febrero de 2009 - 01:33 GMT
Constitución nueva ¿Año nuevo?
James Painter
BBC Mundo

Evo Morales, presidente de Bolivia.
Las elecciones presidenciales y la crisis económica pueden agravar estas fisuras regionales en 2009.

Bolivia estrena este sábado su nueva Constitución pero no todo es celebración, los resultados oficiales del referéndum constitucional confirmaron lo que la mayoría de observadores ya suponía: que las divisiones regionales en el país son más fuertes que nunca.

Dos factores, sin embargo, pueden agravar estas fisuras regionales en 2009.

Primero, las elecciones presidenciales que están programadas para finales de año. Y segundo, la crisis económica global que será un escollo para los proyectos sociales del presidente Evo Morales.

El "sí" ganó en cinco de los nueve departamentos de Bolivia, mientras que el "no" fue la opción más votada en los cuatro departamentos de la "media luna", donde existe una fuerte oposición al gobierno de Morales.

Tras obtener el 61.4% de los votos en el referéndum constitucional, Morales puede calificar su victoria como rotunda. Pero los prefectos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija reivindican que esa cifra no llega al 67% que Morales ganó en el referéndum revocatorio del pasado mes de agosto. El conflicto, que en algunos momentos ha tenido tintes violentos, continúa.

Escenarios de batalla

Hay dos áreas en las que, con toda probabilidad, la oposición no va a dar su brazo a torcer. Una es el Congreso, donde el gobernante Movimiento al Socialisto (MAS) no cuenta con la mayoría en la Cámara Alta.

Propaganda durante el referendo.
No está claro cómo los artículos en la Constitución van a convertirse en ley.

No está muy claro cómo los artículos que figuran en la Constitución van a convertirse en ley, pero lo más probable es que se necesiten más de cien nuevas disposiciones para que la Constitución pueda ser operativa. Es muy probable que el principal partido de oposición en el Congreso, Podemos, bloquee la aprobación de esas leyes.

El otro aspecto en el que la oposición va a insistir es en cómo lo estipulado en los referendos autonómicos aprobados el pasado año por los departamentos de la "media luna" va a engranarse con los cuatro nuevos estratos de autonomía establecidos en la nueva Constitución (municipal, regional, departamental e indígena).

Por ejemplo, uno de los departamentos controlados por la oposición, Tarija, alberga el 85% de las reservas de gas de Bolivia. Se estima, sin embargo, que el 80% de ese total se encuentra en las tierras que tradicionalmente han poblado los indios guaraníes, uno de los 36 grupos indígenas cuyos derechos se han incrementado con la nueva Constitución.

Es probable que el conflicto político escale como resultado del referéndum, en tanto parece cada vez más complicado resolver cómo distribuir los beneficios generados por el gas de Tarija, valorados en más de US$200 millones en 2008. En el pasado, la disputa se limitaba a enfrentar al departamento con el gobierno central, pero ahora es probable que también los grupos indígenas quieran reclamar su parte.

Puntos débiles de la oposición

Es posible que las diferentes facciones de la oposición releguen sus reivindicaciones regionales con el fin de concentrar sus fuerzas en encontrar un candidato que le haga frente a Morales en las elecciones presidenciales.

Pero tendrán que sortear tres obstáculos muy importantes: el primero es que los últimos comicios sugieren que será muy difícil superar la barrera del 40% a escala nacional. El segundo es que los dirigentes de los departamentos de la "media luna" no tienen todavía un proyecto nacional que atraiga a una mayoría de la población indígena.

El último de los problemas es más bien práctico. Diversos políticos se han postulado como candidatos de oposición, pero será complicado encontrar uno que satisfaga tanto los departamentos occidentales como a los orientales.

Malas noticias

La economía podría ser uno de los puntos débiles de Evo Morales en 2009. Bolivia es particularmente vulnerable a la crisis económica global por tres motivos: la reducción de los precios de las materias primas, la contracción de la demanda y la disminución de las remesas.

Sindicalistas bolivianos.
Morales surgió de un movimiento sindical indígena con una sólida organización.

Cuatro materias primas -petróleo, gas, zinc y estaño- constituyen dos tercios de las exportaciones de Bolivia. El precio del zinc se ha reducido a la mitad en los últimos seis meses. En el caso del estaño la reducción ha sido de una tercera parte.

Se prevé que los beneficios generados por el petróleo y el gas se desplomen como consecuencia de la caída de los precios a nivel global. Y que en particular los del gas, principal exportación del país andino, disminuyan a causa de la restricción del volumen que compra Brasil.

Se calcula que los ingresos producidos por el gas y el petróleo en 2008 ascendían a US$2.200 millones y que en 2009 esa cifra podría ser de tan sólo US$700 millones.

La bonanza de la que gozaron los precios de las materias primas durante los últimos años es la principal razón por la que Bolivia ha podido disponer de un inusitado superávit. Es poco probable que esa situación se mantenga, lo cual significará que habrá menos dinero para proyectos sociales y menos dinero para distribuir entre las regiones.

También parece que la demanda de minerales va a decaer. Bolivia exporta grandes cantidades de zinc a países como Corea del Sur, donde los pedidos de este metal ya están mermando.

Es probable que la suspensión de las preferencias arancelarias a exportaciones como las del sector textil, dictaminada por el ex presidente de Estados Unidos George W. Bush poco antes de concluir su mandato, tenga efectos adversos, especialmente en El Alto, donde Morales goza de un amplio apoyo.

Finalmente, las remesas que los bolivianos envían a su país desde el extranjero están lejos de los US$1.000 millones que generaron en 2008. Estos envíos son un ingreso seguro para las clases más desfavorecidas, que en el país suramericano representan un amplio sector de la sociedad.

¿Otro mandato para Morales?

Algunos analistas señalan que, a pesar del contexto económico, será difícil que Morales pierda en diciembre las elecciones que habrían de mantenerle en el poder por cinco años más. Los niveles de popularidad del presidente son elevados, mientras que la oposición carece todavía de un apoyo firme a escala nacional.

A diferencia de Hugo Chávez en Venezuela, Morales surgió de un movimiento social sindical de base indígena caracterizado por una sólida organización. Allí el apoyo al presidente sigue siendo fuerte.

Prueba de ello es que muchos bolivianos ni siquiera leyeron el texto de la nueva Constitución y votaron aún así por ella como muestra de su apoyo al proyecto social y político de Morales.

El país andino tiene por delante otro año incierto. Pero como los analistas observan con frecuencia, Bolivia es bien conocida por "la estabilidad de su inestabilidad".



NOTAS RELACIONADAS
Bolivia: ¿cambio posible?
26 01 09 |  América Latina
Bolivia: no más de 5.000 hectáreas
27 01 09 |  América Latina
En Bolivia "triunfa" el Sí
26 01 09 |  América Latina
Bolivia: la Iglesia entra a la campaña
07 01 09 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen