OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 27 de enero de 2009 - 20:45 GMT
Tensión entre Italia y Brasil
Valeria Perasso
Valeria Perasso
BBC Mundo, Cono Sur

Césare Battisti al momento de ser detenido en Brasil en 2007
Césare Battisti es un ex militante de extrema izquierda italiano acusado de homicidio.

Italia decidió llamar a consultas a su embajador en Brasil, en una escalada de la pulseada diplomática que enfrenta a los dos países por el caso de Césare Battisti, un ex militante de extrema izquierda italiano acusado de homicidio y refugiado en territorio brasileño.

Hace algunos días, la justicia brasileña concedió asilo político a Battisti, a quien la justicia italiana considera culpable de la muerte de al menos cuatro personas entre 1978 y 1979.

Roma objetó esa decisión y reiteró su solicitud de extradición del militante.

Pero el presidente brasileño, Luiz Inácio "Lula" da Silva, defendió el derecho de su país de administrar el estatus de refugiado a quien considere pertinente, en lo que calificó de "un acto de soberanía del estado".

La decisión está amparada en la Constitución, (y) en la Convención de 1951 de las Naciones Unidas relativa al Estatuto de los Refugiados
Luiz Inácio "Lula" da Silva

"La decisión está amparada en la Constitución, en la Convención de 1951 de las Naciones Unidas relativa al Estatuto de los Refugiados (...)", expresó el mandatario en una carta de aclaración formal enviada a su par italiano, Giorgio Napolitano.

Este lunes, tras varios días de tensas negociaciones, la Fiscalía brasileña llamó a cerrar el caso, argumentando que la concesión de refugio anula automáticamente el pedido de extradición pendiente.

La respuesta del gobierno italiano no se hizo esperar: desde Roma se ordenó el regreso del representante diplomático en Brasilia, Michele Valensise, quien fue "llamado a consultas" -una figura diplomática que pone de manifiesto el descontento de los italianos y constituye una señal de alerta para la Cancillería del país sudamericano.

Para algunos observadores en Brasilia, la pulseada por Battisti amenaza con congelar las relaciones históricamente amigables entre Italia y Brasil, que sólo se interrumpieron durante los años 40, en plena Segunda Guerra Mundial.

Prófugo por 18 años

El embajador italiano, Michele Valensise, izq., y el presidente de Corte Suprema de Brasil, Gilmar Mendes, el 20 de enero
Italia llamó a consultas a su embajador luego que la justicia brasileña concediera asilo a Battisti.

Césare Battisti, de 54 años, fue condenado por la justicia italiana por los asesinatos de cuatro personas -entre ellas, un carabinero-, cometidos a finales de la década del '70, durante los llamados "Años de Plomo" de la península itálica.

Por entonces, Battisti era líder de un grupo clandestino de extrema izquierda, que se daba a conocer como los "Proletarios Armados para el Comunismo".

El juicio, que tuvo lugar en 1993, condenó al militante in absentia a prisión perpetua, aunque él siempre negó los cargos y se declaró inocente.

Tras su fuga de la cárcel en 1981, estuvo en la lista de los más buscados por la justicia italiana.

Vivió como refugiado en Francia, pero debió abandonar ese país en 2004 cuando quedó sin efecto la llamada "Doctrina Mitterrand", que concedía asilo a los ex terroristas italianos que se comprometieran a no cometer delitos ni a participar en actos violentos.

Ante la posibilidad de ser extraditado por el gobierno francés, el ex líder se fugó a Brasil, donde fue capturado en las playas de Copacabana en marzo de 2007.

Ahora, el carácter de refugiado, concedido el pasado 13 de enero, obliga a cancelar todo pedido de extradición y a dejar a Battisti en libertar de residir y transitar en territorio brasileño.



NOTAS RELACIONADAS
Arrestan a extremista italiano en Brasil
18 03 07 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen