OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 25 de enero de 2009 - 23:01 GMT
Referendo/Bolivia: habría ganado el "sí"
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, enviado especial a La Paz

Votante indígena en Bolivia
La jornada transcurrió en calma, a pesar de las denuncias no confirmadas de fraude por parte de la oposición.

La mayoría de bolivianos habría votado este domingo a favor de la Constitución promovida por el presidente Evo Morales.

Según algunos sondeos a boca de urna difundidos por canales de televisión, alrededor del 60% votó por el "sí", mientras que un 40% optó por el "no".

Sin embargo, otras proyecciones reflejan un margen más estrecho entre las dos opciones.

Más de 3,8 millones de ciudadanos participaron este domingo en el referendo de aprobación de la Carta Magna.

Evo Morales votando
Morales votó por la mañana en la ciudad de Cochabamba.

La nueva Constitución intenta consolidar las transformaciones radicales del presidente de centro-izquierda y, para ser avalada, debe obtener el respaldo de la mitad más uno de los sufragios.

En el referendo también se preguntó a la población -en el marco de la reforma agraria propuesta en la Constitución- cuál debería ser la superficie máxima de tierras que puede acumular un ciudadano (5.000 o 10.000 hectáreas), ya que el excedente estará sujeto a la expropiación.

Morales votó por la mañana en la ciudad de Cochabamba, donde convocó a la población a no darle la espalda al destino de Bolivia.

"Se trata de una jornada histórica que quedará marcada en las paginas de la historia. Estoy acá como siempre para cumplir con la democracia", comentó el mandatario.

Por su parte, el prefecto del departamento oriental de Santa Cruz y uno de los líderes de la oposición, Rubén Costas, dijo tras sufragar en su distrito que confiaba en el triunfo del "no".

"Es un día hermoso para todos los bolivianos", afirmó Costas.

Denuncias y confusión

Susi Chinotintaya
La Constitución es necesaria porque Bolivia debe cambiar, sea con el actual gobierno o con los que sigan
Susi Chinotintaya, indígena aymara de 39 años

La jornada transcurrió en calma, a pesar de las denuncias no confirmadas de fraude por parte de la oposición, que Morales calificó como "la agonía de los derrotados".

La votación fue monitoreada por centenares de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), Unasur, la Unión Europea (UE) y el Centro Carter, en medio de un importante operativo de seguridad.

BBC Mundo recorrió varios puestos electorales en la ciudad de El Alto, un bastión del oficialismo, y en la zona sur de La Paz, donde viven familias acomodadas.

"La Constitución es necesaria porque Bolivia debe cambiar, sea con el actual gobierno o con los que sigan. Nosotros hemos vivido tiempos muy duros y algo mejor tiene que venir", nos comentó Susi Chinotintaya, una indígena aymara de 39 años.

Gonzalo Saria
Yo no estoy de acuerdo con el texto constitucional, porque creo que divide a la sociedad y es excluyente
Gonzalo Saria, 27 años

Por su parte, Gonzalo Saria (27) dijo: "Yo no estoy de acuerdo con el texto constitucional, porque creo que divide a la sociedad y es excluyente. Cataloga a las personas en clase media, alta, indígena y no indígena".

Otros votantes consultados por BBC Mundo afirmaron que no conocían bien el texto constitucional.

Entre ellos, algunos simplemente votaron por Morales y la esperanza que representa, mientras que otros optaron por el "no" para no tomar riesgos ante la "confusión" en torno de la Carta Magna.

María Luisa Gutiérrez (50), representa el último de estos casos: "Me expresé en contra porque el texto se hizo muy rápido y desconozco sus detalles".

Reformas

La nueva Constitución, aprobada en diciembre de 2007 sin presencia de la oposición, remplazaría a la que está vigente desde 1967.

El opositor Rubén Costas
Los departamentos ricos afirman que la Constitución no les da suficiente autonomía.

Entre sus 411 artículos destacan los siguientes puntos: permite la reelección presidencial por un periodo, da más poder a la mayoría indígena, define una serie de autonomías étnicas y regionales, consagra la nacionalización de los recursos naturales y promueve la reforma agraria.

El gobierno defiende la Carta Magna afirmando que reivindica a sectores de la población que han sido oprimidos por una minoría durante mucho tiempo.

Mientras, los departamentos ricos del oriente boliviano la rechazan porque dicen que sienta las bases para que Morales se perpetúe en el poder, da al Estado demasiada injerencia en la economía y no les concede el grado de autonomía que reclaman.

Además afirman que la Constitución es divisionista y discrimina a los blancos y mestizos en favor de los indígenas.

La convocatoria al referendo fue posible gracias a un inesperado acuerdo político alcanzado en el Congreso en octubre, en momentos en que las diferencias entre oficialistas y opositores eran profundas y habían costado numerosas vidas en violentos enfrentamientos.

Para lograr este entendimiento, el gobierno accedió a modificar decenas de artículos. Entre las principales concesiones, aceptó una sola reelección presidencial por cinco años. Esto significa que Morales podría mantenerse en el poder hasta 2014 en caso de ganar los comicios que han de celebrarse en diciembre.

¿Más tensión?

Votantes en Bolivia
El gobierno afirma que la Carta Magna reivindica a sectores de la población que han sido oprimidos.

Según los analistas, la tensión entre el mandatario boliviano y la oposición podría acentuarse si la Constitución pasa la prueba este domingo.

La aplicación del documento requiere la aprobación de más de un centenar de leyes en el Congreso, en cuya cámara alta el oficialismo es minoría. El gobierno ha amenazado con implementar la Carta Magna por decreto si la oposición bloquea su reglamentación en el Parlamento.

El propio vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, admitió que "seguramente habrá tensiones" durante la puesta en práctica del texto.

Por su parte Jorge Quiroga, ex presidente y actual jefe del partido Podemos -el principal de la oposición- le dijo a BBC Mundo que su agrupación política seguirá actuando como hasta ahora después del referendo constitucional.

"Continuaremos defendiendo nuestras ideas y el estado de derecho contra los intentos totalitarios del gobierno. Lo haremos por medios democráticos, sin hostilidad ni violencia", aseguró.

Más extrema fue la posición de Víctor Hugo Rojas, líder de la Unión Juvenil Cruceñista, un grupo radical de Santa Cruz que -según algunos- ha estado detrás de los recientes episodios de violencia en esa región.

Rojas advirtió a BBC Mundo que podría haber nuevos enfrentamientos: "Cualquier cambio trae la violencia. Ya ha ocurrido y podría ser peor. Estamos dispuestos a la confrontación si es necesario".



NOTAS RELACIONADAS
Bolivia ya está votando
25 01 09 |  América Latina
Bolivia: claves del referendo
22 01 09 |  América Latina
Bolivia: la Iglesia entra a la campaña
07 01 09 |  América Latina
Debate autonomista sin oposición
06 01 09 |  América Latina
Boicot y tensiones en Bolivia
04 01 09 |  América Latina
Bolivia respira tras el acuerdo
22 10 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen