OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 23 de enero de 2009 - 20:57 GMT
García Linera: "Habrá tensiones"
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, enviado especial a La Paz, Bolivia

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, admitió que podría haber tensiones y problemas en la aplicación de la nueva Constitución que fue sometida a referendo.

Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia
Seguramente habrá tensiones, pero serán tensiones en la aplicación de un principio de igualdad. Habrá problemas, pero la inmensa mayoría del país está de acuerdo en que hay que cambiar
Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia

En una entrevista con BBC Mundo antes de la realización del referendo, García Linera dijo: "En todas partes del mundo el derrumbe de los mecanismos y las jerarquías coloniales y racistas trae dificultades, porque hay que romper hábitos de considerar al otro como un sirviente o como un inferior".

"Seguramente habrá tensiones, pero serán tensiones en la aplicación de un principio de igualdad. Habrá problemas, pero la inmensa mayoría del país está de acuerdo en que hay que cambiar".

El domingo los bolivianos votarán el proyecto de Constitución impulsado por el oficialismo.

El documento permite la reelección presidencial, da más poder a la mayoría indígena, define una serie de autonomías étnicas y regionales, consagra la nacionalización de los recursos naturales y promueve la reforma agraria.

Los departamentos ricos del oriente boliviano la rechazan porque dicen que sienta las bases para que Evo Morales se perpetúe en el poder, da al Estado demasiada injerencia en la economía y no les concede el grado de autonomía que reclaman.

¿Por decreto?

Si la Carta Magna es respaldada por la mitad más uno de los votos el domingo, deberá ser reglamentada por el Parlamento.

El prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, habla en acto en contra del proyecto constitucional
Los detractores alegan que el proyecto sienta las bases para que Morales se perpetúe en el poder
Más de un centenar de leyes tendrán que ser consideradas por los congresistas para poner en marcha la Constitución, algo que -según el propio oficialismo- no resultará sencillo porque el Senado es controlado por la oposición.

Consciente de los obstáculos que podría enfrentar su proyecto, el presidente Morales advirtió recientemente que podría apelar a decretos supremos para implementar la nueva Carta Magna si los legisladores opositores boicotean su reglamentación en el Parlamento.

García Linera se mostró cauto y dijo a BBC Mundo que confiaba en que las diferencias se podrán resolver sin necesidad de medidas extraordinarias: "Creo que tenemos la fuerza social suficiente y la voluntad política para remontar, a través de mecanismos democráticos, las dificultades que puedan surgir".

Reelección

En cuanto a la posibilidad de que el presidente sea reelecto por cinco años más, García Linera negó las acusaciones de la oposición, según las cuales Morales está utilizando la Constitución para perpetuarse en el poder.

Los líderes del oriente han perdido su bandera de movilización y han quedado como meros jefes regionales con reclamos locales, sin alcance nacional
García Linera

"Consideramos que cinco años de mandato no son suficientes para cumplir cabalmente proyectos estructurales de transformación. Hay momentos históricos en los que quizás se necesita un mayor liderazgo político para culminar la obra", explicó.

"En otros países la posibilidad de una reelección está presente en las normas constitucionales. Por lo tanto, no la consideramos como un desatino".

"De todos modos -completó-, no hay nada dicho. Será el pueblo el que decida si quiere que este presidente tenga un nuevo mandato".

¿Más o menos división?

Muchos analistas temen que el referendo constitucional no resuelva la polarización que existe en Bolivia entre el occidente pobre de indígenas y campesinos, y el oriente rico de blancos y mestizos.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, sostiene un ejemplar del texto constitucional que se sometá a consulta
Morales advirtió que podría apelar a decretos para aplicar la Carta Magna.
Sin embargo, García Linera opinó que la división entre los bolivianos está disolviéndose.

"La polarización se ha diluido desde que se incorporó el tema de las autonomías en la Carta Magna. De este modo, el plan oficial absorbió el núcleo popular del proyecto opositor", consideró el vicepresidente.

"Los líderes del oriente han perdido su bandera de movilización y han quedado como meros jefes regionales con reclamos locales, sin alcance nacional".

Sin embargo, García Linera aclaró que esto "no significa que se ha acabado el conflicto" en Bolivia. "Posiblemente la derecha seguirá exigiendo más autonomía y menos presencia del Estado en la economía", pronosticó.

El camino hacia la Constitución fue empañado por enfrentamientos y violencia.

Luego de que el oficialismo aprobó la Carta Magna en diciembre de 2007 sin presencia de la oposición, se produjeron disturbios en las calles de Sucre -sede de la Asamblea- que dejaron tres muertos del lado de la oposición, además de centenares de heridos.

Los hechos más sangrientos ocurrieron en septiembre de 2008 en el departamento de Pando, donde fallecieron 13 personas -en su mayoría campesinos- durante choques entre simpatizantes y detractores del presidente Morales.



NOTAS RELACIONADAS
Morales nacionaliza petrolera
23 01 09 |  Economía
Bolivia y el límite de tierra
23 01 09 |  América Latina
Bolivia: campaña cierra con ataques
23 01 09 |  América Latina
Bolivia: muerto por vehículos usados
16 12 08 |  América Latina
Bolivia respira tras el acuerdo
22 10 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen