OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 16 de diciembre de 2008 - 22:18 GMT
Megacumbre busca unidad ante la crisis
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, Cono Sur

Los jefes de Estado de los países de América Latina y el Caribe reunidos en Brasil iniciaron este martes una maratón de cumbres para unir esfuerzos contra los efectos negativos de la crisis financiera internacional.

Evo Morales, Hugo Chávez, Raúl Castro y Lula Inácio da Silva
Más allá de los abrazos, los líderes latinoamericanos tienen varios desacuerdos que resolver.
Los 29 presidentes congregados en el balneario de Costa do Sauípe, en el noreste brasileño, intentaban además lograr mayor cohesión -y protagonismo global- sin la tutela de Estados Unidos, a pesar de varios desacuerdos dentro de la región.

Con las ausencias del colombiano Álvaro Uribe y el peruano Alan García, los mandatarios participaban hasta el miércoles en reuniones de cuatro de las principales agrupaciones que integran los países del subcontinente.

Se trata de las cumbres de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC), del Mercado Común del Sur (Mercosur), de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y del foro de concertación política Grupo de Río.

Tras inaugurar el encuentro del Mercosur, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, dijo que era hora de actuar unidos para enfrentar los coletazos de la crisis mundial, cuya responsabilidad él y otros jefes de Estado atribuyeron a los países ricos, particularmente a Estados Unidos.

"El Mercosur, junto con nuestros amigos de América Latina y el Caribe, no asistirá pasivamente al debate sobre la crisis. Tendremos un papel importante a desempeñar en la construcción de una nueva arquitectura política y económica multipolar y multilateral", aseguró Lula.

Para ello, el mandatario brasileño instó a profundizar la integración regional en áreas como el comercio.

"Injusto y egoísta"

La cumbre del Mercosur contó con la presencia de varios de los jefes de Estado de América Latina y el Caribe, entre ellos el presidente cubano, Raúl Castro.

Éste es un encuentro extraordinario. Qué bueno estar aquí y no en Nueva York, convocados por el imperio. Es signo de los nuevos tiempos
Hugo Chávez, presidente de Venezuela
Castro coincidió con Lula en que la complementación será clave ante "un orden económico internacional injusto y egoísta que favorece a los países desarrollados y a los intereses de las corporaciones transnacionales".

Durante la reunión, el mandatario de Brasil traspasó la presidencia rotativa del Mercosur a su par paraguayo, Fernando Lugo.

En momentos en que se hablaba de unidad, Lugo advirtió que el grupo sudamericano aún tiene una "deuda histórica" con la integración.

De hecho, el lunes fracasaron las negociaciones entre los socios del Mercosur para eliminar el llamado doble Arancel Externo Común (AEC), lo que hubiera convertido al bloque en una verdadera zona de libre comercio.

Una de las razones fue el temor de Paraguay de no beneficiarse como los otros países de la redistribución de los ingresos aduaneros.

Por otra parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó la falta de avances en la conformación del Banco del Sur. Según él, esta institución hubiese permitido afrontar de mejor manera la crisis mundial.

El gran ausente en la inauguración de la cumbre del Mercosur fue el mandatario venezolano, Hugo Chávez, cuyo país aún no ha podido sumarse al bloque como miembro pleno porque su admisión aguarda la aprobación de los congresos de Brasil y Paraguay.

Al arribar a Costa do Sauípe, Chávez destacó el hecho de que los líderes de América Latina y el Caribe se reunieran "en su región" y no en Estados Unidos, bajo la tutela de la Casa Blanca.

"Éste es un encuentro extraordinario. Qué bueno estar aquí y no en Nueva York, convocados por el imperio. Es signo de los nuevos tiempos", dijo.

Portergación de Unasur

Tras la cumbre del Mercosur se celebró una breve reunión de presidentes de Unasur, la comunidad política y económica conformada por todas las naciones de América del Sur entre cuyas metas figura la pacificación del subcontinente.

La discusión sobre posibles candidaturas a ocupar la secretaría general del organismo, hoy presidido por Chile, fue postergada para favorecer la concordia.

Fernando Lugo y Tabaré Vázquez
Lugo asume la presidencia del Mercosur, Vázquez no quiere a Kirchner en Unasur.
Es que la postulación del ex presidente argentino Néstor Kirchner -esposo de la actual mandataria Cristina Fernández- para dirigir Unasur ha provocado divisiones.

El gobierno de Tabaré Vázquez se ha opuesto a la designación de Kirchner por considerar que, cuando era jefe de Estado, no ordenó despejar los bloqueos de pasos fronterizos que ambientalistas argentinos llevan a cabo desde hace más de dos años para rechazar la construcción de una fábrica de celulosa en territorio uruguayo.

Montevideo incluso amenazó con abandonar el grupo si prosperaba la candidatura del ex mandatario argentino.

El canciller brasileño, Celso Amorim, informó que durante la cumbre se decidió postergar para abril la elección del secretario general de Unasur debido a que el tema no era urgente.

Lo que sí se consiguió en la reunión fue la creación del Consejo de Defensa Sudamericano, que prevé la cooperación entre las fuerzas armadas de la región en materia de entrenamiento y desarrollo industrial.

Desencuentros

La maratón de cumbres en Brasil, que está empeñado en consolidar su liderazgo regional, ha tratado de producir una concertación política y económica de América Latina y el Caribe en medio de desencuentros internos.

Rafael Correa y Lula Inácio da Silva
Ecuador y Brasil se han enfrentado en los últimos días por deudas.
El gobierno de Brasilia mantiene un diferendo con el de Quito, que anunció la impugnación de una deuda US$243 millones contraída con el brasileño Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para la construcción de una represa hidroeléctrica.

Además del enfrentamiento con Uruguay por la fábrica de celulosa -que ha llegado hasta la Corte Internacional de La Haya-, Argentina ha chocado con Brasil desde la frustrada Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial.

Los argentinos han rechazado la apertura de la industria que han exigido los países ricos con respaldo brasileño.

En medio de estas discrepancias, uno de los puntos de coincidencia entre los jefes de Estado reunidos en Costa de Sauípe es dar la bienvenida a Cuba en el Grupo de Río, el foro que la isla pasará a integrar después de haber sido la única nación excluida de América Latina.



NOTAS RELACIONADAS
Megacumbre en medio de desacuerdos
16 12 08 |  América Latina
Mercosur: reformas y más comercio
28 10 08 |  Economía
Mercosur exige a la UE "trato justo"
01 07 08 |  América Latina
Brasil/Argentina: tan cerca tan lejos
10 05 05 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen