OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 28 de noviembre de 2008 - 23:37 GMT
En Colombia no tantos marcharon
Hernando Salazar
Hernando Salazar
BBC Mundo, Medellín

Juanes.
El cantante Juanes se quejó de la falta de gente en las calles.
La emergencia invernal en varias regiones, el malestar por el derrumbe de captadoras ilegales de dinero y la apatía impidieron que la tercera marcha contra el secuestro realizada este año en Colombia y otros países fuera tan masiva como las que hubo en febrero y julio pasados.

El cantante Juanes, que junto al ecuatoriano Juan Fernando Velasco encabezó la movilización en Medellín, se quejó de la falta de gente en las calles y se preguntó si la razón es que ya no hay secuestrados famosos en las selvas.

En un improvisado discurso, el alcalde de esta ciudad, Alonso Salazar, dijo que los colombianos no se pueden olvidar de los "secuestrados anónimos" y añadió que llegó la hora de pedir en las calles también por los desaparecidos.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, mantienen en su poder a 27 rehenes, entre militares, policías y civiles, que pretenden canjear por guerrilleros presos.

Darío Fernando Patiño, codirector del canal de noticias Caracol, cree que varias razones influyeron en la menor participación en la jornada, entre ellas el invierno que afecta a 28 de los 32 departamentos del país, y que ha dejado más de medio millón de damnificados.

Pero, en diálogo con BBC Mundo, el periodista también se queja de que el "gobierno colaboró muy poco" con la convocatoria.

"Lamentablemente no hubo grandes concentraciones, salvo en algunos sitios de Bogotá, Medellín y Cali", precisó.

Marchas canceladas

En algunas regiones del sur del país, afectadas por las quiebras de las llamadas pirámides, no hubo marchas.

Marcha contra el secuestro en Colombia.
No eran los millones de manifestantes que salieron el 20 de julio.
En la ciudad de Popayán, donde se vive una tensa situación, las autoridades habían prohibido anticipadamente la marcha por los secuestrados.

Pero en Ibagué, 200 kilómetros al sur de Bogotá, la marcha fue cancelada a última hora, luego de la aparición de panfletos que incitaban a los participantes a atacar sucursales bancarias y sedes de medios de comunicación, según le confirmó a BBC Mundo Antonio Melo, director del diario El Nuevo Día.

A pesar de todo, en varias ciudades colombianas salió gente a las calles. En Medellín lo hicieron familias enteras, empleados, estudiantes, religiosos, activistas de derechos humanos y parientes y amigos de secuestrados.

Llevaban banderas blancas y de Colombia, lucían camisetas alusivas a la libertad y portaban pancartas y globos.

"Me levantaban la moral"

Marcha contra el secuestro en Colombia.
Los que salieron llevaban puesta la parafernalia de rigor.
BBC Mundo le preguntó al teniente Raimundo Malagón, liberado en Jaque, y al ex congresista Oscar Lizcano, fugado de las FARC, por el efecto de las marchas entre los secuestrados.

Ambos dijeron que esos mensajes llegan muy bien y suben el ánimo cuando se está secuestrado.

"Cuando uno está en la selva siente el apoyo de la gente que sale a pedir no más secuestro", afirma Malagón.

Y Lizcano agrega que cuando estaba cautivo "las marchas me levantaban la moral".



NOTAS RELACIONADAS
El "ángel" de los secuestrados colombianos
16 11 08 |  América Latina
¿Rebeldes rumbo a Francia?
27 10 08 |  América Latina
Libre ex congresista colombiano
26 10 08 |  América Latina
¿Y ahora qué?
26 10 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen