OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 6 de noviembre de 2008 - 17:21 GMT
Chávez busca oro
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Hugo Chávez
El anuncio forma parte de la política de nacionalizaciones del gobierno de Hugo Chávez.

Como parte de su política de nacionalizaciones, el gobierno venezolano anunció que asumirá la administración de la gigantesca y aún no explotada mina de oro Las Carolinas, ubicada en el sur del país, que en 2002 fue cedida en concesión a la empresa canadiense Cristallex.

El anuncio de la "recuperación" de la mina lo hizo a una radio regional el ministro de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz, y resultó sorpresivo para muchos, incluyendo a los actuales concesionarios, que esperaban la entrega de varios permisos para iniciar las operaciones.

"A raíz de la crisis financiera que se ha extendido a escala mundial, es necesario tratar de recuperar nuestro oro para aumentar nuestras reservas internacionales", dijo el ministro Sanz.

"Las Cristinas se constituye como uno de los yacimientos de oro más importantes de América Latina y uno de los más grandes del mundo".

A raíz de la crisis financiera que se ha extendido a escala mundial, es necesario tratar de recuperar nuestro oro para aumentar nuestras reservas internacionales
Rodolfo Sanz, ministro de Industrias Básicas y Minería

"Cuenta con una capacidad aproximada de 31 millones de onzas de oro, valoradas en cerca de US$35.000 millones", explicó.

El anuncio de la nacionalización se suma a una larga disputa legal por el control de la mina, que empezó con esta década y que ha llevado a Venezuela ante instancias internacionales de arbitraje para la protección de inversiones.

Sorprendidos

En un comunicado de prensa, Crystallex informó que está "al tanto de algunos comentarios relacionados con el control del proyecto aurífero de Las Cristinas" pero que la empresa "no ha sido notificada de ningún cambio" del gobierno sobre la concesión.

Logo de Crystallex
Crystallex dijo que "no ha sido notificada de ningún cambio".

Según la compañía, miembros de su equipo de contacto con el sector oficial se reunieron "tan recientemente como hoy (miércoles)" con funcionarios del gobierno venezolano y "no se presentaron asuntos con relación al control de Las Cristinas (¿) de la cuál se mantiene como constructor y operador".

La empresa canadiense insiste -en el comunicado- que sigue las gestiones para obtener el permiso ambiental que posibilite el avance del proyecto, suspendido desde 2003.

Sin embargo, a principios de este año, el Ministerio del Ambiente le negó el permiso aduciendo "asuntos sensibles en relación con las poblaciones indígenas, pequeños mineros y el medio ambiente".

Crystallex opera otras minas menores en el sur de Venezuela, y en su página web asegura que con la eventual entrada en producción de Las Cristinas pasará de "pequeño productor a uno de rango intermedio".

Un proyecto difícil

La explotación minera en el sur de Venezuela siempre se ha visto afectada por polémicas ambientales y complicaciones legales.

Mapa

La Sierra de Imataca, donde se encuentra Las Cristinas, es una región de bosques y llanuras, escasamente habitada por grupos indígenas y con una infraestructura casi inexistente.

Además, por ser el preámbulo de la selva amazónica en Venezuela, es un área ecológicamente sensible.

A finales de los años 90, el gobierno venezolano autorizó la explotación a gran escala de yacimientos mineros y bosques madereros en Imataca, activando críticas de grupos ambientalistas e indigenistas que temen la ruptura del precario equilibrio local.

Por aquellos años, Las Cristinas le fue concedida a otra empresa canadiense, Placer Dome, que para el desarrollo del proyecto creó Minera Las Cristinas, CA (MINCA).

Posteriormente, la también canadiense Vannessa Ventures compró la participación de Placer Dome en MINCA, en una operación que el estado venezolano no reconoció, por considerarla fraudulenta.

Buscadores ilegales

En 2002, el presidente Chávez anuló los derechos de MINCA sobre Las Cristinas y le otorgó la concesión a Cristallex.

MINCA llevó el caso al arbitraje del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversión, dependiente del Banco Mundial.

La confusión legal y la consiguiente parálisis del proyecto han permitido que algunas zonas mineras hayan sido invadidas por buscadores ilegales, cuya actividad incontrolada impacta fuertemente al medio ambiente.

Justamente, esto es parte de lo que el gobierno venezolano dice querer controlar con su plan de "recuperación".



NOTAS RELACIONADAS
Chávez: Cemex sí, Sidor no
27 08 08 |  América Latina
Venezuela compra y expropia cementeras
18 08 08 |  América Latina
Hacia otra nacionalización
31 07 08 |  América Latina
Cronología de las estatizaciones
01 08 08 |  América Latina
Venezuela limitará firmas extranjeras
23 09 05 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen