OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 23 de septiembre de 2008 - 23:55 GMT
Serían US$5 millones

José Baig
José Baig
BBC Mundo, Miami

Guido Antonini
Guido Antonini a su llegada a los tribunales de Miami, 13 meses después de su última aparición pública.
Cinco millones de dólares sería la suma total de dinero que se transportaba en el avión en el que viajó de Venezuela a Argentina el empresario venezolano-estadounidense Guido Antonini, a quien le decomisaron una maleta con cerca de US$800.000 en un aeropuerto de Buenos Aires en agosto del año pasado.

La revelación surgió durante la comparecencia de Antonini en un juicio en Miami contra su ex socio, Franklin Durán.

La fiscalía estadounidense lo acusa de actuar como agente del gobierno de Venezuela para forzar a Antonini a no revelar ni el origen ni el destino del dinero decomisado.

En conversaciones grabadas por el FBI se asevera que el monto tenía como destino la campaña de la entonces candidata presidencial argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

En su primera aparición pública en más de 13 meses, el llamado "hombre del maletín" explicó que aquella madrugada del 4 de agosto del año pasado en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires, Argentina, viajaba con un maletín y una maleta personal.

Agregó que sólo agarró la maleta que contenía el dinero y que, aseguró, "nunca había visto", para ayudar a acelerar el proceso de pasar el equipaje por la aduana.

Junto a Antonini viajaban en el avión, rentado por la empresa estatal argentina Enarsa, dos altos funcionarios de Argentina y Venezuela, además de sus asistentes y otras personas.

"Deben ser libros"

Según su declaración, apenas la tomó, un agente le preguntó qué contenía la maleta. "No sé, deben ser libros, porque está muy pesada", dice que fue su respuesta.

Después del descubrimiento, Antonini llenó una planilla en la que declaró que el dinero le pertenecía "porque era la única manera de salir rápido del aeropuerto". Luego, Antonini se alojó en un hotel de Buenos Aires.

Horas más tarde -según su testimonio- lo fue a visitar al hotel Diego Uzcátegui, el director de PDVSA América, una filial de la empresa estatal de petróleo de Venezuela, padre de Daniel Uzcátegui, quien viajó con Antonini de Caracas a Buenos Aires.

Antonini asegura que, una vez que le contó a Uzcátegui lo que había pasado, el directivo petrolero le preguntó: "¿Y qué pasó con el resto del dinero?", y que cuando le respondió que no sabía de qué le estaba hablando, Antonini afirmó que Uzcátegui le dijo: "había otros US$4,2 millones en el avión".

"Un gran favor"

En su primera comparecencia -de muchas más que se esperan- el empresario venezolano dijo que otra de las personas que vio después del incidente fue a Claudio Uberti, el entonces titular del organismo de vialidad de Argentina y que era uno de los pasajeros del avión.

"El domingo (5 de agosto de 2007) en la noche fue a verme", testificó. Según su relato de la conversación, Uberti le manifestó que le había hecho un gran favor a él y a Argentina "y me ofreció lo que yo quisiera de su país".
Uberti me dijo que le había hecho un gran favor a él y a Argentina, y me ofreció lo que yo quisiera de su país.
Guido Alejandro Antonini

Durante su estancia en Argentina, Antonini también asistió a un recepción que se ofrecía en la Casa Rosada, la sede del gobierno argentino, al presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Antonini llegó al lugar con dos funcionarias, una argentina y otra venezolana, que también habían viajado en el avión y dice que en el lugar vio a los presidentes Chávez, de Venezuela, y Kirchner, de Argentina, además de funcionarios de alto nivel de los dos gobiernos.

La conspiración

Al día siguiente en la mañana Antonini abandonó Argentina y regresó a su casa en Miami después de hacer una breve escala en Montevideo.

Horas después de su regreso a Miami lo contacta desde Venezuela su todavía socio, y para entonces aún amigo, Franklin Durán, y es a partir de esa llamada que se empieza a tejer la conspiración que desencadenó en este juicio de Miami.

Entre agosto de 2007 y diciembre del mismo año, Durán y otras personas estuvieron en contacto con Antonini siempre con el objetivo de que nombrara un abogado en Argentina y, sobre todo, que no revelara el origen y el destino del dinero.

En diciembre las autoridades detienen a Franklin Durán y a otros tres hombres y los acusan de conspirar para actuar como agentes del gobierno venezolano sin autorización de Estados Unidos.

Los otros tres acusados se declararon culpables y firmaron acuerdos de colaboración con la Fiscalía. Durán, en cambio, se declaró inocente. Un quinto acusado, José Canchica Gómez, está prófugo.

La "basura" y la "traición"

Maletín
Según el testimonio del empresario, en el avión había más de US$800.000.
El descubrimiento de los US$800.000 en una maleta que transportaba Antonini fue lo que dio origen al llamado "caso del maletín", que ha provocado conflictos en las relaciones de Estados Unidos con Venezuela y Argentina.

La comparecencia de Antonini ocurrió en el juicio que se le sigue a su ex socio, Franklin Durán, acusado por las autoridades estadounidenses de actuar como agente del gobierno de Venezuela, para convencer a Antonini, mediante sobornos y amenazas, de no revelar ni el destino ni el origen del dinero.

Según grabaciones y testimonios que se han escuchado en la corte, los US$800.000 provenían de PDVSA, la empresa estatal petrolera venezolana, estaban destinados a la campaña de la entonces candidata y actual presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kichner.

Los gobiernos de Venezuela y Argentina han asegurado que el juicio no es más que una manipulación de Estados Unidos, lo han calificado como "una basura" y acusado a Antonini de "traidor" y "delincuente".



NOTAS RELACIONADAS
Caso del maletín: la DEA en el estrado
19 09 08 |  América Latina
Antonini "es un delincuente"
11 09 08 |  América Latina
"Basura del imperio"
10 09 08 |  América Latina
Implican a Chávez en caso del maletín
10 09 08 |  América Latina
Comenzó el juicio del maletín
02 09 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen