OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 20 de julio de 2008 - 15:13 GMT
Paraguay: contra la explotación infantil
Redacción BBC Mundo

Mural hecho por niños en Paraguay
El nuevo gobierno destinará US$1,2 millones a luchar contra la explotación infantil.

La lucha contra la explotación infantil, principalmente en las calles, será uno de los grandes desafíos del próximo gobierno paraguayo de Fernando Lugo.

La futura ministra de Niñez y la Adolescencia Liz Torres expresó que combatir la explotación infantil en todas sus formas será uno de los ejes de su política y para ello se reformará la legislación existente.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el trabajo infantil afecta a un millón de menores en Paraguay, lo que sitúa el abandono escolar a uno de cada siete personas en edades comprendidas entre 5 y 17 años.

Esta situación es más grave en la capital, Asunción, y demás zonas urbanas aledañas.

Trabajo infantil

En Paraguay es común ver en las ciudades a niños vendiendo golosinas y estampas religiosas por los autobuses y las calles de la capital o ejerciendo la mendicidad.

Pero también es habitual que las niñas trabajen como "criaditas". Comúnmente son niñas de zonas rurales que van a realizar labores domésticas a casas de familia de clase media-alta supuestamente para ir a la escuela, algo que no siempre es así.

Estas niñas con edades entre 6 y 12 años viven en situación de extrema vulnerabilidad y a menudo son objeto de toda clase de abusos, señalan diversas organizaciones humanitarias en Paraguay.

"En toda Latinoamérica hay niños que trabajan y es que estamos hablando de un problema estructural", dijo a BBC Mundo el historiador y analista paraguayo, Ricardo Medina.

"En Paraguay las familias de sectores humildes no pueden sustentarse si los niños no trabajan, por otro lado, hay que tener en cuenta de que no hay fábricas que empleen mano de obra infantil, como sucede en India".

Si bien el trabajo infantil no es nuevo, según la OIT sí que ha experimentado un crecimiento notable desde 1982, debido al estancamiento de la economía paraguaya.

Sin embargo, según Medina "en los últimos años hay más control. El gobierno retiró a los niños lustrabotas de las calles y se los llevaron a centros de integración escolar y cada vez es más raro ver a niños muy pequeños trabajando".

Explotación sexual en Triple Frontera

Pero más allá del trabajo, lo que preocupa a la nueva ministra es la explotación sexual de menores y de niños "latentemente alto" en la frontera con Brasil.

Sabemos que del lado paraguayo (de la Triple Frontera) no hay un control efectivo
Liz Torres, futura ministra de Niñez y Adolescencia de Paraguay

Estos niños son utilizados a menudo para traficar drogas en la Triple Frontera, zona limítrofe conformada por Ciudad del Este en Paraguay, Foz do Iguazú de Brasil y Puerto Iguazú en Argentina.

"Sabemos que del lado paraguayo no hay un control efectivo", dijo Torres, "a pesar de que existen convenios firmados con Brasil y Argentina".

Por otra parte, se anunció que en los primeros 100 días del nuevo gobierno se promoverá un censo nacional para determinar la cantidad de niños en situación de explotación.

Para llevar a cabo estos proyectos se destinará un presupuesto de US$1,2 millones.

El nuevo presidente, Fernando Lugo, será investido el 15 de agosto.



NOTAS RELACIONADAS
"Empecé a trabajar a los 6 años"
12 06 08 |  América Latina
Paraguay: sonidos de esperanza
27 05 08 |  Cultura y Sociedad




 

banner watch listen