OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 8 de julio de 2008 - 04:19 GMT
Los otros rehenes, los "olvidados"
Redacción BBC Mundo

Portadas de diarios franceses con la noticia del rescate de Betancourt
El rescate de Betancourt dio la vuelta al mundo.

La liberación de Ingrid Betancourt y de otros 14 rehenes de manos de las FARC no fue el único logro en Colombia esta semana.

En otra operación de perfil más bajo, el noruego-colombiano Alf Onshuus fue liberado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) este jueves.

Reportes indican que se pagó un rescate por el profesor universitario secuestrado en enero.

Los dos tipos de liberaciones ilustran los dos diferentes tipos de rehenes existentes en Colombia: los rehenes políticos y los secuestrados con fines extorsivos, a quienes las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) usan para engrosar sus arcas.

"Toda la presión del gobierno, de los medios y de las FARC está sobre los rehenes políticos", dice Olga Lucía Gómez, directora de la organización País Libre.

"Es una distorsión del problema: el secuestro no está visto en su totalidad. Secuestrar a un maestro es una aberración tan grande como la de un político".

Sentimientos encontrados

El número exacto de rehenes con fines extorsivos no está claro: el Ministerio de Defensa está revisando unos 3.000 casos y estima que la cifra final ronda los 700.

Claudia Rugeles y su hijo Alan
Cada vez que hay noticias como ésta y no se liberan a todos los rehenes, es como si una aplanadora me pasara por encima
Claudia Rugeles, esposa de secuestrado

Gómez advierte que las cifras probablemente estén subestimando el problema, ya que casi el 40% de los casos no son reportados a las autoridades por parte de los familiares por miedo a represalias.

En contraste, el número de rehenes políticos bajó a 25 debido a misiones de rescate (como la que liberó a Betancourt), a liberaciones unilaterales por parte de las FARC y a asesinatos.

Las familias tienen sentimientos encontrados con respecto a esta reducción en el número de cautivos.

"Hubo mucha felicidad (por la liberación de los 15 rehenes esta semana), pero no pude compartirla totalmente", dice Claudia Rugeles, esposa del ex gobernador provincial Alan Jara, secuestrado desde 2001.

"Cada vez que hay noticias como ésta y no se liberan a todos los rehenes, es como si una aplanadora me pasara por encima".

Rugeles también arguye que "con el secuestro extorsivo la familia tiene la oportunidad de resolver el secuestro (con el pago de un rescate), mientras que con el secuestro político la libertad del capturado no depende de la familia sino del estado. Eso significa impotencia".

Presión

Las negociaciones entre el gobierno colombiano y las FARC acerca de un posible intercambio de rehenes por prisioneros están actualmente paralizadas, a pesar de la urgencia de las familias.

Pablo Emilio Moncayo en imagen de video
El padre de Moncayo ha luchado denodadamente por la liberación de su hijo, secuestrado hace 10 años.

Los secuestrados por razones económicas pasan generalmente períodos más cortos en cautiverio, pero esto no se traduce automáticamente en un trauma menor, dice el corresponsal de la BBC en Bogotá, Henry Mance.

"Estás cautivo al igual que un rehén político, pero estás presionado para que tu familia pague rápidamente. Caso contrario, te amenazan con matarte", le cuenta una ex víctima de las FARC a la BBC.

Fue secuestrado en 2002, cuando era el director regional de una empresa petrolera, y fue liberado un mes después cuando su familia pagó el monto requerido.

"Todos se acuerdan de los policías y de Ingrid, pero nadie se acuerda de nosotros", señala.

Traumas y readaptación

La liberación trae consigo sus propios dilemas, en el esfuerzo del liberado por readaptarse a su vida familiar.

Todos se acuerdan de los policías y de Ingrid, pero nadie se acuerda de nosotros
Ex víctima de secuestro extorsivo

"El pos-secuestro fue peor que el secuestro en sí, porque empiezan a emerger todo tipo de traumas", dice el empresario petrolero.

"Por otro lado, te quedaste sin nada. Tengo 51 años ahora y no he podido volver a trabajar adecuadamente, porque las compañías dicen que si ya fuiste secuestrado una vez, puede pasar de nuevo".

Muchos de los rehenes políticos han tenido mejor suerte, como Fernando Araújo, a quien el presidente Álvaro Uribe lo nombró canciller en 2007 a los dos meses de escaparse de las FARC.

La misma Ingrid Betancourt, secuestrada en 2002 en plena campaña por la presidencia, busca volver a la vida política.

"Todavía tengo la esperanza de servir a Colombia. Ya sea desde la presidencia, sólo Dios lo sabe", dijo a los medios.

Betancourt se ha comprometido a una movilización internacional para la liberación de los rehenes que siguen cautivos, de acuerdo a Herbin Hoyos, cuyo programa radial pone al aire mensajes para los rehenes de parte de sus familiares.

Desde Francia, aseguró que seguirá luchando por la libertad de los rehenes que continúan en manos de las FARC.

Vea sus declaraciones en este video de BBC Mundo.

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?



NOTAS RELACIONADAS
Inquietud por los que quedan
03 07 08 |  América Latina
Rescatan a Ingrid Betancourt
03 07 08 |  América Latina
Una historia de seis años
23 02 08 |  América Latina
Betancourt libre: su reacción
02 07 08 |  Participe
Betancourt: "Poco optimismo"
02 05 08 |  América Latina
Que regrese a mediar
01 05 08 |  América Latina
Las FARC le crean un dilema a Sarkozy
09 04 08 |  Internacional
"Chávez está dispuesto a ayudar"
27 04 08 |  América Latina
Canciller francés viaja a Colombia
26 04 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen