OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 30 de junio de 2008 - 06:40 GMT
A 30 años de un triunfo empañado

Redacción BBC Mundo

Madres y Abuelas de Plaza de Mayo con la bandera con fotos de desaparecidos
Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo portaron una bandera de 400 metros con fotos de desaparecidos.

Luego de 30 años de que el seleccionado de fútbol de Argentina se consagrara campeón mundial en pleno régimen militar, ex jugadores de aquel equipo participaron este domingo en Buenos Aires de un partido conmemorativo organizado por el Instituto Espacio para la Memoria (IEM) como un acto de desagravio a los 30.000 desaparecidos durante ese gobierno (1976-83).

Un 25 de junio de 1978 Argentina conseguía su primer campeonato mundial, organizado en casa y con el gobierno militar como marco organizativo, venciendo a Holanda por 3-1.

"La otra final: el partido por la vida y los derechos humanos" se jugó el domingo en el mismo escenario de entonces: el estadio Monumental de River Plate y lo presenciaron más de 5.000 espectadores.

Culminó con un empate de 1-1 con equipos conformados por jugadores juveniles y tres campeones del Mundial 78: Ricardo Villa, René Houseman y Leopoldo Jacinto Luque.

Bandera

Estuvo precedido por una marcha de organizaciones humanitarias y sociales, incluyendo a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo que portaban una bandera de 400 metros con fotos de los 30.000 desaparecidos.

Con la camiseta argentina, de izq. a der.: Ricardo Villa, Leopoldo Luque y René Houseman
Los jugadores del Mundial 78 dicen que sólo querían ser campeones.

Los tres jugadores niegan haber sido usados por la Junta Militar para distraer a la opinión pública mundial de los supuestos abusos a los derechos humanos.

"No me sentí usado por la dictadura, yo jugaba para mí, para el país y para el pueblo", señaló Ricardo Villa.

"No vengo a pedirle perdón a nadie, sino a compartir este momento con la gente. Nosotros éramos simplemente jugadores de fútbol que nos convocaron a participar del Mundial. Nuestro sueño era salir campeones y se nos dio", señaló el ex futbolista Leopoldo Luque.

"No es fiesta, es reivindicación"

Sin embargo, dirigentes de organizaciones humanitarias afirmaron que "el Mundial se utilizó para tapar los delitos de lesa humanidad que se cometían" durante el régimen.

Adolfo Pérez Esquivel (Foto de archivo)
En la prisión, cuando ponían el partido en los altoparlantes, era muy contradictorio. Porque los ejecutores, aquellos que nos torturaban, y nosotros, las víctimas, gritábamos juntos '¡Gol de Argentina!'
Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz

La marcha partió de la ex Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) -el predio donde funcionó el mayor centro clandestino de detención durante el gobierno de facto- hacia el estadio River Plate.

"Marcharon hacia el estadio desde lo que había sido el centro militar de detención y tortura... donde los prisioneros, encadenados a sus camas, podían oír a los hinchas gritando los goles de Argentina", dice el corresponsal de la BBC en Buenos Aires, Daniel Schweimler.

"No es una fiesta, es la reivindicación de un pueblo y de quienes sufrieron la dictadura", señaló Nora Cortiñas, líder de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, antes de ingresar al estadio.

La movilización culminó cuando cientos de personas entraron al campo de juego y dieron una vuelta olímpica alrededor de la cancha exhibiendo la bandera.

"Propaganda política"

Se destacó la presencia del Premio Nobel de la Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel, que estuvo detenido durante dos años y vivió el Mundial desde la cárcel.

"En la prisión, cuando ponían el partido en los altoparlantes, era muy contradictorio. Porque los ejecutores, aquellos que nos torturaban, y nosotros, las víctimas, gritábamos juntos '¡Gol de Argentina!'. Y sabemos que sacaban afuera a prisioneros cuando había distracciones por la Copa Mundial y les disparaban", declaró a la BBC.

Luego del partido homenaje, la jornada culminó con un recital a cargo de varios músicos como Luis Alberto Spinetta y Lito Vitale, entre otros.

Para el corresponsal de la BBC, la copa ganada en 1978 "fue una victoria empañada. Empañada por alegatos de que los oponentes fueron sobornados".

"El gobierno militar usó la final de 1978 y la victoria de su equipo como un instrumento de propaganda política", agrega Schweimler.



NOTAS RELACIONADAS
Argentina inicia juicio a "represor"
27 05 08 |  América Latina
Otro proceso contra Videla
24 04 08 |  América Latina
Argentina: juicio oral por "Plan Cóndor"
28 11 07 |  Cultura y Sociedad
Argentina: monumento a los desaparecidos
08 11 07 |  Cultura y Sociedad
Juicio por abusos en la ESMA
18 10 07 |  América Latina
ADN identificará desaparecidos
06 10 07 |  América Latina
Argentina: anulan indulto a jefe militar
13 07 07 |  América Latina
Argentina: anulan indulto a Videla
25 04 07 |  América Latina
Kirchner: "perdón" por gobierno militar
24 03 04 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen