OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 24 de junio de 2008 - 09:23 GMT
Duarte renuncia, Congreso decide
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, Cono Sur

El mandatario paraguayo, Nicanor Duarte Frutos, presentó este lunes ante el Congreso su carta de renuncia al cargo para asumir como legislador el mes próximo, lo que ha generado una situación de tensión política y confusión jurídica en medio de la transición del poder.

Nicanor Duarte (dcha) y el presidente del Parlamento, Miguel Saguier
Nicanor Duarte (dcha) le entregó su carta de renuncia al presidente del Parlamento.

Duarte fue votado como senador en los comicios del 20 de abril, en los que el ex obispo Fernando Lugo, de la opositora Alianza Patriótica para el Cambio (APC) fue elegido presidente, poniendo fin a seis décadas de hegemonía del Partido Colorado.

Este martes, a partir de las 14:00 GMT, el Congreso paraguayo realizará una sesión conjunta para analizar la carta de renuncia de Duarte. Si se acepta la renuncia, el actual jefe de Estado planea traspasar sus funciones al vicepresidente Francisco Oviedo Benítez, hasta que Lugo tome posesión el 15 de agosto.

Sin embargo, legisladores opositores de la APC (centro-izquierda) y del Partido Patria Querida (PPQ, centro-derecha) anunciaron que dejarán sin quórum la sesión de la cámara alta.

De este modo, intentarán evitar que Duarte preste juramento en el Congreso el 1º de julio, porque consideran que su candidatura es "ilegítima".

La oposición sostiene que el presidente paraguayo no debió postularse para un escaño en el Senado porque la Constitución lo obliga a dedicarse exclusivamente a sus funciones de jefe de Estado.

"Queremos que la Carta Magna sea respetada. Nicanor deberá cumplir su mandato porque para eso fue elegido por el pueblo", afirmó Miguel Carrizosa, legislador del PPQ.

"Enredo jurídico"

"La situación de Duarte plantea un curioso enredo jurídico que no tiene precedente en Paraguay", le comentó a BBC Mundo el analista político Alfredo Boccia.

Queremos que la Carta Magna sea respetada. Nicanor deberá cumplir su mandato porque para eso fue elegido por el pueblo
Miguel Carrizosa, legislador del PPQ

Es que, a pesar de ser considerada inconstitucional, la candidatura de Duarte al Congreso fue avalada por la Justicia.

Si bien la Carta Magna paraguaya reserva para los ex presidentes una plaza de senador vitalicio con voz pero sin voto, el mandatario logró que la Corte Suprema lo habilitara para postularse como senador efectivo, con un escaño en el que pueda votar en los debates.

"Además, si Duarte es aceptado en el Congreso, sería al mismo tiempo senador vitalicio, un cargo irrenunciable según la Carta Magna, y senador por mandato electoral, lo cual complicaría más las cosas".

Tensiones

Según los analistas, la insistencia de Duarte en dimitir y convertirse en legislador y el rechazo de la oposición a que esto suceda, ha generado tensión en el traspaso de poder.

El no tratamiento de mi renuncia sería un incumplimiento de los deberes y atribuciones del Congreso Nacional
Nicanor Duarte Frutos, presidente de Paraguay

Para el mandatario paraguayo, la resistencia a aceptar su renuncia y su incorporación en el Parlamento como senador electo responde a una "persecución política".

Duarte dijo que merecía dejar la presidencia y asumir como legislador porque reconoció de inmediato el resultado de las elecciones de abril y creó una comisión para llevar a cabo una transición pacífica.

"El no tratamiento de mi renuncia sería un incumplimiento de los deberes y atribuciones del Congreso Nacional", dijo Duarte en su discurso.

Y adelantó que, si no logra su propósito, cambiará su actitud: "A partir de ahí nuestra posición va a ser distinta, porque evidentemente nuestro afán en la construcción de la confianza mutua y la colaboración está siendo totalmente devaluado por la oposición o despreciado".

El vicepresidente electo, Federico Franco, interpretó estas palabras como una "amenaza de boicot" al traspaso de mando. Y apeló al diálogo para evitar el inicio de un "gobierno tumultuoso y traumático".

Razones

Muchos observadores se preguntan por qué el actual presidente paraguayo tiene la férrea determinación de abandonar el poder para asumir como legislador. Según Boccia, hay varias razones detrás de ese objetivo.

La situación de Duarte plantea un curioso enredo jurídico que no tiene precedente en Paraguay desde que la vigencia de la actual Constitución
Alfredo Boccia, analista político

"Primero, porque ser un senador efectivo en lugar de vitalicio le da a Duarte mucha más vigencia en el poder. No quiere ser un ex presidente con un cargo decorativo, sino un actor importante en la política".

"Recordemos que, además, sigue siendo jefe del Partido Colorado, porque la Corte Suprema se lo permitió, a pesar de que la Constitución le impide tener otro cargo", añadió.

De todos modos, Boccia aclaró que la influencia política de Duarte está en baja debido a la derrota electoral de abril.

"Su propio partido lo está culpando del fracaso, lo está estigmatizando. Los colorados, acostumbrados a la hegemonía, no perdonan ese tipo de cosas", explicó.

Inmunidad parlamentaria

Para Boccia, otro de los posibles motivos de que Duarte quiera asumir pronto como legislador es que intenta asegurarse la inmunidad parlamentaria antes del traspaso de poder en agosto.

Nicanor Duarte, presidente de Paraguay y Fernando Lugo, presidente electo
Los analistas hablan de tensión el traspaso del poder de Duarte (der.) a Lugo.
"Él ha sido un abanderado contra la corrupción en Paraguay y no hay ningún caso en su contra, pero eso no impide que pueda verse salpicado por algún escándalo en el futuro".

"Probablemente teme alguna revancha del nuevo gobierno; tal vez que le atribuyan irregularidades en organismos que han estado bajo su responsabilidad", añadió Boccia.

"Es que, por primera vez en décadas, la oposición podrá poner los pies en ámbitos que antes le eran vedados, como las represas hidroeléctricas binacionales de Itaipú y Yacyretá, y el ministerio de Hacienda. El gobierno de Lugo podría cuestionar cómo se han manejado los recursos en esas oficinas".

Por lo pronto, algunos funcionarios del entorno de Duarte están siendo investigados por presunto enriquecimiento ilícito.

Entre ellos, el director paraguayo de Itaipú y el suspendido y nuevamente electo senador del Partido Colorado, Juan Carlos Galaverna.

"Además, Duarte quizás se vea acosado por fantasmas del pasado. Recordemos que varios de sus predecesores, como Luis González Macchi, Raúl Cubas y Juan Carlos Wasmosy, fueron acusados de corrupción", concluyó Boccia.



NOTAS RELACIONADAS
Perfil: el ex obispo presidente
21 04 08 |  América Latina
Triunfo histórico de Lugo
21 04 08 |  América Latina
Elecciones, FARC y Chávez
15 04 08 |  A fondo
Leonardo Boff: "Me siento defraudado"
20 04 05 |  Internacional
Ernesto Cardenal, el santo poeta revolucionario
04 05 07 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen