OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 9 de junio de 2008 - 05:39 GMT
Chávez-FARC: ¿táctica o estrategia?

Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Venezuela

Hugo Chávez el 1 de junio
Chávez parece haberle dado un giro radical a su discurso con respecto a las FARC.

Apenas a comienzos del año 2008, el presidente Hugo Chávez defendía en su discurso anual ante la Asamblea Nacional lo que llamaba "el proyecto político" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Decía que "se les respetaba", que su lucha era legítima y además llamaba al mundo a reconocerles carácter de beligerantes en lugar de terroristas.

De los 800 secuestrados que mantienen las FARC -y cuya liberación era parte del malogrado esfuerzo mediador del mandatario venezolano- se hablaba de "retenidos" o de "prisioneros de guerra", lo que justificaba como político a un acto que muchos en Colombia consideran simplemente delincuente.

Pero, pocos meses después, Chávez parece darle un cambio radical a su discurso afirmando que "a estas alturas en América Latina está fuera de orden un movimiento guerrillero".

Y de los secuestros afirma que son simplemente "injustificables".

Entre uno y otro momento, Venezuela y Colombia vivieron la mayor tensión militar de las últimas décadas a causa de la muerte del vocero de las FARC, Raúl Reyes, quien dejó unos supuestos computadores incriminatorios.

Y por último, murió el jefe histórico de las FARC Manuel Marulanda.

Táctico o estratégico

Para los aliados del presidente Chávez no hay un cambio en el discurso.

No hay que ser demasiado analista para darse cuenta de que las FARC están derrotadas en el terreno militar y social (...)
Rafael Simón Jiménez, ex presidente de la Asamblea Nacional

"No es que antes Chávez les haya dado apoyo político a las FARC y que ahora se los retire. Lo que estaba diciendo es que eso es un conflicto interno que tiene sus orígenes en la historia reciente de Colombia", dijo a BBC Mundo José Egidio, experto de la Academia Diplomática de la Cancillería venezolana.

Egidio afirma que con sus palabras se demuestra que "una cosa es el gobierno venezolano y otra la guerrilla colombiana" y que entre ambos no existe la supuesta conexión que denuncian en Bogotá y repite la oposición venezolana.

Sin embargo, un ex aliado de la llamada revolución bolivariana, el ex presidente de la Asamblea Nacional, Rafael Simón Jiménez, dijo a BBC Mundo que no cree que "Chávez vaya a desvincularse de su alianza estratégica con las FARC".

Según Jiménez, el mandatario venezolano "sólo busca lavarse la cara frente a la comunidad internacional", visto el rechazo que han producido en muchas partes del mundo los gestos que algunos interpretaron como de defensa de la guerrilla.

"No hay que ser demasiado analista para darse cuenta de que las FARC están derrotadas en el terreno militar y social y que lo que más les convendría sería plegarse a lo que ha sido la estrategia -incluso de la izquierda radical latinoamericana- que es buscar la vía electoral para el acceso al poder", afirmó Jiménez.

Formas de lucha

En ese sentido, aunque varias fuentes diplomáticas consultadas el domingo por BBC Mundo expresaron su "sorpresa" por los cambios retóricos de Chávez, consideran lógico que haya una expresa alineación con su mentor político: el líder cubano Fidel Castro.

Después de ser el principal promotor de las guerrillas latinoamericanas en los años 60 y 70, Castro terminó reconociendo las limitaciones de la vía armada para los proyectos políticos "progresistas".

"Yo creo que desde hace mucho tiempo, incluso en su alianza con la senadora colombiana Piedad Córdoba, Chávez viene tratando de inducir a la guerrilla a la búsqueda de un camino político", afirmó Rafael Jiménez.

Jiménez explicó a BBC Mundo que "entre Chávez y las FARC hay una diferencia que en la nomenclatura marxista tradicional se conoce como las formas de lucha".

Aunque es la primera vez que el presidente venezolano condena abiertamente y sin atenuantes algunas herramientas usadas por la guerrilla, como los secuestros, siempre insistió en que la insurgencia debería tener un cauce político pacífico.

El poder de la computación

Para los más radicales opositores de Chávez, dentro y fuera de Venezuela, la explicación de estos cambios se encuentra en esas computadoras cuya propiedad le adjudican a Raúl Reyes y que el ejército colombiano se las apropió tras el ataque a su campamento en territorio ecuatoriano.

No es que antes Chávez les haya dado apoyo político a las FARC y que ahora se los retire. Lo que estaba diciendo es que eso es un conflicto interno que tiene sus orígenes en la historia reciente de Colombia
José Egidio, de la Cancillería venezolana

Después de esa violenta incursión que la comunidad interamericana condenó como violatoria de la soberanía de Ecuador, las tensiones entre Bogotá y Caracas llegaron a su punto de tensión militar más grave de las últimas décadas.

Pero en las últimas semanas, esa tensión se ha reducido notablemente y ambos gobiernos parecen estar haciendo sus mayores esfuerzos para recuperar un vínculo que reporta grandes beneficios económicos a los dos países.

La razón de ese apaciguamiento -sospechan los radicales- sería la supuesta "evidencia" que estaría en los computadores de Reyes, que podría ser usada en cualquier momento para llevar al presidente venezolano ante tribunales internacionales de Justicia.

Claro que eso sería equivalente no sólo a reconocerle unas culpas no demostradas al presidente Chávez, sino también adjudicarle un estilo extorsionista a la diplomacia colombiana.

Circunstancias internas

Otros, en cambio, hacen una lectura más local y sospechan que la diferencia retórica la determinan las circunstancias pre-electorales en Venezuela, en donde se realizarán comicios regionales a fines de año.

De acuerdo con muchas encuestas, los opositores a Chávez podrían recuperar varias de las gobernaciones y alcaldías que perdieron tras la debacle de las elecciones de diciembre de 2004, a las que acudieron desorientados y fragmentados como consecuencia de la pérdida del referéndum revocatorio presidencial de agosto.

Hoy la oposición aprovecha la ola de su triunfo en el referéndum sobre la reforma constitucional de diciembre de 2007, mientras que el gobierno quiere revertir el efecto de su primera derrota electoral en nueve años.

El cálculo electoral explicaría las rectificaciones de medidas impopulares en los últimos días, como la polémica Ley de Inteligencia, una reducción de las tarifas de transporte urbano o el cobro por el uso de la señal del canal del estado.

Aquellas palabras más comprensivas hacia las FARC del pasado reciente pueden haberle costado a Chávez mucho entre la gran comunidad inmigrante colombiana que vive en Venezuela, la cual tiene poder de voto por ostentar la doble nacionalidad.

Por tanto, ese sería un ruido político que sería conveniente reducir, al menos "por ahora". Una de las frases -y a veces estrategias- predilectas del presidente venezolano.



NOTAS RELACIONADAS
Chávez: "Liberación a cambio de nada"
09 06 08 |  América Latina
Reacción positiva en Colombia
09 06 08 |  América Latina
Venezuela niega vínculos con FARC
10 05 08 |  América Latina
Colombia: "Chávez apoyó a las FARC"
03 03 08 |  América Latina
Richardson busca ayuda de Chávez
24 04 08 |  América Latina
Las FARC le crean un dilema a Sarkozy
09 04 08 |  Internacional
Francia: marcha por Betancourt
06 04 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen