OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 29 de mayo de 2008 - 08:42 GMT
México-Colombia: dos países, la misma guerra
Henry Mance
Bogotá

Cartel de recompensa por los mellizos Mejía Múnera
Una fuerte recompensa era ofrecida en Colombia por la captura de los mellizos Mejía Múnera.
En los dos principales frentes latinoamericanos de lucha contra el narcotráfico, se han visto diferentes resultados para las fuerzas policiales.

En México, en lo que va del año, se han registrado 1.378 muertes relacionadas con el tráfico de drogas, un incremento del 50% respecto al mismo periodo en 2007.

El jefe de la policía Edgar Millán se cuenta entre las víctimas.

En Colombia las autoridades tuvieron en los últimos meses una serie de éxitos contra importantes grupos de narcotraficantes, como la captura de Miguel Ángel Mejía Múnera y la muerte de su hermano mellizo, Víctor.

"Estos países están en diferentes etapas de esa lucha", dijo a la BBC un funcionario estadounidense.

"México ahora esta luchando con sus demonios, pero esos demonios se volvieron muy poderosos porque pudieron desarrollarse por un par de décadas".

Tácticas de los carteles

¿Puede la experiencia de Colombia ser aprovechada por México?

Los dos países se encuentran en diferentes lugares de la cadena de distribución de drogas.

México es responsable de un porcentaje de la producción de amapola y marihuana, pero no del cultivo de coca.

Pero su frontera de 3.200 kilómetros con Estados Unidos lo hace central en el tráfico de la cocaína, que en su mayoría proviene desde Colombia.

Pablo Escobar (Foto de archivo)
Los nombres de Pablo Escobar y cartel de Medellín eran sinónimos de violencia en Colombia.

El 90% de la cocaína que entra a Estados Unidos pasa primero por México.

En lo que ambos países han tenido experiencias similares son grandes y violentos carteles de la droga.

"En Colombia a finales de los años '80 y principios de los '90, las mafias se salieron de control y desarrollaron la capacidad de retar al Estado.", dijo Alfredo Rangel, analista de seguridad colombiano.

"Las tácticas de los carteles mexicanos son similares a las del cartel de Medellín", agrega.

El líder del cartel de Medellín, Pablo Escobar, estuvo detrás de crímenes como el asesinato del ministro de Justicia de Colombia, Rodrigo Lara Bonilla, en 1984 así como de ataques terroristas en las principales ciudades.

A mediados de los '90, las autoridades colombianas lograron desmantelar el cartel de Medellín y a su rival, el de Cali.

¿Puede México hacer lo mismo con sus grupos de narcotraficantes?

De acuerdo con el funcionario estadounidense, "la primera lección -y el presidente Felipe Calderón y su predecesor Vicente Fox la entendieron- es que tiene que haber voluntad política".

Las fuerzas armadas no tienen las herramientas necesarias de inteligencia para saber en dónde dar golpes al narcotráfico y hay más riesgos de que se violen los derechos humanos de los ciudadanos
Makus Scultze

A principios de los '90, logró capitalizar la indignación pública contra el narcotráfico.

Según el ministro de Defensa de ese entonces, Rafael Pardo, "El gobierno demostró que los narcotraficantes no tenían buenas intenciones como muchas personas pensaban y que la gente no podía ser indiferente al problema".

El apoyo del público para la estrategia gubernamental se consolidó en 1993 con la muerte de Escobar.

El capo fue localizado por un grupo especial de la policía, apoyado por EE.UU.

El gobierno colombiano incrementó sus esfuerzos modernizando sus organismos de inteligencia y ofreciendo recompensas a los miembros de las bandas de narcotraficantes para convertirse en informantes.

Riesgo de abuso

La desventaja de México con Colombia, es que su policía no esta centralizada y cuenta con diferentes niveles de organización a nivel local, estatal y federal.

Según analistas, estas fuerzas son notoriamente corruptas, por lo que el presidente Calderón ha recurrido al ejército.

Unos 30.000 militares han sido desplegados en diversos puntos del país.

Retén militar en la ciudad de Culiacán
Las autoridades mexicanas consideran que los militares pueden frenar a los narcotraficantes.

Esta estrategia es controvertida.

En Colombia el progreso que se ha hecho -como el arresto de Diego Montoya (uno de los capos más buscados)- tiene que ver mucho con el buen trabajo de la policía.

"Los militares no están hechos para luchar contra el crimen organizado", dijo Markus Scultze-Kraft de la organización International Crisis Group.

"Las fuerzas armadas no tienen las herramientas necesarias de inteligencia para saber en dónde dar golpes al narcotráfico y hay más riesgos de que se violen los derechos humanos de los ciudadanos. En su lugar, nosotros recomendamos a las autoridades mexicanas que se concentren en reformar a la policía".

Otro aspecto central en la lucha contra las drogas es controlar el lavado de dinero. Se estima que en México, tan sólo en el 2004, se obtuvieron ganancias ilegales estimadas en US $10.200 millones.

La respuesta de Colombia ha sido aumentar las regulaciones a su sistema bancario y las operaciones de inteligencia de su policía.

Un error que cometió la sociedad colombiana fue menospreciar los nexos entre la mafia y las instituciones políticas
Rafael Pardo

Cuando el narcotraficante Juan Carlos Abadía fue arrestado en Sao Paulo, Brasil, el año pasado, la policía confiscó de inmediato unos US$700 millones en propiedades.

No obstante, también se han visto defectos en la lucha colombiana contra el narcotráfico.

Los carteles desmantelados han sido reemplazados por nuevos grupos con tácticas más sofisticadas.

"Muchos miembros del cartel de Medellín terminaron trabajando con los paramilitares", asegura Schultze-Kraft. "El modus operandi de los paramilitares era muy violento pero no estaba dirigido contra el gobierno".

En su lugar los paramilitares, que fueron formalmente desmovilizados luego de un acuerdo en 2005, usaron las ganancias por concepto de drogas para comprar influencia política.

"Un error que cometió la sociedad colombiana fue menospreciar los nexos entre la mafia y las instituciones políticas", dijo Rafael Pardo, quien ahora es senador de oposición.

Más de 50 miembros del congreso son actualmente investigados por presuntos nexos con paramilitares.

Mal contagioso

Si, como muchos analistas políticos predicen, los carteles mexicanos se fraccionan y apuestan por la corrupción política, los procesos judiciales en Colombia pueden servir de referente para las autoridades mexicanas.

Tropas mexicanas interrogan a un hombre en Ciudad Juárez
Algunos críticos consideran que los militares no deben de ser utilizadas para un trabajo de policía.

De cualquier manera, las medidas no parecen compensar las fallas de las autoridades en su intento por abolir la demanda y la distribución de drogas ilegales.

"México seguirá experimentando serios problemas por el tráfico de drogas mientras que no disminuya, de manera considerable, el flujo de estupefacientes desde los países andinos", argumenta Schultze-Kraft.

Según el experto en narcotráfico, Francisco Thoumi, México está mejor preparado para el problema que Colombia.

"Tiene una economía más grande, por lo que los carteles tienen menos capacidad para penetrarla. Es vecino de EE.UU., por lo que es más importante para Washington".

Pero mientras que México y Colombia se vuelvan cada vez más efectivos en la lucha contra el narcotráfico, el problema del narcotráfico se podría extender hacia otros países latinoamericanos que están menos preparados para enfrentar una guerra contra las drogas.



NOTAS RELACIONADAS
Militarizado por dos años más
29 05 08 |  América Latina
Nuevas muertes de policías
28 05 08 |  América Latina
México y la narcoviolencia
19 05 08 |  América Latina
Polémica y dudas
14 05 08 |  América Latina
Extradición masiva de paramilitares
13 05 08 |  América Latina
Otro policía baleado en México
11 05 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen