OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 20 de mayo de 2008 - 02:46 GMT
Las FARC "están resquebrajadas"
Hernando Salazar, Colombia
Hernando Salazar
BBC Mundo, Colombia

Al contrario de su fama de guerrillera sanguinaria, Elda Neyis Mosquera, alias Karina, parece ser una mujer de pocas palabras, que habla con voz relativamente débil.

Elda Neyis Mosquera,  alias Karina
No soy una mujer sangrienta, a mí me han acusado de muchas cosas que yo no he cometido
Elda Neyis Mosquera, alias Karina
Así lo demostró Karina en su primera comparencia ante los medios de comunicación en la ciudad de Medellín, horas después de entregarse a las autoridades en una zona rural donde estaba al mando de un grupo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En la rueda de prensa, la mujer dijo que había sido relegada del mando del frente 47, que encabezó durante varios años, y afirmó que desde hace dos años estaba aislada de sus jefes.

Según Karina, ella se entregó debido a la "presión del Ejército en el área" donde operaba, en el noroccidental departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín.

Karina, quien estuvo 24 años alzada en armas, admitió que no conocía la situación de esa guerrilla en el país, pero dijo: "sé que están resquebrajadas".

Y admitió, por ejemplo, que la muerte de Iván Ríos, el miembro del secretariado asesinado por un guerrillero, causó desmoralización entre las FARC.

También reveló que desde hace dos años no tenía contacto con los jefes del frente 47, que cuando estuvo a su mando realizó muchos secuestros en el occidente del país.

Uno de esos secuestros fue el del congresista Oscar Tulio Lizcano, a mediados de 2000. Sin embargo, Karina señaló que no sabe del paradero del ex legislador del Partido Conservador.

Incomunicada

De acuerdo con las declaraciones de Karina, desde 2006 no recibía comunicaciones escritas del Secretariado, la máxima instancia de las FARC, que tiene unos 12.000 combatientes.

"De los miembros del secretariado no sé nada", añadió y le dijo a Manuel Marulanda, el viejo jefe de las FARC, que "esta lucha se gana dialogando y no con las armas".

La insurgente era una de las guerrilleras más buscadas en el país y a ella se le atribuyen numerosos homicidios y secuestros.

Sin embargo, Karina les dijo a los periodistas que no es la mujer sanguinaria que describen los medios de comunicación.

"No soy una mujer sangrienta, a mí me han acusado de muchas cosas que yo no he cometido", sostuvo.

La mujer también negó que haya participado en el homicidio de Alberto Uribe Sierra, padre del presidente Álvaro Uribe, ocurrido en 1983. "Yo no tengo las manos manchadas por ese hecho", dijo.

En su diálogo con los periodistas, Karina invitó a los integrantes de las FARC a que "cambien esa vida que llevan dentro de la guerrilla" y "que se incorporen al plan de reinserción" que ofrece el Gobierno.

El comandante del Ejército, general Mario Montoya, dijo que la rendición de Karina es "un golpe contundente a las estructuras de las FARC".



NOTAS RELACIONADAS
Se entrega importante líder de las FARC
19 05 08 |  América Latina
Bogotá niega incursión en Venezuela
18 05 08 |  América Latina
Caracas protesta por "incursión"
18 05 08 |  América Latina
Hugo Chávez: "Un show de payasos"
16 05 08 |  América Latina
Interpol: "Los archivos son auténticos"
15 05 08 |  América Latina
Dos golpes duros a las FARC
09 03 08 |  América Latina
El golpe más fuerte contra las FARC
01 03 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen