OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 4 de abril de 2008 - 20:47 GMT
Misiones cubanas en Bolivia
Hugh O'Shaughnessy
BBC, La Paz

Mujer boliviana sentada en una sala
Una mujer boliviana durante un acto para los médicos cubanos.
Aunque no se mencione mucho en el mundo, Cuba brinda asistencia médica y educacional a varios países. Uno de los programas más importantes se ubica en Bolivia.

"Yo creo que siempre hay algo de amor detrás de todo", explica la doctora María de los Ángeles.

Esta dinámica mujer originaria de la localidad cubana de Güines, a unos 30 kilómetros de La Habana, es directora del hospital oftalmológico cubano-venezolano de El Alto, a casi 4.000 metros de altitud en los Andes.

Allá dan servicio a la población de La Paz, la capital de Bolivia, ubicada en un cañón 305 metros más abajo.

Me explica por qué tan sólo algunos de los 2.000 cubanos enviados a Bolivia en los dos últimos años para trabajar como personal médico decidieron volver a la isla.

Su colega, la doctora Mabel, es originaria de Pinar del Río, la provincia occidental de Cuba. La joven oftalmóloga coincide.

"Aquí no hay mucho ambiente", murmura.

Sin embargo, ambas mujeres afirman que lo que hacen vale la pena. Cuidan la vista de miles de Bolivianos pobres, que no podrían ver sin su trabajo. Y lo hacen gratis.

"No hay mayor gratificación", explica la doctora Mabel. Es la primera vez que ocupa un puesto fuera de su país o que trabaja para una "misión", como la llaman los cubanos.

Las dos mujeres añaden que el acuerdo laboral es conveniente. "Recibimos nuestros sueldos en Cuba. Aquí, nos pagan el alojamiento, la comida y dinero adicional", comenta su colega.

Enormes beneficios

Una doctora cubana camina en una clínica oftalmológica de Bolivia
Un afiche del "Che" Guevara adorna un consultorio oftalmológico cubano en La Paz.
El local escrupulosamente limpio dispone de un buen surtido de medicinas y gafas gratuitas hechas en China, y exhibe casualmente un afiche del Che Guevara.

María de los Ángeles reflexiona sobre los años que pasó con la población indígena de Guatemala.

"Antes de irme de Cuba para Guatemala y Bolivia, no sabía lo que era ser realmente pobre", proclama.

Las dos cirujanas forman parte de un amplio programa de educación y atención médica establecido en Bolivia y en muchos otros países del mundo. El programa fue muy positivo para el gobierno cubano, que ganó la gratitud de los beneficiarios y de los gobiernos.

En Bolivia, 2.000 cubanos, entre ellos 1.300 doctores competentes, han trabajado en los hospitales generales construidos durante los dos últimos años, mayormente con fondos venezolanos.

En total, más de nueve millones de consultas han sido ofrecidas.

Atendemos a cualquier persona que entre, y sin que tenga que pagar.
Doctora María de los Ángeles

María de los Ángeles, Mabel y sus colegas han realizado 200.000 intervenciones quirúrgicas en los servicios de oftalmología de toda Bolivia.

La atención oftalmológica es tan popular que los centros de las fronteras con Perú y Argentina atendieron a más peruanos y argentinos que bolivianos.

"Atendemos a cualquier persona que entre, y sin que tenga que pagar", explica María de los Ángeles.

Programa educativo

Las demás clínicas cubanas del país ofrecen servicios de medicina preventiva (que ayudaron a reducir la mortalidad infantil y generaron un aumento de la espectativa de vida), atención médica general e intervenciones de urgencia.

Juntos, Cuba y Venezuela también ofrecen un programa educativo, en el que 118 cubanos y 18 venezolanos, apoyados por textos y televisores, explican a los profesores bolivianos la mejor manera de enseñar a la población a leer y escribir.

Es muy difícil criticar un país que proporciona atención médica y educación gratuitas.
Rafael Dauza, embajador de Cuba en Bolivia

El embajador cubano en Bolivia, Rafael Dauza, nos explicó la dimensión estratégica del programa.

"Nosotros proporcionamos servicios gratuitos, ofrecemos nuestro material y equipos, y todo eso sin quitarles pacientes a los médicos bolivianos. Los que no nos quieren ver aquí acusaron a nuestro personal de descuido e incompetencia. Pero nunca fueron capaces de justificar sus argumentos", aseguró.

"Es muy difícil criticar un país que proporciona atención médica y educación gratuitas. Un gobernador provincial que se había opuesto a nuestra presencia aquí fue salvado por uno de nuestros hospitales", explicó, imperturbable, Rafael Dauza.

Sin embargo, esto no es suficiente para calmar los temores de la embajada estadounidense, que ve con desconfianza la presencia de Cuba y Venezuela en Bolivia.

Hugo Chávez y Evo Morales en el palacio presidencial de La Paz
Las misiones cubanas en Bolivia están financiadas mayoritariamente con fondos venezolanos.
Unos días atrás, el embajador Philip Goldberg tuvo que presentar sus excusas a Bolivia. Se demostró que uno de los funcionarios de la embajada, Vincent Cooper, había intentado persuadir a un joven voluntario estadounidense de los Peace Corps para que espiara a los cubanos y venezolanos que iba conociendo.

"Fue un error lamentable", comentó Philip Goldberg.

Sin embargo, Goldberg, proclamado persona non grata por el presidente Evo Morales, se fue a Estados Unidos y no podrá volver a Bolivia.

Para los cubanos, el caso Cooper es parte de una estrategia de los Estados Unidos para incitar a los doctores cubanos a desertar.

Los cubanos pueden ir a Estados Unidos con pasaporte falso o sin pasaporte.

"Somos los únicos en el mundo que tenemos este privilegio", comenta Rafael Dauza con una sonrisa irónica.

En el hospital, las dos cirujanas no se preocupan por los pocos que se van.

"De todos modos, algunos prefieren volver a Cuba", concluye la doctora Mabel.



NOTAS RELACIONADAS
Polémica en Bolivia por Chávez
10 11 07 |  América Latina
Irán y la izquierda latinoamericana
27 09 07 |  América Latina
Chávez, ¿heredero de Fidel?
20 02 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen