OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 1 de abril de 2008 - 08:45 GMT
Mucha soja en pocas manos
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, Buenos Aires

Soja
Argentina es el tercer productor mundial de soja.
En Argentina hay dos realidades detrás del conflicto que mantienen la presidenta Cristina Fernández y el campo: la tendencia hacia el monocultivo y la creciente concentración de la tierra en pocas manos.

Este país posee 30 millones de hectáreas cultivables, pero -según admite el gobierno- el 50% de esa superficie se dedica a la soja.

Argentina es el tercer productor mundial de esta oleaginosa y su economía se ha recuperado del colapso financiero de 2001 en gran medida gracias a ella.

Sin embargo, los argentinos no se alimentan con la soja, ya que el 95% de la cosecha se exporta países como China.

Eduardo Buzzi
(El desequilibrio) hace que cada vez más los auténticos productores sean desplazados de los campos y, como consecuencia, desaparezcan pueblos rurales enteros
Eduardo Buzzi, Federación Agraria Argentina

En cambio, granos como el trigo y el maíz, que sí se consumen en el mercado interno, tienen una superficie cultivada cada vez menor.

Asimismo, hay menos hombres de campo dedicados a la ganadería, a pesar de que cada argentino consume 70 kilogramos de carne vacuna por año.

Y es que criar una vaca consume más tiempo e inversión que cultivar soja, cuyos granos se siembran sin necesidad de arar el suelo, sobre los restos de la cosecha anterior.

El avance del cultivo de la soja sobre otras actividades rurales se debe a que esta oleaginosa se ha convertido en un gran negocio, tanto por el aumento de los precios internacionales de las materias primas como por el hecho de que los agricultores obtienen divisas en dólares.

En pocas manos

Si bien es cierto que hay un "auge sojero" en Argentina, también es verdad que son pocos los que se benefician de él.

Vacas
Menos trabajadores se dedican a la ganadería.
La razón es que la producción está concentrada en grandes terratenientes y en los llamados "pools de siembra", es decir, conglomerados financieros generalmente ajenos al campo pero que deciden participar en el negocio rural.

En Argentina hay un total de 84.000 productores de soja. Según datos oficiales, el 20% de ellos reúne el 80% de los cultivos, mientras el resto (los pequeños y medianos agricultores) se queda con un quinto.

De ese 20% que concentra la producción, el 2,2% maneja casi la mitad de la soja del país.

Los analistas suelen explicar esta situación afirmando que la falta de regulación ha generado conductas monopólicas o de cartel en el campo.

Por ejemplo, un "pool de siembra" tiene mucho más poder de negociación que un pequeño o mediano agricultor a la hora de rentar tierras o comprar maquinaria e insumos: consigue precios menores.

"Este desequilibrio hace que cada vez más los auténticos productores sean desplazados de los campos y, como consecuencia, desaparezcan pueblos rurales enteros", dijo a BBC Mundo Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), que agrupa a pequeños agricultores.

Distintos intereses

El paro agrario se lanzó contra la decisión de la presidenta Fernández de aumentar los impuestos a las exportaciones de soja y girasol del 35% a más del 40%.

Trigo
Cada vez se cultiva menos trigo.
Lo han protagonizado los pequeños y medianos productores, pero los grandes terratenientes y los conglomerados también se han sumado a él.

A los primeros, el incremento de los tributos les reduce su ya limitado margen de ganancias, reducido porque no les queda otra opción que alquilar tierras y comprar insumos a precio de mercado.

A los segundos no les afecta tanto debido a su más amplio volumen de ganancias y a los beneficios que obtienen gracias a su poder de negociación.

Por eso el gobierno decidió diferenciar entre unos y otros, y revirtió el aumento de los tributos para los pequeños y medianos agricultores. El resto, en cambio, pagará el incremento impositivo.

En la Casa Rosada creen que, si aun así el paro agrario continúa, es porque los grandes productores se "montaron" a los intereses de los más chicos.

"Si no aceptan las nuevas medidas, uno tiene que pensar que hay cuestionamientos que van más allá", dijo la presidenta Fernández.

Por las dudas, el partido oficialista (el Frente para la Victoria, peronista) convocó para este martes a una manifestación en la Plaza de Mayo con el fin de respaldar al gobierno en una puja que podría tomar otro color.



NOTAS RELACIONADAS
Argentina: suavizan medidas
01 04 08 |  América Latina
Argentina: de nuevo el diálogo
31 03 08 |  América Latina
Argentina: retoman paro agropecuario
29 03 08 |  América Latina
Suspenden paro agrario
28 03 08 |  América Latina
Cristina exige levantar el paro
28 03 08 |  América Latina
"Crisis de credibilidad"
28 03 08 |  América Latina
¿El regreso del cacerolazo?
27 03 08 |  América Latina
Gobierno argentino no cederá
26 03 08 |  América Latina
Argentina: se radicaliza conflicto
26 03 08 |  América Latina
Se agota la carne en Argentina
22 03 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen