Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 8 de marzo de 2008 - 04:39 GMT
"Ciudad de la paz"
Marcia Facundo
Marcia Facundo
BBC Mundo, enviada especial a Santo Domingo

De izq. a der.: Hugo Chávez, Daniel Ortega y Álvaro Uribe
Los líderes latinoamericanos vivieron ocho horas críticas en la Cumbre.

Al final del día, todo terminó con un abrazo.

Pero durante la jornada en que transcurrió la XX Cumbre de Presidentes del Grupo de Río se vivieron intensos momentos en los que parecía estar muy distante la solución a la disputa diplomática entre Colombia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua.

Fueron unas ocho horas críticas en las que los líderes latinoamericanos apostaron a la paz.

Gracias a la postura comedida de algunos mandatarios, las miradas de ira que se lanzaron durante la mañana los presidentes Álvaro Uribe, Rafael Correa y Hugo Chávez se transformaron en luminosas expresiones de cariño al final de la tarde.

Sin duda alguna que la causa de la paz estuvo ayudada por el cálido escenario que ofreció esta ciudad caribeña y por los esfuerzos de mediación que desde principios de semana había lanzado el presidente dominicano, Leonel Fernández.

El compromiso de resolver la crisis entre los presentes era tan firme que hasta renunciaron al rico almuerzo que se les había preparado en la Cancillería y, en cambio, comieron pequeños bocaditos sin abandonar sus asientos en la mesa de trabajo.

Correa "no está"

Pero fue en esta edición de la Cumbre de Río que llegó a su clímax la crisis entre los tres países andinos, que empezó el sábado pasado cuando tropas colombianas incurrieron en territorio ecuatoriano para atacar un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

De izq. a der.: Álvaro Uribe, Leonel Fernández y Hugo Chávez
El presidente dominicano exhortó al abrazo entre los mandatarios.

El momento culminante de la tensión andina se originó cuando el presidente Correa sintió la necesidad de ir al baño, precisamente en momentos en que hablaba Uribe.

Antes de pararse, Correa lanzaba miradas, a veces de indignación y otras de burla, hacia Uribe cuando el mandatario colombiano insistía en que las aeronaves de su país nunca traspasaron el espacio aéreo ecuatoriano cuando atacaron a las FARC.

Una vez se ausentó de la sala, Uribe continuó con su exposición, pero lanzando ansiosas miradas hacia la silla vacía del mandatario ecuatoriano.

"Señor presidente, ¿cómo voy a decir esto si no está aquí el presidente Correa?, preguntó Uribe al dominicano Leonel Fernández, quien presidió el encuentro.

La situación provocó un momento de confusión, en el que Fernández llamó a un receso hasta que Correa regresara para poder continuar escuchando a Uribe.

Pero también provocó la ira del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien dijo que, entonces, era él quien quería ir al baño.

"¡Qué se ha creído!", exclamó Ortega dirigiéndose a Uribe.

"Histórica hermandad"

A pesar de la tensión que provocó la discusión, que incluso llevó a los periodistas que observaban el encuentro a pensar que pronto los mandatarios se caerían a golpes, de ese momento en adelante la disputa comenzó a disiparse lentamente.

Rafael Correa
El momento culminante de tensión ocurrió cuando Correa se retiró mientras Uribe hablaba.

Primero fue la intervención del presidente mexicano, Felipe Calderón, quien trató de echar agua al fuego que mantenía muy cálido el ambiente dentro de la sala donde se celebró la Cumbre.

Calderón expresó su "emoción y tristeza" por la disputa entre pueblos que comparten una "histórica hermandad".

En igual tono hablaron las presidentas de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y de Chile, Michelle Bachelet.

Mientras, los periodistas esperaban con anticipación las palabras del presidente Hugo Chávez, figura clave de la disputa.

Se anticipaban nuevos ataques contra Uribe, pero ocurrió todo lo contrario.

Chávez asumió un tono cordial y recordó aquellos momentos en que él y Uribe llevaban una relación amistosa y de cooperación.

Alabó a República Dominicana por propiciar la búsqueda de la paz y entonó la canción Quisqueya, nombre taíno de la isla Hispaniola.

Las palabras de Chávez empezaron a suavizar la dura expresión del rostro de Uribe y el presidente Fernández aprovechó la situación para impulsar aún más su mediación.

Mientras hablaba el presidente venezolano, Fernández se acercó a Uribe y empezó a decirle cosas al oído, a las que el mandatario colombiano respondía con negativa, moviendo la cabeza.

Fernández insistió y finalmente Uribe asintió.

"Ciudad de la paz"

Al final de las exposiciones, Fernández exhortó al abrazo. Uribe dijo que él no es "hombre de odios" y recordó la "calidez y amistad" que hubo entre él y Chávez anteriormente.

¡Qué se ha creído! (Uribe)
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua

Pero para cuando pidió el abrazo, ya el líder dominicano tenía bajo la manga una Declaración de Santo Domingo que recogía los principales puntos para lograr la paz entre los mandatarios andinos.

Los presidentes en disputa se abrazaron y empezaron las bromas: Uribe advirtió a Correa que tendría que pagar el pasaje aéreo del embajador colombiano que fue despedido de Quito al iniciarse la crisis.

También sugirió a Chávez que podría conseguir el azufre para lanzarlo en la reunión y limpiar el pesado ambiente, haciendo alusión al discurso que pronunció el mandatario venezolano ante Naciones Unidas en 2006.

La cordialidad se expandió en la reunión de jefes de Estado y Calderón bautizó a Santo Domingo como "la ciudad de la paz".



NOTAS RELACIONADAS
Distensión en la Cumbre de Río
07 03 08 |  América Latina
"Se acabó"
08 03 08 |  América Latina
"Estamos con Colombia en esa lucha"
07 03 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen