Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 6 de diciembre de 2007 - 23:10 GMT
Colombia: voluntarios por rehenes
Hernando Salazar
Hernando Salazar
BBC Mundo, Colombia

Manos encadenadas.
Los voluntarios para canjearse por secuestrados son de varios países.
Que 120 personas quieran canjearse por algunos de los muchos que están cautivos, en manos de guerrilleros y delincuentes comunes, llama la atención en un país como Colombia, donde ha habido 22 mil secuestros en los últimos 12 años, según la fundación País Libre.

Esos voluntarios para relevar a los secuestrados no solo viven en Colombia, sino en Alemania, Argentina, Canadá, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Italia, México, Paraguay y el Reino Unido.

Así se lo informa a BBC Mundo en Bogotá un sacerdote católico que omite su nombre y se hace llamar "Martín".

Se trata de tomar el lugar de los cautivos, para que estos vuelvan a la libertad y regresen a sus casas después de años de haber sido rehenes.
"Martín"
Él es uno de los impulsores de la Operación Kolbe, que tomó su nombre de Maximiliano Kolbe, un sacerdote y mártir polaco, quien murió en reemplazo de un prisionero en un campo de concentración Nazi y quien fue canonizado en 1982.

¿Canjearse por un secuestrado? Sí, se trata de tomar el lugar de los cautivos, para que estos vuelvan a la libertad y regresen a sus casas después de años de haber sido rehenes, explica "Martín".

El sacerdote señala que aunque la iniciativa, que se promueve a través de una dirección electrónica, comenzó congregando a sacerdotes y religiosos, ahora también agrupa a laicos, personas casadas y miembros de otras confesiones, de ambos sexos.

¿Una alternativa?

Luego de que el gobierno del presidente Álvaro Uribe cesó la mediación de su colega venezolano Hugo Chávez para buscar un acuerdo humanitario con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la Operación Kolbe vuelve a aparecer en escena.

Olga Lucía Gómez, directora de la fundación País Libre
Una intención ética y moral muy importante, para decirle al mundo entero que Colombia está harta y cansada de que las personas lleven tantos años en cautiverio y no pase nada.
Olga Lucía Gómez, País Libre
"Martín" explica que el gesto de su grupo no está sujeto "a ningún tipo de instrumentalización para fines políticos o personales".

"Si a mí los captores me dicen: le entrego a una persona enferma, yo me voy inmediatamente. Si me dicen, le entrego a un soldado o a un campesino, me voy. Para mí es un ser humano que está privado de la libertad injustamente", afirma el sacerdote.

"Los secuestrados tienen que seguir en el centro, porque son el centro del drama colombiano", insiste el sacerdote.

"Martín" dice que hasta ahora no han recibido ninguna respuesta de quienes tienen secuestrados en su poder, entre ellos la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que tiene 46 secuestrados que pretende canjear por guerrilleros presos.

BBC Mundo les preguntó a dos expertos en secuestro sobre la viabilidad de la propuesta de Operación Kolbe.

Elogios y críticas

Olga Lucía Gómez, directora de la fundación País Libre, una organización que lucha contra el secuestro y les presta asesorías a las familias, elogia la iniciativa, pero dice que es difícil llevarla a la práctica.

Según Gómez, la Operación Kolbe tiene "una intención ética y moral muy importante, para decirle al mundo entero que Colombia está harta y cansada de que las personas lleven tantos años en cautiverio y no pase nada".

Pero Rubén Darío Ramírez, quien fue jefe del programa presidencial contra el secuestro entre 1998 y 1999, no le ve futuro a la iniciativa de la Operación Kolbe.

Rubén Darío Ramírez, ex jefe del programa presidencial contra el secuestro
El pulso político (entre el gobierno y las FARC a propósito del acuerdo humanitario) no se soluciona con este tipo de iniciativas.
Rubén Darío Ramírez, ex jefe del programa contra el secuestro
"De 1.500 secuestrados que logramos la liberación, solo en un caso los captores aceptaron que la señora se cambiara por su esposo mientras (éste) sacaba el dinero para pagar", le dijo Ramírez a BBC Mundo.

Según el experto, "el pulso político (entre el gobierno y las FARC a propósito del acuerdo humanitario) no se soluciona con este tipo de iniciativas".

Sin embargo, Gómez dice que gestos como la Operación Kolbe sirven para recordar el drama del secuestro en Colombia.

"Este viernes, cuando se inicia la navidad, en varias ciudades de Colombia vamos a encender luces por todos los secuestrados y sus familias, que son más de los 46 del acuerdo humanitario", agrega.

Gómez señala que, aunque se han reducido los secuestros, las cifras históricas de ese delito son "escandalosas" y lamenta que "de alguna forma nos hemos acostumbrado a este horror".

Y aunque "Martín" admite que no es fácil que los captores de los secuestrados en Colombia acepten la propuesta de la Operación Kolbe, insiste en que se trata de "ahondar la conciencia de los colombianos".



NOTAS RELACIONADAS
"Sarkozy hará todo lo posible"
06 12 07 |  América Latina
Colombia quiere la ayuda de Sarkozy
04 12 07 |  América Latina
Alegría y preocupación
30 11 07 |  América Latina
"Pruebas de vida" de Ingrid Betancourt
01 12 07 |  América Latina
Uribe termina mediación de Chávez
22 11 07 |  América Latina
Balance de una mediación frustrada
23 11 07 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen