Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 23 de noviembre de 2007 - 22:14 GMT
Balance de una mediación frustrada
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Álvaro Uribe y Hugo Chávez
El gobierno de Colombia ha dicho que la decisión es definitiva.
Desde que hace casi tres meses el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, le confió a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, la mediación para lograr el llamado canje humanitario con la guerrilla, empezaron los cálculos sobre quién ganaba qué en el proceso.

Ahora que el proceso terminó abruptamente, por decisión del mandatario colombiano, muchos empiezan a sacar los balances políticos. ¿Quién gana?¿Quién pierde?

De entrada, los principales perdedores del frustrado proceso son los familiares de los 50 secuestrados que habrían sido liberados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de haberse concretado la misión de Chávez.

Y los rehenes, claro, que seguirán en su cautiverio, en el que algunos de ellos están desde hace varios años.

Pero no pocos empiezan a sacar las cuentas de cómo quedan los principales actores del proceso, los presidentes Chávez y Uribe.

Balance político

Fuera de Colombia ha habido muchas críticas a la decisión del presidente Uribe por parte de quienes la consideran desproporcionada a la falta supuestamente cometida: la llamada telefónica de Chávez al comandante de las Fuerzas Armadas de Colombia, general Mario Montoya.

El tema no debería ser sólo ver a Uribe y a Chávez, sino el papel de la guerrilla en todo esto
Elsa Cardozo, analista

No se sabe qué habló Chávez con Montoya. Sólo se conoce que ya Uribe le había pedido que no contactara a los militares colombianos directamente "porque se me vuelven chavistas", le habría dicho a Chávez, en la reciente Cumbre Iberoamericana de Chile.

Para algunos la respuesta "moderada" que dio Caracas respetando "la decisión soberana" de Bogotá demostraría el reconocimiento del gobierno venezolano de un error diplomático.

Esa versión la aumenta el hecho de que en Venezuela esperaran más de 12 horas para reaccionar y que se hiciera en un breve comunicado de prensa y no en palabras del presidente Chávez, quien en cuanto a política internacional suele ser su mejor vocero.

Pero si existía una posibilidad de lograr ese esquivo intercambio ¿por qué detenerse en formalidades?, se preguntan los críticos de la medida colombiana.

Cuestión de estilo

Sin embargo, "no fue sólo esa llamada (...) hubo un efecto de acumulación", le comentó a BBC Mundo la analista de temas internacionales Elsa Cardozo, para quien la mediación estuvo plagada de "eventos".

El principal: el peculiar estilo del mandatario venezolano, quien suele ser bastante locuaz, generó malestar entre ciertos sectores colombianos, al punto de que el presidente Uribe tuvo que expresar su respaldo a las gestiones de Chávez en más de una ocasión.

Raul Reyes
Los familiares de los 50 secuestrados en poder de las FARC esperan por sus seres queridos.
También las auspiciosas reuniones con la guerrilla en Caracas, pero para las que no habría habido una coordinación adecuada con Bogotá, según quejas iniciales del gobierno colombiano.

Luego vino el "descorazonador" -para algunos- encuentro con el presidente de Francia, Nicoláas Sarkozy, al que Chávez acudió sin las prometidas pruebas de vida de la ex candidata presidencial colombiana y ciudadana francesa, Ingrid Betancourt.

Fueron situaciones que complicaron un proceso corto pero intenso en el que se logró "avances que hacían pensar ya, en la posibilidad de una solución a este drama esencialmente humano (del problema de los rehenes)", según se lee en el comunicado de la presidencia venezolana.

Desconfianzas

Desde que Bogotá escogió al tamdem Chávez-Córdoba, empezaron los problemas para Uribe, sobre todo frente a sus partidarios, quienes suelen ver con desconfianza al presidente venezolano.

El fondo es que hay unos rehenes que no son equiparables con los otros que se van a intercambiar
Elsa Cardozo
Muchos ven a Chávez ideológicamente muy cercano a las FARC, con las que comparte una vocación "bolivariana", como para ser un mediador eficaz. Y afirmaban que su cometido sería darle protagonismo político a la guerrilla.

Según Cardozo, a la hora del balance hay que tomar en cuenta "las presiones que sin duda hay en Colombia sobre el tema de la seguridad democrática".

Cardozo afirma que las desconfianzas las alimentan quienes piensan que hay una "apuesta del presidente Chávez en el largo y mediano plazo en un cambio en el mapa político colombiano".

Ni Chávez, ni Uribe

Por estos días el presidente Uribe podría quedar como la parte intransigente de la ecuación, al impedir la continuidad de un proceso que algunos consideran que avanzaba más allá que el de esfuerzos anteriores.

"El tema no debería ser sólo ver a Uribe y a Chávez, sino el papel de la guerrilla en todo esto", dijo Cardozo.

Para la analista es "injusto" adjudicar responsabilidades sólo a los gobiernos involucrados porque es "la guerrilla que no quiere dar pruebas de vida" de los secuestrados.

Ella considera que la adjudicación de culpas y ganancias es sólo la superficie y que el problema "de fondo" pasa desapercibido para buena parte de la opinión pública, sobre todo fuera de Colombia.

"El fondo es que hay unos rehenes que no son equiparables con los otros que se van a intercambiar. Estas son personas que fueron hechas prisioneras para utilizarlas en un procedimiento que es ni más ni menos, chantaje", opina.



NOTAS RELACIONADAS
Caracas lamenta pero acepta
23 11 07 |  América Latina
Sarkozy apoya la mediación de Chávez
22 11 07 |  América Latina
"No hubo intención de acuerdo"
22 11 07 |  América Latina
Uribe termina mediación de Chávez
22 11 07 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen