OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 14 de octubre de 2007 - 17:06 GMT
Abortos en el patio trasero de Nicaragua
Jane Dreaper
BBC, Nicaragua

Cada año se practican cerca de 20 millones de abortos inseguros en el mundo.

Feto de cinco meses
Desde noviembre de 2006 abortar es un crimen en Nicaragua, en cualquier circunstancia.

Esos abortos son la causa más importantes de muertes evitables entre mujeres embarazadas, porque se producen en lugares donde el procedimiento está prohibido. Como en Nicaragua.

Todavía no pasa la época de lluvias en Managua. Hay frecuentes chubascos y el calor y la humedad lo envuelven a uno como un cobertor.

Managua no es una capital común y corriente. Devastada por los temblores, el fuego, las inundaciones y una revolución, casi no tiene edificios altos ni hay un centro de la ciudad propiamente dicho.

Las calles no tienen nombre, y las direcciones tienden a ser una lista de datos que conducen a lugares como "la casa cerca del árbol que está a media calle".

Pero Managua se redime con un hermoso manto de vegetación que se extiende desde las playas de su lago de 64 kilómetros de longitud hasta los cerros lejanos.

Prohibición total

El aborto se hizo sin anestesia y me dolió. Fue como dar a luz
Claudia

Nicaragua es uno de los países más pobres de América latina, y no hay duda de que la vida aquí es dura.

Hay una alta tasa de embarazos entre las jóvenes nicaragüenses y los trabajadores del sector salud con quienes hablé mencionaron que también hay niveles muy elevados de abuso sexual.

Viajé hasta acá para investigar los efectos de las más recientes restricciones al aborto en este país predominantemente católico.

Un ley que se aprobó el año pasado hace de Nicaragua uno más de un puñado de países que prohíbe el aborto en cualquier circunstancia, aún en casos de violación o cuando el embarazo pone en peligro la vida de la mujer.

Los activistas pro-vida consideran que la ley nicaragüense es una importante victoria que ilustra lo que pueden lograr en otras partes.

Los activistas a favor del derecho al aborto hablan de miedo a las consecuencias legales entre los médicos que atienden a mujeres embarazadas que pueden sufrir complicaciones.

Quería escuchar las experiencias de estas mujeres. Al parecer, la nueva legislación no desanima ni detiene a quienes sienten que tienen que poner fin a su embarazo.

Me reuní con algunas de ellas en un jardín suburbano, lleno de palmas datileras, hibiscos y naranjos, donde el aire resonaba con sonidos exóticos y rachas de cantos de pájaros.

El lugar era idílico, pero las historias que me contaban eran cada vez más deprimentes.

Secretos y mentiras

Jane Dreaper entrevistando a Gema, trabajadora de un grupo de apoyo a mujeres.
Gema trabaja como voluntaria para una organización de derechos de la mujer.

Carla descubrió este verano que el padre de su hijo de dos años la había embarazado otra vez.

"Toma mucho", me dijo, y agregó que no tenía sentido de la responsabilidad.

Carla, quien tiene 20 años, pidió prestado a una amiga y fue a una clínica privada.

Pese a todo, una puede conseguir un aborto ilegal en Nicaragua si tiene US$200.

"El aborto se hizo sin anestesia y me dolió. Fue como dar a luz", dijo Claudia.

Jessica, una estudiante de sistemas de computación, tuvo una experiencia igualmente dolorosa, y me dijo que el doctor estaba tan asustado como ella.

Jessica vive con su padre y no le dijo que se había practicado un aborto.

Pero ha conversado sobre el tema con una terapeuta y trata de apoyar a otras mujeres a la vez que continúa estudiando y tratando de hacer realidad sus aspiraciones.

Estoy acostumbrada a que mis entrevistados sean renuentes a hablar ante un micrófono, pero estas mujeres de cabello arreglado, blusas de colores encendidos y jeans a la moda, revivieron sus experiencias de manera confiada y en calma.

Sólo después me enteré de que les preocupaba que yo las juzgara por lo que les había pasado.

Y Gema, que trabaja para un grupo de mujeres, se me acercó para contarme la historia de una muchacha que se acercó al grupo en busca de ayuda hace varias semanas.

La mujer estaba nerviosa y le temblaban las manos. Estaba embarazada de su tío, un drogadicto que la asaltó.

Objeciones éticas

Acudió desesperada al grupo, pero cuando le dijeron que no podrían ayudarla con un aborto porque era ilegal, reaccionó dándose puñetazos en el estómago.

Dr Rafael Cabrera, ginecólogo y director de ANPROVIDA
Los argumentos del doctor Cabrera giraban en torno a la protección del feto.

Unos días después, fue encontrada muerta por sobredosis.

Gema habló del caso de esta mujer con una rabia apenas controlada, entre otras razones porque en el registro de su suicidio no quedará reflejado el impacto que tuvo la ilegalidad del aborto en su decisión de quitarse la vida.

Poco antes había entrevistado al activista pro-vida líder en Nicaragua, el doctor Rafael Cabrera, que es obstetra y ginecólogo.

Le dije que las mujeres seguirían buscando la posibilidad del aborto, diga lo que diga la ley.

"Pero saben que eso es hacer lo incorrecto", dijo. Su preocupación giraba en torno a la protección del feto.

Le pregunté si era su fe católica la que le impedía dar métodos anticonceptivos.

Contestó que se trataba más bien de un punto de vista ético y científico y citó estudios sobre los daños a largo plazo de tomar la píldora anticonceptiva.

Me dijo también que los métodos anticonceptivos dañan el instinto maternal de la mujer.

Me puse a reflexionar sobre el amargo debate en torno al aborto, mientras caminaba por los alrededores de la catedral de Managua, un llamativo edificio moderno, de varias cúpulas por las que se filtra la luz natural.

Mientras se celebraba una misa dentro, afuera alguien lanzó una serie de fuegos artificiales. El ruido de las explosiones rompió la tranquilidad del ambiente.

No pude evitar pensar que las tensiones derivadas de estas profundas divisiones entre la Iglesia, el Estado y una población golpeada por la pobreza, van a seguir atormentando a Nicaragua por mucho tiempo.



ESCUCHE/VEA
La tragedia de Sofía


El dilema médico


¿Injusticia contra la mujer?


La posición de la Iglesia


La clandestinidad



NOTAS RELACIONADAS
Aborto, pecado, delito
27 04 07 |  La Columna de Miguel
Aborto y violación en El Salvador
11 09 07 |  América Latina
El aborto en América Latina
07 05 07 |  América Latina
Nicaragua: aborto sería ilegalizado
20 10 06 |  América Latina
Ciudad de México: "sí" al aborto
25 04 07 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen