Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 5 de septiembre de 2007 - 11:39 GMT
Un antes y un después

Catalina Esparza
Catalina Esparza
BBC Mundo Enfoque

Carlos Macías.
Profesor Carlos Macías Richard.
¿Fue Manuel Antonio Noriega lo que de verdad motivó a Estados Unidos a invadir a Panamá en 1989? ¿Se justificó la intervención militar extranjera? ¿Fue esa invasión una muestra de la relación de Washington con lo que por años se ha calificó como "su patio trasero"?

Estas son algunas de las preguntas que todavía hoy se formulan observadores políticos y panameños de a pie, después de casi 18 años luego que más de 25.000 soldados de la Marina de Estados Unidos invadieran al país latinoamericano.

Conversamos con el Dr. Carlos Macías Richard sobre el momento histórico en que se llevó a cabo la invasión y sus implicaciones posteriores. Macías es historiador e investigador del Centro de Investigación y Estudios en Antropología Social en México.


El pasado

¿Qué tenía de peculiar el momento histórico en el que se llevó a cabo la avanzada militar estadounidense?

La crisis de los años 70 en Panamá, debe verse como la crisis del ejercicio del poder personalista, la falta de institucionalización y de fortaleza de los partidos políticos. Pero debemos ver que en los últimos 20 años el proceso que se está llevando a cabo es el proceso de consolidación de los partidos y la marginación de esas figuras personalistas.

Gran parte de la historia de Panamá en el sigo XX se dio en dos escenarios: uno el de la presencia norteamericana física en suelo panameño, como una afrenta permanente y por otra parte la inmadurez política local, que creaba la expectativa de que exista una fuerza política que encarara a esa fuerza foránea.

Es decir que, ¿usted le atribuye lo ocurrido al momento histórico, al contexto político y no a otros intereses particulares del país invasor?

Gran parte de la historia de Panamá en el sigo XX se dio en dos escenarios: uno el de la presencia norteamericana física en suelo panameño, como una afrenta permanente y por otra parte la inmadurez política local, que creaba la expectativa de que exista una fuerza política que encarara a esa fuerza foránea.

De modo que el conjunto de acontecimientos de los años 70, a partir de las demandas de reivindicación del territorio, y en especial del canal de Panamá, acrecentaron e incentivaron a movimientos políticos, de legitimaciones discursivas que resultan en los acuerdos de 1977.

Los 80 son años de inestabilidad. En siete años, siete presidentes y el ejercicio del poder del general Manuel Antonio Noriega es lamentable para las fuerzas de oposición democráticas. Y vemos ya lo que ocurre a finales de los 80, con el ingreso de las fuerzas de Estados Unidos para intervenir directamente en la vida política.

A partir de la fundación del Partido Revolucionario Democrático , después de los acuerdos de Omar Torrijos y Jimmy Carter se apuntaba a la institucionalidad. Sin embargo, la desaparición física de Torrijos frustra esta vía institucional que se estaba dando.

Pero Dr. Macías, hemos visto en los últimos años que personas y partidos afines a Noriega permanecieron en el poder...

Empezando por el Partido Revolucionario...

Justamente, ¿y qué dice eso de la madurez política de la que usted habla?

[Mireya] Moscoso estuvo en el poder cinco años y fue esposa de Arnulfo Arias. Martín Torrijos, hijo de Omar, encabeza la presidencia en estos momentos y hasta el 2009.

De alguna forma esa ha sido la constante en la vida política de Panamá. La diferencia ahora es que las nuevas generaciones del PRD están tratando de señalar con mucha claridad que ellos pertenecen a otra época y que la vida política actual está sellada por la institucionalidad.

Hacia adelante

¿Cuáles son esos retos que tiene ahora Panamá?

Objetivamente, visto desde fuera, el Panamá actual está ante la disyuntiva de ver si las vigorosas medidas económicas que lleva adelante el presidente Torrijos, con una reinversión fuerte para ampliar el canal de Panamá,( la economía lleva un crecimiento anual del 7%; hay signos de revitalización económica), han cambiado o generado una ruptura o una reorientación, respecto a la misma tradición política basada en las personas y los caudillos.

Por estos días la suerte de Manuel Antonio Noriega se está definiendo, se habla de su extradición. Lo ocurrido en el 89 debe estar volviendo a la memoria de los panameños, políticos o no. ¿Cierto?

Claro, es un episodio más de una cicatriz que no termina de cerrar. Panamá estuvo tratando de superar esa época de persecuciones de Noriega en los años 90 a partir de elecciones libres. Lo que se nos presenta ahora entonces es un capítulo más de este proceso que probablemente tenga esta misma semana una definición.

Estados Unidos aprendió que ingresar a un país latinoamericano con un propósito de aprensión del jefe militar mayor de ese país, con un precio altísimo de decenas de civiles asesinados que no tienen que ver son este proceso, desde luego que no está en la agenda o en la política decorosa de ningún país en el siglo XXI, como lo estuvo en el siglo XX.

Se habla de que la embajada de Estados Unidos en Panamá ha informado que existe cierto acuerdo o asentimiento por parte de los gobiernos de Francia y de Panamá para que Noriega pase los próximos años en Francia. Lo que por supuesto ha sido desmentido por el abogado de Noriega y el gobierno de Ciudad de Panamá.

Las lecciones

Washington también debió aprender algún tipo de lección luego de la invasión.

Estados Unidos aprendió que ingresar a un país latinoamericano con un propósito de aprensión del jefe militar mayor de ese país, con un precio altísimo de decenas de civiles asesinados que no tienen que ver son este proceso, desde luego que no está en la agenda o en la política decorosa de ningún país en el siglo XXI, como lo estuvo en el siglo XX.

Hay lecciones y creo que en este caso todos aprendieron, especialmente Estados Unidos.

De alguna forma ese respaldo sistemático de Jimmy Carter a los acuerdos del 99, su presencia en la apertura de los trabajos de ampliación del canal, mostrando simpatía al gobierno actual, no está mostranto ese rostro, esa mirada que se dio en los Estados Unidos, de manera contrastada, cuando el presidente Bush [padre] decidió esa intervención sin ninguna justificación moral.

NOTAS RELACIONADAS
Piden no extraditar a Noriega a Francia
23 07 07 |  América Latina
Panamá no negociará por Noriega
29 01 07 |  América Latina
Noriega
26 01 07 |  La Columna de Miguel
Noriega "regresará" a Panamá
24 01 07 |  América Latina
Niegan libertad condicional a Noriega
12 03 04 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen