Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 5 de septiembre de 2007 - 16:42 GMT
"El cielo comenzó a teñirse de rojo"

Manuel Antonio Noriega con funcionarios de la DEA.
Quintero comenta que cuando Noriega se entregó la gente celebraba con tambores.
Han transcurrido casi dos décadas luego de la invasión estadounidense y millones de panameños vieron con estupor, algunos con rechazo y otros con aprobación, la llegada de fuerzas extranjeras.

José Quintero, veterano periodista panameño, siguió paso a paso este evento histórico. Hoy es periodista del diario La Prensa, pero en ese entonces era reportero del Canal 4 de Televisión. Él habló con BBC Mundo sobre sus memorias de lo sucedido.


Ese día parece como que la naturaleza le avisara a uno que iba a pasar algo. El cielo estaba todo gris y había un ambiente de mucha tensión.

Yo vivía como a 50 kilómetros de la ciudad cuando de repente escuchamos dos sacudidas fuertes, como si hubieran sido terremotos. Y era que se había iniciado la invasión a medianoche y afectos al general Noriega habían explotado dos torres eléctricas.

La gente empezó a huir, a llorar. Salían disparados de sus casas, nadie sabía que sucedía y había un caos terrible.

Entonces el cielo comenzó a teñirse de rojo, del fuego que generaban estas bombas. Se oían muchos llantos de niños, de adultos, de mujeres. Habían incluso algunos que habían sido pisados por los tanques.

La gente empezó a huir, a llorar, salían disparados de sus casas, nadie sabía que sucedía y había un caos terrible. Entonces el cielo comenzó a teñirse de rojo, del fuego que generaban estas bombas.

Los soldados estadounidenses habían dominado el área y seguían moviéndose en tanquetas hacia los distintos puntos claves que ellos tenían dentro de su estrategia.

En el Chorrillo, que era un barrio popular, estaba el cuartel de Noriega y las tres manzanas siguientes eran de puras casas de madera y esa fue la parte que sufrió más por estar en las cercanías.

Al principio se dijo que habían sido los Batallones de la Dignidad, que eran unos grupos paramilitares entrenados por Noriega, los que habían incendiado el Chorrillo, pero esa información se corrigió después y los testigos indicaron que fueron los mismos soldados que habían empezado a desalojar a todo el mundo los que prendieron todo.

Tras Noriega

Se desató una cacería intensa para ubicar a Noriega. Él tenía distintos escondites donde poderse guarecer. Lo fueron a buscar cerca de donde yo vivía. Allí los vecinos estaban aterrorizados porque los helicópteros pasaban rozando los techos de las casas con sus tripulantes colgando y con ametralladoras apuntando hacia abajo buscando al señor Noriega.

Así estuvieron varios días hasta que les informaron que él se había movido del lugar. De repente, Noriega aparece en la nunciatura. Algunos dicen que hasta se disfrazó de hermana religiosa para pasar inadvertido por los retenes militares.

Ahí le dieron asilo y cuando la gente se enteró de que Noriega estaba en la nunciatura, fue en masa para allá porque querían lincharlo.

Los estadounidenses establecieron unas barricadas con alambre de púa alrededor de todo el perímetro de la nunciatura y colocaron francotiradores en los edificios cercanos.

Se hicieron vigilias. La gente no se despegó del lugar durante esos tres días hasta que el general Noriega decidió entregarse al ejército norteamericano. Los panameños le gritaban improperios. Cuando se conoció que ya se iba a entregar la gente llevó tambores para celebrar.


NOTAS RELACIONADAS
Piden no extraditar a Noriega a Francia
23 07 07 |  América Latina
Panamá no negociará por Noriega
29 01 07 |  América Latina
Noriega
26 01 07 |  La Columna de Miguel
Noriega "regresará" a Panamá
24 01 07 |  América Latina
Niegan libertad condicional a Noriega
12 03 04 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen