OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 25 de abril de 2007 - 03:11 GMT
Difícil camino para Uribe en EE.UU.
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Washington

Presidente Álvaro Uribe
Hay muchas inquietudes sobre la influencia paramilitar en el gobierno de Uribe.

La extensión del Plan Colombia y el Tratado de Libre Comercio (TLC) negociado con el país sudamericano, están siendo analizados por el Congreso de EE.UU. a una semana de que llegue el presidente Álvaro Uribe a Washington.

Hasta ahora, durante el gobierno del presidente George W. Bush, Colombia ha sido uno de los mejores aliados de EE.UU. en la región y uno de los países que recibe más ayuda de Washington.

Sin embargo, ahora que el Congreso ha cambiado de manos, algunos legisladores han comenzado a preguntarse si el gobierno de Uribe, manchado por el escándalo de los paramilitares, está realmente haciendo todo lo posible para evitar el abusos a los derechos humanos.

Se sabe que hay un importante nivel de corrupción en los altos niveles del gobierno del presidente Uribe. Pero no tenemos evidencia de que el presidente Uribe estuviera vinculado con los paramilitares
Congresista Eliot L. Engel

La percepción de los congresistas es importante, ya que son ellos, y no Bush, los que decidirán si se otorga el dinero a Colombia para la lucha contra narcóticos y si se ratifica finalmente el Tratado de Libre Comercio.

Muchas de las inquietudes, sobretodo la concerniente a la influencia de los paramilitares en el gobierno de Uribe, fueron tratadas este martes por una audiencia del subcomité de asuntos para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes.

Políticos salpicados

La secretaria de Estado adjunta para asuntos antinarcóticos y ex embajadora de EE.UU. en Colombia, Anne Patterson, fue una de los funcionarios llamados a declarar por los congresistas. Ella señaló que el gobierno de Álvaro Uribe está manejando con 'transparencia y determinación' el escándalo de "parapolítica".

Pero no todos hablaron a favor de Uribe durante esta audiencia. Tal como explicó María McFarland, analista del grupo Human Rights Watch, el escándalo de la "parapolítica" ha salpicado a diversos líderes políticos cercanos Uribe por lo que el senador demócrata Patrick Leahy pidió al Congreso que suspendiera temporalmente parte de la ayuda militar estadounidense aún pendiente del año fiscal 2006.

El Capitolio en Washington
Un Congreso dominado por demócratas decidirá si otorga dinero a Colombia.

Se trata de 55,2 millones de dólares, parte de 220 millones aprobados como ayuda militar, que han sido retenidos hasta que se aclare la presunta conexión entre el jefe del Ejército colombiano, el general Mario Montoya, y los paramilitares.

"En materia militar en este momento Colombia tiene muchos problemas, el número de ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas militares está aumentando de manera radical, al mismo tiempo las acusaciones contra el jefe del ejército, Mario Montoya, tiene aquí a muchos preocupados, y con justa razón", señaló a la BBC la investigadora.

No hay vínculos

Sin embargo, tal como expusieron otros participantes, no se ha encontrado ninguna prueba sobre vínculos directos entre Uribe y los grupos paramilitares.

Eso en opinión de otro funcionario, Charles Shapiro, subsecretario de Estado interino para asuntos del Hemisferio Occidental, es muy importante.

Senador demócrata Patrick Leahy
El senador demócrata Patrick Leahy pidió que se congelara la ayuda militar.

La falta de evidencia sobre presuntos vínculos entre Uribe y los grupos paramilitares también fue destacada por el congresista demócrata Eliot L. Engel, quién preside la comisión que convocó la audiencia.

"Se sabe que hay un importante nivel de corrupción en los altos niveles del gobierno del presidente Uribe. Pero no tenemos evidencia de que el presidente Uribe estuviera vinculado con los paramilitares", señaló en su declaración.

Estados Unidos ha destinado al Plan Colombia desde el año 2000, unos 5.000 millones de dólares para la lucha contra el narcotráfico. Ahora se trataría de aprobar la segunda etapa de este plan, así como el Tratado de Libre Comercio.

Según los analistas consultados por la BBC, con respecto al Plan Colombia se espera que haya un debate sobre la finalidad de los fondos, pero no se prevé una reducción.

"El problema es que se suponía que en la segunda etapa del plan se iba a gastar menos dinero en gasto militar y más en ayuda social y esto no está reflejado en la propuesta que mandó Bush al congreso", explicó Adam Isacson del Centro de Política Internacional.

TLC en peligro

Así, el Plan Colombia será fuente de debate, pero no está en la cuerda floja. Lo que si está en graves problemas para ser aprobado, sin embargo, es el TLC que fue finalizado en febrero del 2006 y sólo espera la ratificación de los congresos para entrar en vigor.

"Los congresistas están muy al tanto de los asesinatos de líderes sindicales en Colombia y esta será una de las preguntas que le harán a Uribe cuando venga. Es por eso que la aprobación del TLC está realmente difícil", señaló Isacson.

El Partido Demócrata ha dicho que no lo aprobará mientras no se hagan reformas relacionadas con el tema laboral y ambiental.



NOTAS RELACIONADAS
Pugna en Senado de Colombia
18 04 07 |  América Latina
Uribe defiende su gestión ante Bush
12 03 07 |  América Latina
Colombia: asume nuevo canciller
01 03 07 |  América Latina
La canciller y el "para-gate"
19 02 07 |  América Latina
Colombia: crece escándalo "para"
31 01 07 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen